En Hollywood, Rodrigo García transita por la ruta del Óscar

En Hollywood, Rodrigo García transita por la ruta del Óscar

Después de ser premiado en los Festivales de Cannes y Locarno, la última película de García Barcha, 'Mother and Child', fue proclamada en Los Ángeles y Toronto como firme candidata a la estatuilla.

18 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Poco a poco, Hollywood se ha venido poblando de nombres latinos. Esa savia nueva de origen latino no sólo está representada por la cada vez más numerosa nómina de intérpretes, sino también de directores.

Uno de ellos, cuya filmografía le ha ganado una sólida reputación en la Meca del cine, es Rodrigo García Barcha, quien, con su último largometraje, Mother and Child, se ha convertido en un firme aspirante al Óscar, según los rumores que circulan tanto en Los Ángeles, como en Toronto, en cuyo reciente festival este film, producido por Mockingbird Pictures y Everest Entertainment, con un presupuesto de 7 millones de dólares, mereció el aplauso unánime de la crítica, del público y de la propia industria. "Rodrigo García, posible Óscar" fue uno de los titulares de la prensa canadiense a raíz de su presentación.

"No hay que hacerles mucho caso a esos rumores -me comenta Rodrigo sin falsa modestia- pues muchos de ellos parten generalmente de los productores, quienes los ponen a circular debido a razones muy comprensibles".

Y me cuenta que después de éste, su cuarto filme, y de 10 años de trabajo en Hollywood, ha logrado que por primera vez se mencione su nombre más por sus películas que por el hecho de ser hijo del Nobel colombiano Gabriel García Marquez, un dato ineludible de la biografía de Rodrigo, sin faltar, desde luego el obligado comentario de que para el autor de Cien años de soledad ser padre de un laureado guionista y director de cine le ha venido finalmente a compensar su frustración por no haber podido dedicarse a ese oficio, con el que siempre soñó.

Y al nombrar aquí a su padre -y mi amigo de toda la vida- no resisto la tentación de abrir un paréntesis para contar que dos días después de anunciarse el Nobel, el 23 de octubre de 1982, García Márquez huyó del acoso mediático que lo cercaba en la capital mexicana y se fue a San Luis de Potosí, para asistir al comienzo del rodaje de Eréndida, bajo la dirección de Ruy Guerra, con Irene Papas como protagonista. Allí, lo localicé por teléfono para felicitarlo y preguntarle cómo se sentía: "Feliz, pero no solo por el premio, sino también porque Rodrigo debuta en esta película como asistente de cámara".

Así empezó, hace casi 30 años, la andadura Rodrigo (véase recuadro). Desde hace 20 años reside en Los Angeles con Adriana, su mujer, y sus dos hijas. Y es allí donde ha discurrido su trayectoria profesional.

En E. U. es más conocido por las series de televisión que ha dirigido, en las cuales -se dice- es "donde más y mejor ha volcado sus dotes de enorme narrador". Entre esas series se destacan como las más famosas Los Sopranos, Six Feet Under, Carnaval y últimamente In Treatment, protagonizada por el actor irlandés Gabriel Byrne y que ha batido récords de audiencia tanto en E.U. como en Inglaterra. La crítica no ha podido ser más elogiosa. La califica como "la obra cumbre de García Barcha, una revolución televisiva por donde se le mire, un derroche de calidad y talento..." Una serie anterior, realizada en el 2006, Big Love, le valió una nominación para el Emmy, el mayor reconocimiento de la televisión estadounidense.

A pesar de su éxito en ese campo, a Rodrigo le satisface mucho más hacer una película que dirigir una serie de televisión. "Una película -dice- es el reflejo de mis preocupaciones y obsesiones personales, mientras que el ambiente y la historia de las series, no".

En su filmografía despunta su interés por describir universos femeninos con una sensibilidad especial. "Desde que empecé a escribir me salían mejor los personajes femeninos", anota.

Mother and Child cuenta, por separado, las historias de tres mujeres y el laberinto de la maternidad: la de Karen, una enfermera de 50 años que se lamenta de haber dado en adopción a la hija que tuvo en la adolescencia; la de Elizabeth, una abogada muy bien situada profesional y económicamente, que no conoce a su madre y vive atormentada por ello y por la falta de amor, y, como contrapunto, la de Lucy, una mujer infértil que sueña con ser mamá. Son tres narraciones que comparten un mismo final. El elenco es estelar: Naomi Watts, Anette Bening y Samuel L. Jackson. "Escribí el guion -explica-, pensando en Naomi. Sería la perfecta Elizabeth, pensé, y es que cuando empiezo a escribir un guion me gusta tener en la mente un actor como referencia, para visualizar al personaje".

Le pregunto si es cierto que realizará una nueva versión de Tiempo de morir, que filmó, en 1965, el mexicano Arturo Ripstein, con guión de García Márquez. "Sí, me gustaría hacer una nueva versión de Tiempo de morir en E.U., como un western clásico".

¿Te gustaría llevar al cine alguna de las novelas de tu padre?

No, no está dentro de mis planes, porque no resultaría.

¿Por qué?

Por dos razones. En primer lugar, porque la película en sí misma sería secundaria. Y, además, porque Gabo y yo tenemos distintas obsesiones y, por lo tanto, distintos temas.

Rodrigo García Barcha: Así ha sido su trayectoria

Hijo de Gabriel García Márquez y Mercedes Barcha, Rodrigo (Bogotá, 1959) heredó de su padre la pasión por el cine.

Vivió su niñez y parte de su adolescencia en México (en razón de lo cual dice sentirse tan colombiano como mexicano).

Se dedicó al cine después de haber ejercido como fotógrafo para 'Lola' (1989) y 'Danzón', de María Novaro, y de 'Mi querido Tom Mix' (1991) de Carlos García Agraz) y de haber estudiado para chef en París. » Antes de matricularse en el American Film Institute de Los Ángeles, estudió Arte Medieval en la Universidad de Harvard.

Se dio a conocer como guionista y director con su ópera prima, 'Cosas que diría con solo mirarla' (con Cameron Diaz, Calixta Flokhart y Holly Hunter), que se ganó el premio Un Certain Regard en el Festival de Cannes de 1999.

Además, su cinta 'Nueve vidas' obtuvo el Leopardo de Oro en el 58 Festival de Locarno.

JOSÉ FONT CASTRO
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.