Tres colombianos denuncian que fueron detenidos ilegalmente en Venezuela

Tres colombianos denuncian que fueron detenidos ilegalmente en Venezuela

Ramón Esneider Arévalo, de 19 años; Jairo Alexander Fuertes, de 31 y Jhon Edwin Mullo Yuquilema, de 26, regresaron este viernes a territorio colombiano, luego de estar 50 días privados de la libertad.

21 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.
En entrevista concedida a este medio, los jóvenes aseguraron que fueron retenidos en San Antonio del Táchira el pasado 28 de octubre cuando se disponían a comprar ropa que luego comercializarían en Cúcuta y Ábrego (Norte de Santander) y en La Paz (Cesar).

"Cruzamos el puente (Internacional Simón Bolívar) y frente a la PTJ Policía Técnica Judicial) la Guardia Nacional pasó y nos agarró, nos pidió papeles y dijeron "¡ah!, son colombianos" y luego nos llevaron", relató Ramón Esneider, a lo que seguidamente agregó "nos taparon la cara, nos amarraron y nos quitaron los papeles", dijo el joven quien por primera vez visitaba ese país.

Mientras tanto, a las 8:00 de la noche de ese día, su mamá Cruz Celina Jiménez se enteraba de lo sucedido. "Pensé que como no llevaban documentos (venezolanos) los habían detenido, pero me asusté cuando me avisaron que los trasladaban a La Fría (guarnición militar en el Táchira) y el 3 de noviembre empecé a verlos y hablé con él un poco", relató la madre manifestando que temía por cualquier daño ocasionado a su hijo y a sus amigos: "de extranjeros en otro país no es lo mismo que estar en el de uno, pero siempre tuve fe en Dios".

Su hijo reveló que luego de su retención fueron maltratados físicamente y acusados en repetidas ocasiones de pertenecer a grupos paramilitares. "Nos dijeron que nos iban a empapelar, nos tomaron fotos con la cara tapada y no sabemos qué más cosas colocaron ahí", comentó el joven indicando que varios panfletos alusivos a grupos al margen de la ley fueron puestos sobre ellos.

Junto a Ramón Esneider se encontraba Jhon Edwin Mullo Yuquilema, un indígena de la etnia Yukpa, quien también manifestó recibir tratos denigrantes por parte de la fuerza pública venezolana.

"Nos hicieron arrodillar en el piso (...) y dijeron que nos iban a matar" siguiendo con su relató manifestó "nos hicieron firmar tres papeles con la cara tapada y luego nos trasladaron al Politáchira (Policía del Táchira)" describió Mullo Yuquilema puntualizando que "a esa hora ya presentía lo peor".

Los jóvenes, dedicados al comercio de ropa en algunos municipios de Norte de Santander, dijeron que luego de dos días fueron conducidos a la guarnición militar de La Fría (Táchira) y posteriormente a una cárcel en Caracas.

"Al tercer día pensábamos que nos iban a soltar pero no, nos llevaron como delincuentes en medio de una caravana con muchos soldados", exclamó Mullo Yuquilema al tiempo que detallaba "a cada dos personas nos amarraron con esposas en las manos", mientras manifestaba que la situación era difícil a la hora de hacer necesidades fisiológicas porque "debía hacerlo con la otra persona al lado".

Luego de dos noches fueron conducidos en avión hasta Caracas y -según manifiestan- durante el trayecto volvieron a recibir malos tratos: "Nos pegaban fuertemente con la mano y nos decían que éramos 'paracos'", acotó el indígena.

Luego de su llegada a la capital venezolana permanecieron recluidos 40 días junto a "presos políticos" y ostentan que el trato allí cambió radicalmente: "recibimos buenas atenciones hasta el día de la liberación".

Los tres jóvenes coinciden en afirmar que durante su estadía estaban llenos de zozobra mientras esperaban atentamente su retorno a Colombia.

A cargo de estos trámites estuvo Rafael Sepúlveda, un líder sindical en Cúcuta quien desde la noticia de la detención se puso al tanto de la situación.

Sepúlveda dijo que los jóvenes son humildes e inocentes y "por eso me entregué de lleno a esta lucha".

Añadió que aún espera a que las autoridades se pronuncien para ayudar a otros 45 colombianos más que están allí en la misma situación.

El Tribunal Militar Décimo Tercero de Control, con sede en La Fría, decretó la libertad inmediata de cada joven e impuso una medida cautelar sustitutiva por "el presunto delito de rebelión militar", por lo que deben presentarse cada 7 días ante las autoridades de San Cristóbal (Estado Táchira).

A pesar de que el caso no ha sido denunciado ante los respectivos organismos, el Defensor del Pueblo, Vólmar Pérez, dijo que el acto se sumaría a los ya existentes sobre hostilidad y agresión de los que ya han venido siendo víctimas los colombianos en Estado venezolano.

Fue así como el alto funcionario indicó que las familias debieron denunciar previamente la situación para poder actuar y efectuar su liberación.

No obstante, "este caso será puesto en conocimiento de las instituciones del Estado colombiano para que identifiquen medidas y mecanismos que busquen restituirle sus derechos fundamentales", puntualizó el funcionario.

Zully Andrea Velazco Carrillo
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
CÚCUTA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.