Más protección piden políticos del Caquetá para evitar que se repita drama del Gobernador asesinado

Más protección piden políticos del Caquetá para evitar que se repita drama del Gobernador asesinado

En siete municipios los concejales y el Alcalde tienen que vivir en una misma cuadra, protegida por Policía y Ejército.

26 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Uno de los grandes golpes contra las Farc este año -el operativo de la Policía que terminó el pasado 26 de octubre con la muerte de 'James Patamala', segundo jefe de la 'Teófilo Forero'- es pieza central en la oleada de violencia y amenazas que se vive en Caquetá y que esta semana tuvo como punto más álgido el secuestro y asesinato del propio gobernador del departamento, Luis Francisco Cuéllar.

'Comando James', escribieron en una de las paredes de la casa del Gobernador los secuestradores el pasado lunes. Pero las advertencias de que la facción más sanguinaria de las Farc quería cobrar venganza por la muerte de su jefe se oían en Caquetá y Huila desde hace semanas.

"Las amenazas contra autoridades civiles de Caquetá (...) se han intensificado como consecuencia de la operación que dejó como resultado la muerte de alias 'Patamala'", dice una alerta temprana que la Defensoría del Pueblo entregó hace dos semanas a las autoridades de la región.

Ese documento pedía reforzar la seguridad de los funcionarios, pues "las Farc declararon objetivo militar a sus autoridades civiles": "Hay una alerta generalizada debido a diferentes comentarios en los que se afirma la intención de la guerrilla de secuestrar autoridades locales, porque esto causa un mayor impacto en la población. En caso de resistencia, la orden es terminar con la vida del objetivo".

¿Qué se hizo frente a esas voces de alerta y qué se va a hacer en el futuro? Las dos preguntas fueron recurrentes esta semana en las calles de Florencia, una capital en la que la presencia militar es evidente, pero donde la presión de la guerrilla se sigue sintiendo fuerte. Tanto que varias familias de políticos asesinados por las Farc han preferido irse a otras zonas del país y llevarse con ellas los restos. Así hicieron los Turbay Corte en el 2000 y, ahora, acaba de hacerlo la familia del gobernador Cuéllar.

Cuadras de concejales

Tal vez como en ningún otro departamento, en Caquetá los políticos sienten la presión de la guerrilla. En Currillo, San Vicente, La Montañita, Cartagena del Chairá, Puerto Rico, Milán y Doncello hay cuadras enteras en donde los concejales y alcaldes deben vivir protegidos por un anillo de seguridad.

La Defensoría lleva cuentas de 260 casos de amenazas contra funcionarios desde el año pasado: 4 alcaldes, 52 concejales y 204 familiares. En esa lista falta el caso del Gobernador.

Es una situación que se da, según José Eduardo Manjarrés, presidente de la Asamblea del Caquetá, desde el momento de las campañas.

"Nos vamos puerta a puerta, con los amigos, de casa en casa, de manera silenciosa. Por el sector rural no podemos asomarnos. Por eso la votación es muy poca. Un concejal en Caquetá puede salir con 100 votos", dice.

Jair Díaz, alcalde de El Doncello, que es presidente de la Asociación de municipios del Caquetá (Amdelca), asegura que, incluso ya elegidos les es "imposible" llegar a las zonas rurales, a menos de que estén fuertemente custodiados.

Los puntos críticos siguen siendo los municipios del norte -San Vicente, Puerto Rico y El Doncello- donde la férula de la guerrilla se siente hace más de 20 años.

Para ellos, hacer los 160 kilómetros que los separan de Florencia son poco menos que una ruleta rusa. Es la misma carretera donde en el 2002 fue secuestrada la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt.

Marta Cortés, concejala de Florencia y vicepresidenta de la Federación Nacional de Concejos (Fenacon), dice que ya se han acostumbrado a ver pasquines que los invitan a renunciar. Entre el 2000 y el 2007, la guerrilla asesinó a 18 concejales caqueteños. Y solo el año pasado los caídos fueron tres.

Actualmente, según datos de Fenacon, los 198 concejales y los 16 alcaldes del Caquetá están amenazados.

Falló la seguridad

La Defensoría cuestiona que pese las voces de alerta, ha sido insuficiente la respuesta de los organismos de seguridad. En su último reporte, este mes, señaló: "Se ha conocido que las Farc incrementarían acciones, especialmente en San Vicente, Puerto Rico y Florencia. Sin embargo, las medidas de seguridad no han sido incrementadas ni para los mandatarios, ni para estos municipios".

En Caquetá, además de la 'Teófilo' -que ha protagonizado los peores crímenes que se recuerden en ese departamento, como el asesinato de la familia Turbay Cote y la matanza de medio Concejo en Puerto Rico- la guerrilla tiene otros tres frentes que, según reportes de inteligencia, han reforzado con milicianos de otros departamentos.

Pero si en el norte del departamento la guerrilla sigue asustando, en el sur, donde en la última década mandaron los 'paras' del Bloque Andaquíes, los ex Auc han reaparecido bajo la fachada de nuevas bandas.

Apenas hace un mes la Policía reportó que había capturado a alias 'Villegas', jefe de los 'Rastrojos', y a dos de sus hombres en Caquetá. Ellos, dicen las autoridades, movían narcotráfico y sicariato incluso en la misma Florencia.

Los políticos del Caquetá, entre tanto, le hacen un llamado a la guerrilla: que los saque de la confrontación. Y al Gobierno le piden que cumpla con protegerlos, como esta semana lo ordenó el mismo presidente Álvaro Uribe, para evitar que se repita la historia del gobernador Cuéllar.

ALBERTO MARIO SUÁREZ
ENVIADO ESPECIAL DE EL TIEMPO
FLORENCIA (CAQUETÁ)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.