'El Yulian', un cantante de bus en Bogotá que ya tiene su disco

'El Yulian', un cantante de bus en Bogotá que ya tiene su disco

Ahora espera que su trabajo discográfico, 'Con estilo propio', suene en la radio.

19 de marzo 2010 , 12:00 a.m.

"Mi hija llora de ver que su papá canta y no suena en la radio", cuenta con tristeza 'El Yulian' mientras escucha la melodía de una de las canciones que hacen parte de 'Estilo Propio', su primer trabajo discográfico y el que promociona cantando en los buses.

El disco suena en una tienda musical del barrio El Salitre. No está a la venta, simplemente 'Yulian' lo obsequió a los empleados en agradecimiento porque ellos le cambian las monedas que recibe en el transporte público.

Ese es su medio de trabajo desde hace ocho años, cuando llegó de Las Delicias, una vereda del Chocó. Allí lo conocían como Luis Antonio Barco Asprilla, su verdadero nombre. Pasó de lanzar el trasmallo (red) y de atajar camarones a estirar el brazo para trabajar en los buses. La primera vez que se subió a cantar le sudaban las manos, le temblaba la voz y hasta fue abucheado.

"Le puse la mano al primer bus y lo dejé pasar, en el segundo pagué y me senté de miedo. Paré otra buseta, tomé el ánimo, tartamudeé. Se me olvidó la canción y no supe qué decir". Así relata sus primeros días de trabajo en la ciudad. Tuvieron que pasar seis años hasta que una señora que iba en el bus lo escuchó, lo aplaudió y lo ayudó para que grabara el disco.

"Yo iba cantando en la buseta cuando una señora me dice: wow, usted canta muy bonito y le voy a presentar a una persona que lo puede ayudar", relata. Esa mujer es Lía Peralta, esposa del manager del cantante Wilfrido Vargas, quien lo llevó donde el artista.

"Él me escuchó y le gustó mi forma de cantar. Allí conocí a Giovanny Herrera, mi manager", cuenta 'Yulian', quien abandonó a su mujer y a su hija por viajar a Bogotá. Ahora vive con ellas en el barrio El Refugio, de Fontibón.

Gracias a su manager conoció a Darío Valenzuela, 'el brujo de la consola'. Él lo llevó a Medellín el año pasado. Allí grabó 10 vallenatos y tres bachatas, que hacen parte de su primer álbum musical. En los estudios conoció a Hebert Vargas, que en ese tiempo cantaba con los Gigantes del Vallenato. Tuvo la oportunidad de grabar una canción a dúo.

"Cuando lo vi, le conté mi historia. Me dijo: compadre si la tiene hagámosla ya. Se imagina, me lo dijo de una un duro, un caballo como dicen en mi tierra", cuenta el cantante, después de haber cambiado los 10.000 pesos que recibió en dos buses y en los que recorrió el parque de Fontibón, Capellanía, Modelia y Salitre Plaza.
Al 'Negro', como también lo llaman, le falta prensar el disco. La ayuda terminó el día que Darío Valenzuela le dijo: "aquí está su disco, haga ahora lo que quiera con él".

"Por ahora lo promociono a través del Facebook", añade este artista callejero que todo lo que anhela es vender 1.000 copias a la gente de los buses, la que lo ha apoyado porque como dice él "tener un disco y no sonar, es como no tener nada".

ANDRÉS MOLANO
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.