Lina y muchos más

Lina y muchos más

23 de abril 2010 , 12:00 a.m.

"Qué tristeza", "increíble", "no puede ser", decían muchos el jueves al conocer la noticia de que la hermosa modelo y presentadora Lina Marulanda resolvió lanzar su vida al viento. Se fue Lina, que en TV se veía tan feliz y nos alegraba con su sonrisa de nieve, pero quien parece estaba enferma del alma, la afección que sufren millones de seres, aun los que como ella parecen ángeles. Pero nadie sabe lo que pesa la cruz que otro carga. Qué dolor por Lina, quien muchas veces me arrancó unos suspiritos, en tono bajo para no deprimir a mi esposa.

El suicido es más alto de lo que se cree. La esquelética lo tiene como una de sus armas favoritas. Anda empujando gente al vacío, tirando gatillos, colgando sogas, dando venenos. El domingo pasado, Jorge Andrés González, un abogado de 53 abriles, pero, sobre todo, un padre con el corazón hecho pedazos, se pegó un tiro. Se quiso ir a ver a su hijito Ángelo, de 13 años, que en un momento de locos ímpetus un articulado de TransMilenio lo lanzó a los cielos cuatro días antes. Jorge tenía un dolor más grande que su voluntad y no soportó la ausencia de su retoño calcado. Ya deben de estar juntos allá arriba, pero aquí en la tierra el vacío es del tamaño del cielo.

Ellos, con Lina, tuvieron prensa y duelo nacional. Muy bien. Pero que sirvan estos lutos para que miremos cómo la muerte nos rodea y nos insensibiliza. -Del juez asesinado por un sicario en Medellín los noticieros han dicho poco-. Para ver el drama de la violencia en Colombia, las masacres, asesinatos diarios por sicarios, por todo. Y, claro, para ver el suicidio con más conciencia, pues las cifras son atortolantes. La Organización Mundial de la Salud calcula que más de un millón de personas en el mundo se quitan la vida cada año. Unas 3.000 por día. Y, según el Instituto Nacional de Medicina Legal, en Colombia diariamente se suicidan 6 personas, la mayoría entre los 15 y los 30 años, cuando todo debería ser horizonte, ilusiones, sonrisas, deporte, noviazgos, pop, vallenatos.

Dicen los investigadores que las personas sin pareja son más propensas al momento fatal. Yo pensaba que los casados estábamos más en riesgo. Y que las causas más comunes son depresión, soledad, viudez, pérdidas abruptas de tipo material o emocional, empobrecimiento agudo, acceso a métodos letales, antecedentes familiares. A la lista se pueden agregar largos gobiernos, desempleo, corrupción estatal, desplazamiento, 'chuzadas'.

La gente se está quitando la vida por desidia del Estado para tratar los problemas de salud mental. Y aquí, donde se deprime hasta el Sagrado Corazón, una de cada cuatro personas necesita atención por problemas mentales, producto de tantos dramas que afrontamos.

Hay tratamientos privados, pero el que no tiene dinero, el pobre, que va solo, solo entre la gente que lo mira indiferente, se puede matar buscando atención oportuna. ¿Y la prevención, el seguimiento, la historia de vida? Tan dramático es el asunto, que la Asociación Colombiana de Psiquiatría y la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas viven como locas advirtiendo que este país carece de políticas específicas para prevenir y abordar el suicidio. Más cuando tienen estudios serios, como uno hecho hace dos años por las universidades de Antioquia y de Columbia (Nueva York), en el que a través de autopsias de suicidas se vio que el 95 por ciento corresponde a personas con problemas mentales. La Asociación Colombiana de Psiquiatría dice que buena parte de los afectados que reciben ayuda puede "vivir para contarla".

El nuevo Gobierno tiene en sus manos la salud mental de los colombianos, más cuando este nos deja deschavetados. Se debe evitar que cada día se pierdan seis vidas de gente desamparada y deprimida. Además de tantas otros de plomonía. A lo mejor resulta más profunda la respuesta de Mockus de que quiere ser Presidente para que haya menos sufrimiento y más alegría en los colombianos. No es solo Lina. Es la salud y la vida de todo un país que vive en duelo. Echémosle lápiz.
luioch@eltiempo.com.co 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.