75% del crédito va a consumo

75% del crédito va a consumo

Esto significa que solo el 25 por ciento de los préstamos son hipotecarios. Pese a todo, la carga total de las deudas ha bajado.

04 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Los hogares colombianos tuvieron en los últimos años una fuerte recomposición de sus deudas, al punto de que ahora pesan más sus créditos de consumo que los de vivienda. En otras palabras, hoy se usan más préstamos para comprar televisores, carros, motos, ropa, viajes, etc., que en adquirir casa o apartamento.

Según un reporte de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), la deuda de los hogares hoy está compuesta en un 75 por ciento por créditos de consumo y solo el 25 por ciento por préstamos de vivienda.

Se estima que hacia el año 2002 -cuando el país vivía una profunda crisis financiera e hipotecaria por la caída del Upac- los créditos de consumo pesaban alrededor del 40 por ciento y los hipotecarios el 60 por ciento restante. Tras la crisis de finales de los noventa el crédito hipotecario se afectó de manera considerable, por la caída de la demanda de los usuarios y porque los propios bancos tomaron mayores precauciones a la hora de otorgar nuevos créditos.

Igual pasó con la crisis económica mundial reciente, pero en Colombia se aplicó una política de subsidios a los préstamos de un segmento vivienda que impidió el desplome del sector, e incluso del crédito hipotecario creció.

No obstante esto se dio solamente en el 2009, pero en años anteriores el crédito hipotecario perdió peso de manera sustancial.

Por el lado del consumo, cabe recordar que el Banco de la República aplicó una política de baja de tasas de interés entre el 2006 y el 2008, que estimuló el consumo y fue un periodo de alto endeudamiento con ese tipo de crédito, al punto de que esa cartera llegó a crecer 40 por ciento anual.

Anif señala que mientras las deudas hipotecarias representaban cerca del 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 1997, al cierre del 2009 esa cifra era de apenas del 3 por ciento. A su vez, la cartera de consumo del sistema financiero tuvo un comportamiento inverso, teniendo en cuenta que hoy representa el 9 por ciento del PIB frente al 3 por ciento de mediados de la década de los noventa. En total, la deuda con la banca atribuible a los hogares es cercana al 12 por ciento del PIB, cifra muy similar a la registrada en la década pasada, pero su composición cambió de manera radical. A eso hay que sumarle un 2 por ciento de endeudamiento con el sector comercial, para un total del 14 por ciento.

Ingresos y gastos

En el 2009, el crédito hipotecario tuvo un dinamismo importante, con un alza de 8 por ciento. A su vez, la cartera de consumo se contrajo alrededor de 2 por ciento real como efecto por el enfriamiento de la economía después del 2008 y el aumento de tasas de interés. Anif estimado que el total de deuda de los hogares (hipotecaria más consumo) se redujo ligeramente al pasar de representar un 23,2 por ciento del ingreso disponible en el 2008 a un 21,6 por ciento al finalizar el 2009".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.