Incluyendo Air Comet, aviación española registra 41 cierres de empresas en los últimos 20 años

Incluyendo Air Comet, aviación española registra 41 cierres de empresas en los últimos 20 años

La compañía se suma a las continuas apariciones y desapariciones de empresas registradas en la aviación española en las dos últimas décadas.

28 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Tanto Air Comet, en la actualidad, como Air Madrid, en 2006, son los protagonistas más recientes y también más trascendentes por la coincidencia de sus cierres con las fechas navideñas.

Varias compañías se mantienen en España recurriendo a la reducción de trayectos, al uso de aviones de menor capacidad, o fusionándose, como Vueling y Clickair, pero eso no evita los intentos de creación de otras, como los anunciados recientemente en las regiones de Galicia (noroeste) y País Vasco (norte).

El primer cierre lo protagonizó Spantax, que tenía su sede en la turística isla mediterránea de Mallorca y funcionó entre 1959 y 1988. Otra compañía con idéntica sede fue Hispania, dedicada a vuelos chárter desde las Islas Baleares a diferentes destinos europeos, y que, fundada en 1982, dejó de operar en julio de 1989.

La mayor explosión de creación y cierres de compañías aéreas tuvo lugar entre 1990 y 2000, cuando aparecen y desaparecen gran número de aerolíneas de carácter regional.

En 1991, la Dirección General de Aviación Civil española decidió no renovar la licencia de vuelo de Canáfrica (Airsur), y en 1992, de Meridiana, que resultó de la fusión entre Universair y Línea Aérea Canarias.

Lo propio ocurrió con Euskal Air Not Jet, con sede en Vitoria (norte), que, tras unos problemas con la multinacional irlandesa Guinness Peat Aviation, que le alquilaba los aviones, echó el cierre el 13 de febrero de 1992.

Entre 1994 y 1999, dejaron de operar otras nueve aerolíneas regionales, entre ellas Centennial, Prima Air y Oasis Airlines (1996), Intermediación Aérea y Air Truck (1997) y BCM (1998).

La compañía Paknair cubría el trayecto entre la ciudad autónoma de Melilla (situada en el norte de África, en la frontera con Marruecos) y Málaga (sur de España), pero tras sufrir un accidente en el que perdieron la vida 38 personas, dejó de operar en 1998.

Viva Air, filial de vuelos chárter de Iberia, cerró su actividad el 22 de octubre de 1998, lo mismo que Aviaco, que fue incorporada a la entonces aerolínea de bandera en 1999.

La idea de que en España es muy fácil crear una compañía aérea cala en los empresarios, que mantienen ese concepto en los primeros nueve años del siglo XXI.

En 2001 interrumpe sus vuelos Andalusair, que con sede en Málaga había intentado romper el monopolio de Binter Mediterráneo, y en 2003 dejan de operar Air Catalunya -que volaba entre Gerona (noreste) y Madrid-, Air Almería y South Atlántic.

Por otra parte, en 2005 cierran Regional Wings, que cubría trayectos entre las Islas Baleares, y Visig Operaciones, de las Islas Canarias; y en 2006, Air Madrid, compañía de vuelos transoceánicos de bajo precio a la que el Ministerio español de Fomento retira la licencia por sus fallos en seguridad.

Un nuevo intento en el norte de España es el de Air Asturias, que sólo operó entre noviembre de 2006 y enero de 2007.

Más recientemente desaparecen Futura y Lagún Air, mientras que Spanair, que atraviesa momentos delicados, consigue un plan de viabilidad al ser adquirida a SAS por parte de un consorcio de la región de Cataluña.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.