El párkinson: una enfermedad incurable, pero manejable

El párkinson: una enfermedad incurable, pero manejable

No son miles, sino millones las personas afectadas por la enfermedad de Parkinson en el mundo, pero la sola mención de este mal causa desazón.

10 de abril 2010 , 12:00 a.m.

La mayoría de la gente lo relaciona con temblores involuntarios e incluso con la lentitud del movimiento, y oye, como toda explicación, que se trata de algo grave, degenerativo e incurable.

Esta patología, descrita por el neurólogo británico James Parkinson en 1817, "es mucho más que eso", dice Nuby Graciela Rodríguez, contadora pública y empresaria, tras cinco años con los síntomas.

"Se oía tan poco del párkinson que decidí documentarme al máximo y conocer a otros colombianos en las mismas condiciones. Así nació la Liga Colombiana de Parkinson", cuenta Rodríguez, quien asegura vivir una vida normal y funcional, gracias al tratamiento permanente e integral.

Nadie sabe con exactitud qué provoca o cómo se previene el párkinson. Se trata de una enfermedad degenerativa que afecta las células del cerebro encargadas de producir dopamina, neurotransmisor que activa los movimientos y les imprime agilidad y versatilidad.

Ataca sobre todo a personas de más de 40 años y por lo general se manifiesta inicialmente con temblor en una mano o en un pie, a un lado del cuerpo.

Después se suma la lentitud general, rigidez muscular, cambios en la expresión del rostro, dificultades para ingerir alimentos sólidos, salivación excesiva y algunos dolores. Salvo un pequeño porcentaje con un mal avanzado, el párkinson no afecta el intelecto.

Los tratamientos buscan, en esencia, restituir los niveles normales de dopamina, con lo que la mayoría de los síntomas se controlan. Eso requiere, claro está, de constancia, controles periódicos, acceso a los tratamientos y a un programa de rehabilitación.

En eso insiste Rodrigo Pardo Turriago, neurólogo, profesor de la Universidad Nacional, quien hace un año le diagnosticó tempranamente la enfermedad al hoy candidato Antanas Mockus.

Y asegura que hay variantes de la enfermedad, con lo cual cambian la severidad y los tratamientos. "La de Mockus es del tipo clásico, en etapa inicial y características leves -dice-. En general estos pacientes responden bien al tratamiento".

Jairo Espinosa, experto en neurocirugía funcional de la Universidad de Colonia, dice que cuando los fármacos no surten efecto hay una opción quirúrgica que restituye la funcionalidad de las células.

El pintor Salvador Dalí, el escritor húngaro Arthur Koestler, la actriz británica Deborah Kerr, el ex boxeador Muhammad Alí y, el neurólogo Henry Head son algunas de las celebridades diagnosticadas con el párkinson.

*Rehabilitador - Neurofisiólogo

Poca afectación al intelecto

Rodrigo Córdoba, psiquiatra y presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, explica que en muy pocos casos pueden presentar- se déficits cognitivos. "Aunque el párkinson puede ser un factor de riesgo para otras enfermedades emocionales, en la mayoría de los casos los tratamientos tempranos e integrales minimizan estos riesgos casi a cero". Y afirma que, gracias a eso, estos pacientes pueden llevar una vida y un desarrollo intelectual normales. "Se ve que el caso de Mockus corresponde a una variedad leve que no le impedirá desempeñar ninguna actividad".

CARLOS F. FERNÁNDEZ
ASESOR MÉDICO DE ELTIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.