Solo para aló, Hollywood tú a tú / El encanto detrás de la fama de Demi Moore

Solo para aló, Hollywood tú a tú / El encanto detrás de la fama de Demi Moore

En el universo de Hollywood, el brillo de Demi Moore aumenta con el paso del tiempo. Con solo verla llegar al Hotel Four Seasons, de Beverly Hills, los susurros esconden gritos de admiración.

29 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Es inevitable. Si quisiera vender la Luna, la gente la compraría. Y de eso en cierta forma se trata su nueva película, donde aprovecha su imagen para vender... lo que sea, como sea.

Su madre, Victoria, eligió el nombre cuando vio en una revista la marca del champú Demetria, justo antes del nacimiento, en Roswell el 11 de noviembre de 1962 (por si se puso a hacer cuentas con la edad... todavía le faltan más de dos años para cumplir los 50).

No tuvo una infancia ideal: su padre abandonó la familia y su padrastro se suicidó después de abusar demasiado del alcohol. Será por eso que Demetria Gene Guynes se fue de casa a los 16 años y apenas cumplió los 18, ya se había casado con el músico Freddie Moore. Aquella familia tampoco funcionó y terminó en divorcio en agosto de 1985, aunque se quedó con el recuerdo del apellido que la había hecho famosa en la telenovela General Hospital. "A veces es importante equivocarse para enfrentar la oportunidad de superarnos".

Su matrimonio más recordado, con Bruce Willis, se celebró el 21 de noviembre de 1987, cuando él era popular por la serie Luz de luna (mucho antes de Duro de matar). La fama internacional de Demi Moore tampoco tardó en llegar, con  el éxito de la película Ghost, la sombra del amor, que protagonizó con Patrick Swayze solo porque Bruce se había negado (le parecía ridículo interpretar a un fantasma, pero reconoció el error cuando protagonizó Sexto sentido).

Su popularidad se multiplicó cuando se atrevió a posar desnuda para la revista Vanity Fair, mostrando con orgullo los siete meses de embarazo de su hija Scout. "Había sido una idea mía. Annie Leibovich ya me había fotografiado desnuda, la primera vez que estuve embarazada, pero solo para mí. Yo me sentía sexy". Esa sensualidad también la reflejó en el cine, estrenando la polémica Propuesta indecente, donde su personaje aceptaba acostarse con un desconocido (Robert Redford) a cambio de un millón de dólares. Incluso, antes de que el acoso sexual en el trabajo fuera declarado ilegal, Demi había planteado el tema con Michael Douglas en Acoso sexual.

Y así llegó a la cima de Hollywood, convirtiéndose en la primera actriz que pasó a cobrar diez millones de dólares por película, aunque no le perdonaron los fracasos de Strip-tease y Hasta el límite (cada una costó 50 millones de dólares, pero las recaudaciones ni siquiera cubrieron la mitad de la producción). En la vida privada no le fue mejor, se divorció de Bruce Willis en octubre del 2000. Lo curioso: para no alejarse de sus hijas, él se mudó a una casa vecina y en familia siguieron apareciendo juntos, como si nada hubiera pasado.

Profesionalmente prefirió dedicarse a la producción, con los tres superéxitos de Austin Powers, sin aparecer un solo segundo delante de cámara. "Yo no quería trabajar mientras mis hijos pasaban por esa terrible transición (del divorcio). Hay gente que no tiene la comodidad financiera, pero yo sí. No fue ningún riesgo, fue lo correcto". Tampoco tuvo ningún reparo en volver a mostrar su cuerpo en la segunda entrega de Los Ángeles de Charlie, a la par de otra belleza diez años menor, como Cameron Díaz.

Pero la edad no parece preocuparle en lo más mínimo, teniendo en cuenta que en esa época, mayo del 2003, se hizo novia de Ashton Kutcher, muchísimo más joven que ella (16 años menos, si insiste con las cuentas). Ni siquiera tuvieron problemas en ser fotografiados en 'familia' con el ex, Bruce Willis, que además estuvo invitado a la 'secreta' boda del 24 de septiembre del 2005. Y mientras Ashton fue creciendo cada vez más en popularidad, Demi Moore prefirió un camino mucho más conservador, produciendo más cine con una película sobre 'Bobby' Kennedy que dirigió su ex novio Emilio Estévez.

También protagonizó con Kevin Costner Mr. Brooks, después de aparecer con Michael Caine en Un plan brillante. Ahora vuelve en The Joneses, al lado de David Duchovny, con la historia de una familia creada exclusivamente para promocionar productos entre los vecinos (siempre y cuando... nadie se dé cuenta).

¿Personalmente, cuando te paras frente a un espejo, ves la misma estrella que el resto de la gente?

Yo me veo como actriz. Soy estrella de cine por cumplir el papel estelar de una película. Soy 'estrella de cine' porque es lo que la gente dice de mí, no porque yo lo piense así, como un trabajo.

¿Dejarías todo atrás para irte, sin nada, a una isla desierta donde nadie te conociera?

¿Como un náufrago? Sí. Hay veces que lo pienso y creo que es algo que puedo hacer, sin ningún problema.

¿Te identificas bastante con la historia de la película 'The Joneses', teniendo en cuenta la realidad de tu fama y la gente que quiere verse o vestirse como tú?

A veces me mandan ciertos productos, esperando que otros me los vean usando o los fotografíen. Es cierto estilo de marketing escondido como sugiere la película. Será por eso que al verla sentí que puede pasar algo parecido. Tampoco me parece malo desear o querer tener algo que nos guste. El problema llega cuando lo tomamos como una unidad de medida para demostrar lo que valemos como personas. Y lo importante es encontrar cierto balance en la vida en general.

¿Tus hijos tienen la misma perspectiva?

Yo siento que tengo la privilegiada suerte, con mis hijos, de haber mantenido siempre una perspectiva positiva de lo que es valioso, remarcando la importancia de restringir cierta gratificación inmediata. Lo importante es saber que la persona que seas no tiene nada que ver con las cosas que tengas.

¿Has promocionado ciertos productos, en familia, tal cual como en 'The Joneses'? ¿Es cierto que en medio de la luna de miel con Ashton Kutcher, en Barcelona, hiciste la publicidad de una champaña española?

Lo hice. Hay una publicidad de champaña Freixenet, muy famosa en España, que todos los años hacen con gente diferente. Y yo la hice, sí. Estábamos casándonos en secreto y el viaje a España ya lo había programado antes. No podía cancelar la publicidad, aunque hubiera sido después de la boda. Y por eso quisimos que fuera parte de nuestra luna de miel.

¿Es verdad que alguna vez salvaste la vida de una persona, gracias a Twitter?

Es muy fuerte decir que le salvé la vida a alguien, pero hubo dos oportunidades donde me pasaron un mensaje (cuando estaban a punto de suicidarse). La primera vez, estaba en Europa y en estos casos nadie sabe si hablan en serio. Pero mi respuesta alertó a la comunidad de Twitter y la gente se movió para contactar a la policía, que pudo intervenir en la situación para ayudar a esta mujer. Irónicamente, al año siguiente, pasó lo mismo con un jovencito que solo había enviado cuatro mensajes. Y de nuevo, la gente respondió y llegó justo a tiempo para salvarle la vida.

¿Y qué herramientas utilizas últimamente para aceptar nuevos trabajos? ¿Hoy eres mucho más selectiva?

En julio empiezo una película con Miley Cyrus y la directora Lisa Azuelos. Es la versión de una fantástica película francesa que se llama LOL. Pero ya sabes, solo busco buen material, algo que sea interesante y bueno. La película The Joneses me pareció muy inteligente y entretenida, desde el principio. Por eso siempre busco y busco, esperando pasarla bien con la gente, porque al final de nuestras vidas lo que vamos a recordar son las experiencias que tengamos entre nosotros, nada material.

Demi Moore ha conservado su sensualidad a lo largo de los años, con personajes como Molly Jensen, en Ghost, la sombra del amor (1990), Diana Murphy en Una propuesta indecente (1993) y Madison Lee en Los Ángeles de Charlie: Al límite (2003).

¿Al día de hoy se te acercan admiradores que te recuerden viejas películas como Ghost?

Sí. Pensar que casi la rechacé por las mismas razones que después me hicieron elegirla: una historia de amor, con el protagonista muerto, podía no funcionar porque al final los amantes terminaban separándose. Era un riesgo. Pero alguien, incluso, me recordó que están por cumplirse 20 años de la película.

¿Sigues algún método de entrenamiento físico particular?

Con mi esposo (Ashton Kutcher) hacemos yoga y estamos probando el Yoga Bikram, en una habitación con 45 grados de temperatura, con trajes diminutos. Y a nadie le importa cómo se ve tu cuerpo, porque sudamos tanto que apenas tratamos de soportar la sesión, que dura 90 minutos. En general todavía me veo como si tuviera todavía 5 años. A lo mejor, por eso tengo la foto de esa edad en mi cuenta de Twitter.

"El otro día propuse en mi perfil de Twitter pasar todo un día descalzos. Y un fabricante incluso propuso que por cada par de zapatos que comprara la gente, él iba a mandar un par a chicos que realmente los necesitan". Ashton Kutcher tiene 4,7 millones de seguidores en el servicio de mensajes de la red social, miEntras que Demi Moore lo sigue con 2,6 millones.

La perspectiva femenina del Óscar

¿El Oscar que este año se entregó por primera vez a una mujer en la categoría Mejor Dirección influye en la perspectiva femenina del futuro en el cine?

Antes que nada, hombre o mujer, el Oscar fue muy bien merecido. La película Zona de miedo es remarcable. Pero sí creo que necesitamos ver más mujeres que se animen a dirigir. Y habiendo dirigido un cortometraje, me sorprendo al enterarme del bajo porcentaje de mujeres que están registradas en la Asociación de Directores de Cine. Y pienso que el hecho de haber ganado Kathryn Bigelow ayuda a abrir la puerta un poco más. Estoy segura de que ella solo será la primera de muchas otras.

¿Genera cierto cambio con la generación más joven de mujeres que sueñan con dirigir sus propias películas de Hollywood?

Supongo que borra las limitaciones con solo presentar la opción. Con mis propios hijos, noto que hay muchísimas cosas que no tienen en cuenta como posibilidad. Y puedo ver el cambio, por la actitud que existe entre los más jóvenes, que es donde empieza un cambio.

Por Fabián W. Waintal © Copyright 2010 Fotografía Ampas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.