Poesía

Poesía

Sonetos de Juan Manuel Ramírez.

22 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Desde cuando la Editorial Norma publicó el libro 'El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha: sonetos" de Juan Manuel Ramírez, he pensado en escribir estas líneas, cortas pero sentidas, producto de la extraordinaria impresión que me causo su lectura y de la admiración que le profeso a Juan Manuel Ramírez, uno de los mas significativos valores dentro de los escritores colombianos contemporáneos. Juan Manuel Ramírez ha logrado realizar, al lado de una notable carrera pública y diplomática, una inigualable obra literaria.

En "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha: sonetos" se rehace casi en su totalidad la ruta y el itinerario afectivo e ideal del caballero, amante e hidalgo español. Consigue Juan Manuel Ramírez Pérez con estos sonetos, estéticamente elaborados y trabajados, el más logrado desfile de motivos y temas del mundo y del espíritu, de personajes, lances, emociones o aventuras manchegas. Se trata de una poesía firme y sobria, matizada y precisa, sostenida en un amplio ritmo que desemboca en la visión de la esencia universal que anima esos inmortales episodios que conforman las vidas de Don Quijote y Sancho Panza.

El poemario fue presentado en sesión de la Academia Venezolana de la Lengua y encontramos en sus estrofas el pleno tránsito de los siglos XVI y XVII, pero con más verdad, en nuestros propios surcos del siglo XXI. Los sonetos son descripciones, relatos e interpretaciones, que indican un profundo conocimiento de la obra de Cervantes y como lo anota en la presentación Ramón J. Velásquez, ex presidente de Venezuela, señalan que el autor da muestra de "su dominio absoluto, tanto en el mundo de la poesía como en la versificación y del dominio, por intimo conocimiento, del universo quijotesco y cervantino".

Está, además, la riqueza de la lengua castellana, no sólo actual sino de la época, con sus arcaísmos y sus sentidos tan hondos en el caso del Barroco español. Su lectura es una relectura del Quijote, pero ahora desde la vivencia y desde los nuevos sentidos que puede ganar para nuestro tiempo la versificación clásica, lo mismo que el alma medieval, actualizada en la creación cervantina, pero aquí convertida en norte y en símbolo del alma hispánica o, más justamente de una hispanidad que ahora opone sus valores humanos a la deshumanización de la técnica.

Juan Manuel Ramírez, con su espíritu de libertad creadora, busca con cierta perplejidad su propia expresión, encuentra de la manera más cabal la libertad del lenguaje poético y es consecuente del valor simbólico que pueden encerrar las imágenes de Cervantes, logrando una dimensión expresiva que prolonga temas y acentos, cancelado el paso del tiempo en la presentación del pasado.

No quieren mis palabras hacer elogios sino precisiones, para que alcance su justo lugar una obra de altos y bellos meritos y un aporte a las letras de indudable validez en su atención y en su mensaje, que enriquecerá con su lectura a todo nuevo o reiterado lector de la obra cervantina.

Por Gustavo Wilches Bautista

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.