Un Pablo Escobar mexicano

Un Pablo Escobar mexicano

22 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

La reciente muerte de uno de los más temibles capos mexicanos de la droga, en enfrentamiento con unidades de la Marina, constituye el más importante triunfo del gobierno de Felipe Calderón desde que, hace tres años, declaró la guerra abierta al narcotráfico y puso 50.000 militares a disposición de esa lucha. Arturo Beltrán Leyva, alias 'el Jefe de todos los jefes' o 'el Barbas', comandaba, junto con sus tres hermanos, un poderoso cartel desprendido del de Sinaloa. Estados Unidos ofrecía 1,5 millones de dólares por su cabeza.

Se calcula que movía 5.800 millones de dólares anuales e introdujo por la frontera unas 400 toneladas de cocaína y heroína entre 1990 y el 2000. Beltrán fue dado de baja, junto con un puñado de sus sicarios, el miércoles pasado tras hora y media de combate en Cuernavaca, no lejos de la capital. La publicación de fotos de su cadáver bañado en sangre y billetes ha suscitado una polémica en el país.

Es inevitable que lo que sucede en México, donde las luchas internas de los narcos y de estos con las autoridades han dejado 16.000 muertos en 35 meses, recuerde la etapa que vivió Colombia en los nefandos tiempos de Pablo Escobar, Gonzalo Rodríguez Gacha, los hermanos Rodríguez Orejuela y otros capos del narcotráfico. Desde hace años la guerra mexicana se asemeja a la que ha librado nuestro país: corrupción, violencia, surgimiento de grandes carteles, modo de vida extravagante, entre despilfarros, reinas de belleza, corridos estentóreos y mansiones de lujo... Incluso se le parece en el reconocimiento a los capos entre ciertos sectores populares engañados por su falsa filantropía: al velorio de Beltrán, celebrado en una fina funeraria del D. F., llegó una gigantesca corona con cientos de rosas rojas.
Las autoridades prevén que la sucesión desatará nuevas luchas, que empezaron tres días después con el hallazgo de ocho mafiosos calcinados en Querétaro, uno de los territorios del cartel.

Se cree que el principal enfrentamiento se producirá entre el equipo de sicarios de Édgar Valdez, 'la Barbie', mano derecha de Beltrán, y 'los Zetas', temible banda dirigida por Heriberto Lizcano.
Pero si nos guiamos por lo que ha vivido Colombia, y que México repite años después, a Beltrán y al buscado Joaquín 'el Chapo' González, su mayor rival, los heredarán pequeños y poco conspicuos carteles. Lamentablemente, no se afectará en mayor medida la oferta de droga para abastecer la jugosa demanda de Estados Unidos.
editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.