Se mueven las orquestas

Se mueven las orquestas

25 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Con dos hechos recientes se vislumbra una nueva perspectiva para la actividad sinfónica en nuestro país. Por una parte, la Orquesta Filarmónica de Bogotá se encuentra realizando por estos días una gira sin precedentes, que lleva a los 78 intérpretes de la agrupación por varias ciudades de China e Italia, con un repertorio que mezcla grandes clásicos con obras latinoamericanas y piezas del repertorio popular colombiano en versión sinfónica. Esta iniciativa surge del maestro Lior Shambadal, director titular de la OFB, quien ya ha realizado periplos similares con la Sinfónica de Berlín por el Lejano Oriente, donde se ha convertido en una especie de ídolo. Esta gira, sin duda, les aporta una valiosa experiencia a los maestros, quienes seguramente renovarán su manera de tocar al pasar por el cedazo de oyentes y escenarios muy diferentes de los habituales. Se espera también que la presencia de esta orquesta, proveniente de una remota ciudad latinoamericana, despierte el interés de los chinos por las manifestaciones culturales colombianas. Hasta la lejana Mongolia llegarán los sonidos de cumbias y pasillos en esta primera gira internacional de la Filarmónica.

Por otra parte, el martes 15 se realizó en Palacio el lanzamiento de 'Colombia Nos Toca', un programa que pretende, según el documento publicado por el Ministerio de Cultura, "consolidar a 2012, a partir de los procesos existentes, siete proyectos sinfónicos profesionales regionales que aseguren en sus respectivos territorios la organización de los sistemas musicales a través de la articulación efectiva de los actores existentes". Más adelante, el documento menciona el estímulo a "procesos artísticos y de educación musical en las regiones de Antioquia, Eje Cafetero, Valle del Cauca, Cauca, Norte de Santander, Santander y el Caribe". Falta que esta iniciativa, llena de magníficas intenciones, se enfrente a la asignación de recursos departamentales y municipales en algunas regiones donde gobernaciones y alcaldías se han escurrido del apoyo sostenido a las agrupaciones orquestales. En varias de estas capitales, el presupuesto para cultura siempre ha perdido la pelea cuando se enfrenta a las necesidades regionales de salud y educación. Esta vez va a ser difícil, pero no imposible, que esto ocurra con el músculo presidencial apoyando el programa. Así como el Concejo de Bogotá se metió la mano al dril para mostrar la cara musical de Bogotá en el Lejano Oriente, también las regiones deben blindar una partida en sus presupuestos para que empecemos a desatrasarnos del rezago musical que tenemos frente a países de la vecindad.

acevemus@yahoo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.