Honorables pensiones

Honorables pensiones

28 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.
  Hace ya un tiempo escribí sobre una de las tantas jugadas sucias que los honorables congresistas hacen por cuenta del erario y en beneficio propio. Me refería entonces al orgullo patrio que producían nuestros legisladores por cuenta de sus dotes artísticas, literarias y filosóficas, gracias a las cuales adelantaban 'merecidamente' sus pensiones en dos, cuatro y hasta seis años si demostraban haber publicado un libro y cumplían ciertas ridículas condiciones, como indicar vía un papelito y un sellito que su 'ópera magna' era utilizada en algún centro educativo como texto de enseñanza.
Desde septiembre de este año cursa un proyecto de ley presentado por los senadores Iragorri Hormaza, Cárdenas Ortiz, Ferro Solanilla y Enríquez Maya. En su presentación se lee: "Dicho proyecto de ley consta de dos artículos incluida la vigencia, y pretende establecer cómo debe interpretarse con autoridad el artículo 17 de la Ley 4a. de 1992, en lo referente al reajuste de la mesada pensional de los Senadores y Representantes que se hayan pensionado antes de la entrada en vigor de esta ley".
Alegan los proponentes -yo diría más bien 'leguleyan'- que "se ha violentado el derecho fundamental a la Igualdad de los Congresistas pensionados antes de la entrada en vigencia de la mencionada Ley". El proyecto reza en su primer artículo: "El Congreso de Colombia, DECRETA: Artículo 1o. Interprétese el texto del artículo 17 de la Ley número 4a. de 1992, en el sentido de que el mandato que le confiere al Gobierno Nacional, relativo al régimen pensional de los Senadores y Representantes, se refiere a las pensiones, reajustes y sustituciones, que se hayan reconocido antes o después de su vigencia, sin distinción alguna. El reconocimiento de los derechos no puede ser inferior al 75 por ciento del promedio que perciba un congresista en ejercicio durante el último año por todo concepto legal".
Lo anterior significa, entre otras muchas cosas, que siguen amañando la ley para beneficio propio. El origen del actual proyecto de ley no es otro que el hecho de que el director del Fondo del Congreso ha negado aumentos de pensiones, y ha negado incrementos, actualizaciones y cualquier otro eufemismo que se utilice para aumentarlas sin ajustarse a las normas actuales. Lo mismo ha ocurrido con las decisiones judiciales en las que han obtenido negativas a sus demandas. Así, pues, el Legislador opta por la última solución, que consiste en interpretar la norma a su acomodo para lograr el incremento ya negado varias veces. Finalmente, cada congresista beneficiado aumentará en cinco millones su pensión mensual. Miles de millones de pesos más para los honorables.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.