Un juez británico dijo que la religión es 'subjetiva' e 'irracional' y no merece protección legal

Un juez británico dijo que la religión es 'subjetiva' e 'irracional' y no merece protección legal

Según el veredicto del juez Laws, recogido hoy por varios medios británicos, ofrecer ese tipo de protección es encaminarse hacia un régimen "teocrático".

30 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Consecuentemente con esa doctrina, el juez rechazó el jueves la demanda de un asesor matrimonial cristiano despedido por su empresa por denegar sesiones de terapia sexual a parejas homosexuales.

Gary McFarlane, de 48 años, recurrió al Tribunal de Apelaciones contra su despido con el argumento de que obligarle a algo que enseña la Biblia equivale a discriminación por motivo de religión.

McFarlane recibió el apoyo directo del ex primado anglicano, lord Carey, quien había escrito al juez para advertirle de los peligros que supone para la tranquilidad social la campaña contra los cristianos.

El ex arzobispo de Canterbury pidió al jefe de la judicatura británica la creación de un panel de cinco jueces con "demostrada sensibilidad" a los sentimientos religiosos para tratar ese y otros casos de la misma índole que puedan presentarse en el futuro.

Pero el juez Laws desoyó al prelado y sentenció que aunque todo ciudadano tiene derecho a sus creencias religiosas, "a ojos de todos salvo el creyente, la fe religiosa es necesariamente subjetiva e incomunicable por prueba o evidencia alguna".

Aun reconociendo la profunda y secular influencia de las tradiciones judeo-cristianas, el juez insistió en que la ley no puede ofrecer protección especial a ninguna fe religiosa "por vieja que sea su tradición o rica su cultura".

"La protección de una posición basada únicamente en motivos religiosos no puede justificarse (legalmente)", señaló el juez, quien dijo que hacerlo sería "irracional" y equivaldría a "anteponer lo subjetivo a lo objetivo".

Sería, agregó, abrir las puertas a la "teocracia, que es necesariamente autocrática". 

McFarlane dijo que la sentencia es un ejemplo más de la persecución de los cristianos en el moderno Reino Unido.

Por su parte, el ex arzobispo de Canterbury calificó la sentencia de "preocupante en extremo" y dijo que anuncia "un estado laico y no neutral" al erosionar el derecho de las personas religiosas a expresar su fe. 

LONDRES
Efe

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.