Gran fervor de católicos en el mundo por el Viernes Santo

Gran fervor de católicos en el mundo por el Viernes Santo

Según la Iglesia, la multitudinaria asistencia a los actos de este importante día muestran que Colombia sigue siendo un país creyente, pese a los escándalos de pederastia.

02 de abril 2010 , 12:00 a.m.

"Pese a los malos momentos que ha vivido la Iglesia católica últimamente -por las acusaciones de pederastia-, los buenos cristianos colombianos y del mundo siguen afianzados a su fe".

La frase es de monseñor Juan Vicente Córdoba, secretario general de la Conferencia Episcopal, quien aseguró que los actos multitudinarios que se vivieron en todo el país durante la celebración del Viernes Santo fueron una muestra de que Colombia sigue siendo un país creyente.

El cardenal Pedro Rubiano y el presidente del episcopado, monseñor Rubén Salazar, les exigieron a las Farc que liberen a los secuestrados y pidieron una salida negociada al conflicto armado.

'Las críticas a Vaticano recuerdan al antisemitismo'

Raniero Cantalamessa, predicador del Vaticano, comparó los recientes ataques contra la Iglesia -sacudida por escándalos de pederastia-, con la hostilidad que sufrieron los judíos.

"Con disgusto sigo el ataque violento y focalizado contra la Iglesia y el Papa", aseguró el religioso al mencionar partes de la carta de solidaridad enviada por "un amigo judío" tras la ola de acusaciones contra la Iglesia y el Pontífice por supuestamente haber encubierto abusos de menores por parte de sacerdotes en Europa y Estados Unidos.

"El empleo de los estereotipos, el transvase de responsabilidades y la culpa personal sobre la colectiva me recuerdan los aspectos más vergonzosos del antisemitismo", sostuvo Cantalamessa.

Entre tanto, el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) acusó a algunos medios de comunicación internacionales de divulgar reconstrucciones falsas y calumniosas sobre la actitud de Benedicto XVI frente a los casos denunciados de pederastia.

Cinco años sin el papa Juan Pablo II

"¿Cuándo será beatificado?". Esa fue la frase que más se escuchó ayer en la cripta de Juan Pablo II en el Vaticano, a la que arribaron miles de católicos con motivo de la conmemoración de los cinco años de la muerte del Papa polaco.

Y es que el mundo cristiano daba por hecho que ayer se anunciaría su ascenso a los altares. Sin embargo, el Vaticano ha aclarado que aún no hay una fecha exacta para la beatificación de 'Juan Pablo el Grande', como ya se lo conoce. Todo, porque el supuesto milagro necesario para tal fin -el de una monja francesa que se habría curado de Parkinson-, no ha sido todavía aprobado por la Comisión Médica de la Santa Sede, según aseguró la Congregación para las Causas de los Santos.

Recientemente, un diario polaco aseguró que el proceso estaba estancado porque la sanación milagrosa de la religiosa francesa -que padecía su misma enfermedad- habría sido rechazada porque uno de los médicos tenía dudas. No obstante, el postulador de la causa del papa Karol Wojtyla, el sacerdote polaco Slawomir Oder, advirtió que hay en lista 250 testimonios de milagros en los que el fallecido pontífice pudo haber intervenido.

El camino a la santidad de Juan Pablo II ha sido un tanto precoz, situación que ha sido criticada por algunos sectores. Su sucesor, Benedicto XVI, lo proclamó 'venerable' o 'siervo de Dios' en diciembre del 2009; este es el primer paso hacia la canonización.

"El mundo quiere ver a Juan Pablo II hecho santo", ha dicho Benedicto XVI.

CIUDAD DEL VATICANO
Agencias

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.