Dos jovenes bogotanos irán a la cárcel por alojar a un grupo de chinos

Dos jovenes bogotanos irán a la cárcel por alojar a un grupo de chinos

Julián, de 23 años, y Bibiana, de 24, no vieron inconveniente en ganarse 100 mil pesos a cambio de darle hospedaje por unas horas a siete jovencitos, entre ellos dos mujeres, venidos de la China.

15 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Los hermanos Sánchez Márquez el pasado miércoles fueron acusados del delito de tráfico de inmigrantes que, de ser hallados culpables, les daría una pena de entre 6 y 8 años de cárcel.

Historia

"Un señor nos ofreció 100 mil pesos a cambio de que le tuvieramos los muchachos mientras él regresaba por la noche y los recogía", contaron, en medio del llanto, los acusados que se ganan la vida vendiendo dulces y tinto, en el centro de la ciudad.

Según el relato del par de hermanos, fueron contactados por un hombre de nacionalidad asiática que, el pasado martes en la mañana los abordó en la calle y les propuso la idea.

Los chinos, que venían de Cali, fueron trasladados en dos taxis desde la terminal de transportes hasta un inquilinato en el barrio Las Aguas, en el centro de la ciudad, donde vive Julián.

El hombre que los contacto, con edad aproximada a los 32 años, les dijo que los tuvieran allí y que luego, hacia las 8 de la noche, pasaría a recogerlos.

Sin malicia alguna, Julián y Bibiana acogieron a los chinos ofreciéndoles gaseosa y pan. Ninguno de ellos hablaba español.

Hacia las 10:30 a.m fueron sorprendidos por cuatro agentes de la Policía que llamaron fuertemente a la puerta.

Efraín García, propietario del humilde inquilinato, en la carrera Primera con calle 22, fue quien dio aviso a las autoridades al notar que no era normal el ingreso de los extranjeros.

El pánico los invadió. Los jóvenes chinos se escondieron debajo de las camas y otros en el baño.

Julián y Bibiana, por ser sospechosos de tráfico de personas, fueron esposados y conducidos a la URI de Paloquemao, mientras que los ciudadanos chinos quedaron a órdenes de autoridades de migración.

A la cárcel

Ingenuos, faltos de malicia, incultos y confiados, fueron adjetivos que esbozó el abogado de los hermanos Sánchez Márquez, durante la audiencia de legalización de captura e imputación de cargos escuchada en la mañana del pasado miércoles en Paloquemao.

El profesional del derecho alegó que sus defendidos fueron utilizados y engañados por terceros que se aprovecharon de sus necesidades económicas para cometer sus ilícitos.

Sin embargo, sin antecedentes penales y pese a los argumentos del abogado para que a los hermanos Sánchez Márquez les concedieran, por lo menos, la detención domiciliaria, una jueza de control de garantías determinó enviarlos a la cárcel, al considerarlos como un peligro para la sociedad y responsables de una falta de alta gravedad.

La juez tampoco tuvo en cuenta los pronunciamientos del representante de la Fiscalía ni del delegado del Ministerio Público que también pidieron que Bibiana y Julián fueran cobijados con la casa por cárcel.  

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.