Pensar en voz alta

Pensar en voz alta

29 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Es el ejercicio que les sugiero a los lectores en medio de este debate electoral. Me alegra que los candidatos propongan rumbos diferentes al continuismo en sus programas de gobierno, esto dinamiza la discusión y le permite al elector imaginarse un país diferente para decidir por quién votar. Sin embargo, falta que varios candidatos expongan sus puntos de vista en el área cultural, ya que como lo vimos en el juicioso análisis del último número de Arcadia, sólo Pardo, Vargas y Mockus se han referido ligeramente al tema en sus programas; los demás, ni mu.

La diplomacia cultural juega un papel protagónico en las relaciones internacionales, pero en Colombia lo urgente no deja tiempo para lo importante, porque este recurso poco lo ha utilizado el Gobierno actual para apaciguar, entre otras, la crisis internacional en la que estamos metidos. Los aspirantes al solio presidencial tienen a su disposición un amplio portafolio artístico para tender puentes a nivel internacional. Ojalá que el elegido -porque elegida parece que no va a haber- no se limite a mandar cantantes populares a los eventos internacionales.

En cuanto al sistema educativo, está comprobado que la formación artística y la musical, integradas al programa escolar, es esencial para desarrollar una mejor capacidad de comprensión del mundo en los estudiantes. Pero volvemos al tema de lo urgente y lo importante, muchos talentos quedan truncados al no tener ningún contacto con las artes durante el periodo escolar. Ojalá que el eventual ganador revise la propuesta de Petro sobre una educación más humanista. Venezuela se ha convertido en un exportador de música clásica gracias a su sistema de orquestas juveniles, factor que ha impactado en el perfeccionamiento de las músicas típicas venezolanas. En Colombia sigue pesando mucho la mentalidad de que solo el vallenato nos representa como colombianos, aunque se empiezan a apoyar tímidamente las músicas urbanas como parte de nuestra identidad. Al futuro mandatario le corresponde ampliar la noción de pertenencia del colombiano al orbe, dándoles cabida a otras expresiones mundiales como factor de desarrollo cultural.

Es predecible que el sector de las artes se incline por Mockus, gracias a que él y los otros líderes del Partido Verde han llevado a cabo planes de cultura exitosos en sus alcaldías. El atractivo de Mockus radica en su predicada -y altamente necesaria- política de cultura cívica. Pero deseamos oír las propuestas de los demás candidatos para enriquecer el debate y tener más perspectivas sobre un tema tan rezagado en la agenda nacional.
acevemus@yahoo.com 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.