Abrebocas / Carlos Manuel Vesga: el 'papacito' de Marbelle

Abrebocas / Carlos Manuel Vesga: el 'papacito' de Marbelle

Las tablas, el cine, la televisión y la música, las pasiones del carismático y pilo bogotano de 34 años.

29 de marzo 2010 , 12:00 a.m.

Una larga lista de obras de teatro, guiones, dos películas ('Soñar no cuesta nada' y 'El trato'), un proyecto musical y su personaje de Samuel en Amor sincero le ayudan a esculpir un futuro prometedor.

Carlos Manuel Vesga no aparenta más de 25 años, sin embargo ya entró en los 30 y es uno de los actores de escuela y de peso de la televisión. Pasó por universidades de Nueva York y Londres y hoy su personaje de Samuel, en Amor sincero, es uno de los más comentados por sus poses de papá amoroso y de marido complaciente.
 
'Amor sincero' está batiendo récords de audiencia, ¿qué tanto intervino Marbelle en la creación del personaje de Samuel?

Me proporcionó información sobre su papá; sus características, su personalidad, rasgos emocionales y cosas como: él era muy tímido cuando estaba en la casa, pero cuando se reunía con sus amigos era mucho más amigable o sobre gestos de su cara cuando le echaba carreta a la mamá.

Y ya en mi representación, Marbelle nunca ha intervenido en una escena para decir que así no era su papá; por el contrario, me ha asegurado que está maravilloso.

Patricia en la novela (Indira Serrano) se le mete por los ojos a tu personaje, ¿qué piensas sobre la infidelidad? ¿Te has encontrado con mujeres así?

Hasta el momento no se me ha aparecido ninguna mujer que me persiga e insista e insista (risas). Pienso que es mejor no entrar a juzgar ese tipo de circunstancias, porque un momento de debilidad lo puede tener cualquiera, y si lo cogen en su momento más vulnerable, no me parecería justo definirlo como un mujeriego; pues le apareció esta tentación diabólica que lo persiguió hasta que cayó.

Hay que conversar con la pareja y tratar de entender y resolver. Marbelle con respecto a su papá, por lo menos conmigo, nunca lo ha juzgado por la hija que tuvo fuera de su matrimonio y me parece muy inteligente de su parte.

¿Como ha sido trabajar con Rafaella?

Totalmente maravilloso, es una persona muy bonita y talentosa; además, a pesar de que ha trabajado mucho tiempo con adultos, no ha perdido esa frescura de la niñez, que es lo que les pasa a muchos que comienzan desde pequeños en la televisión.

¿Cuándo nació tu encarrete con la música?

Por mis papás; mi mamá ha dirigido coros toda la vida y mi papá alcanzó a estar en la Ópera de Colombia, entonces desde pequeño aprendí técnica vocal. Apenas tuve con qué, armé un estudio de grabación en mi apartamento. Hace algunos años tuve un grupo, El jardín de Daniela, y nos presentamos en Rock al Parque. Ahora estoy cocinando un proyecto.

¿De qué se trata y cuándo lo oiremos?

Es algo experimental, va como por el lado de los grandes que me han influenciado, como Petter Gabriel, Silvio Rodríguez, Piazzola, hasta el jazzista Keith Jarrete. Me gusta desde la música de la Edad Media, del Renacimiento, la folclórica, el rock; mezclar lenguajes contemporáneos con los antiguos; el proyecto apenas está arrancando... Sé que no se trataría de un hit comercial, pero sí me gustaría compartirlo con la gente.

Un flashback

Eres arquitecto, ¿cuándo te picó la espinita de la actuación?

Comencé a hacer teatro en el colegio y en la universidad. Estudiando arquitectura me di cuenta de que quería dedicarme a actuar. Viajé a estudiar actuación en Nueva York, para esto pedí la asesoría de Kepa Amuchástegui (amigo de mi mamá desde la universidad), él me ayudó a decidir y me dijo que cuando volviera le pegara una llamada.

Y así fue, cuando regresé él estaba haciendo El fiscal y conseguí un papel. Luego vino Pobre Pablo, paré un rato y ahí me fui a Londres a estudiar una maestría en artes escénicas en Goldsmiths, University of London, y de vuelta trabajé nuevamente con Kepa en Tiempo de giro.

¿Experiencias inolvidables en Londres?

Primero hice el máster y me quedé trabajando como profesor. Fue absolutamente maravilloso. Tuve la oportunidad de actuar en Night, obra de Harold Pinter (Nobel de Literatura en 2005), e hicimos una presentación especial para la Princesa Ana de Inglaterra.

La obra es de dos personajes, un hombre y una mujer tomándose una taza de té, él intenta que ella recuerde su primer momento juntos. Al final, la Princesa nos mandó felicitar. Fue un momento fugaz, a Pinter le gustó y nos encargó Press Conference, otro montaje.

¿Vas al gimnasio o cómo te cuidas?

Hago dietas para comer sano; me encanta la comida chatarra. Si uno se descuida se vuelve un barrigón y no me gusta estar fuera de  forma. Además, el cuerpo es la herramienta del actor para interpretar bien los personajes.

A propósito de la época santa, ¿qué tan espiritual o creyente eres?

Creo en Dios, pero tengo mis cortocircuitos con la Iglesia; trato de seguir sus mandatos básicos: ser bueno y no hacerles daño a los demás. Visito iglesias y no necesariamente para ir a misa; hay templos que son muy bonitos por su arquitectura.

Y el corazón, ¿tienes novia?

Sí, sostengo una relación que me tiene muy contento. Estamos muy felices, llevamos siete meses.

¿Cómo sacas tiempo para ese amor?

Toca hacer sacrificios, ella trata de acompañarme en grabaciones, pues su horario facilita las cosas; es química farmacéutica y jefe de farmacia en una clínica. Aprovechamos muy bien el tiempo que tenemos juntos.

Un proyecto calientito... ¿Qué viene ahora?

Hay muchas cosas en el horno, en teatro, en televisión. Con Ricardo Silva tenemos en preproducción El falso Botero, un guión que escribimos sobre el robo de la Monalisa de Botero en el Museo de La Candelaria; pero se demora un poco. 

Soy 'comeaños'; no es ni la gran virtud ni el gran defecto, y en el medio de la televisión conviene que la edad no se note tanto. Además, siempre habrá papeles maravillosos para todas las edades"

Con ojo crítico

¿Qué nos recomiendas en cine? La cinta blanca, de Michael Haneke, nominada este año al Oscar y al Globo de Oro; si la traen, es definitivamente imperdible. 

¿Y de las viejitas? Atrapados sin salida, con Jack Nicholson, y La fiesta inolvidable, comedia con Peter Sellers. 

Obras que esperas ver en el FITB. Le tengo muchas ganas a Por qué, por qué, de Peter Brook, y a la compañía Gecko, que ya la había visto en Inglaterra, ahora trae El abrigo.

Por Kathy García

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.