Libertades que cuestan sangre

Libertades que cuestan sangre

19 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Me declaro desde ya encubridora de los consumidores de drogas ilícitas. Al igual que muchos de los que votaron a favor de prohibir la dosis personal, y tal vez del propio Presidente, conozco gente que mete, fuma o traga ese tipo de sustancias. No me gusta que lo hagan y cuando son amigos me preocupa que puedan caer en la adicción, pero pienso que echándoles la policía encima no arreglamos nada.

En los años que llevo cubriendo la guerra contra las drogas concluí que es imposible ganarla y solo veo la salida en la legalización mundial. Por tanto, la nueva ley me parece otro paso errado. Si la cumplen, tendremos que habilitar cada fin de semana El Campín, el Atanasio Girardot y resto de estadios para encerrar a los infractores, y nos quedaremos cortos.

Pero tampoco acepto que apelen al libre desarrollo de su personalidad y que hagan alarde de ello para justificar el consumo de cocaína, la droga que más castiga a Colombia. En este país pagamos con sangre y demasiado dolor esa proclamada libertad.

Si estalló un avión de Avianca en pleno vuelo, fue por la coca. Si voló por los aires el edificio del DAS, fue por la coca. Si asaltaron el Palacio de Justicia y masacraron magistrados, fue con ayuda de la coca. Si las Farc sobreviven y los paramilitares se reinventan, es por la coca; si desde el 2007 han muerto 11 erradicadores manuales y 39 policías que los custodiaban y si este año quemaron vivos a seis pasajeros de un bus en Nariño, fue única y exclusivamente por la coca. Y si han destruido bosques y contaminado ríos para plantar las matas y procesarlas, es por la maldita coca.

Así que no vengan con el cuento de que meter un pase no conlleva ninguna responsabilidad y es una decisión autónoma y moderna. Allá ellos si prefieren engañar a su conciencia sosteniendo que todo es culpa de Uribe y del puritanismo gringo, empeñados en la misión imposible de acabar la coca a la fuerza.

Pero tendrán que admitir que mientras la guerra siga como está y nadie se atreva a legalizar la producción, lo que hay son unos narcotraficantes desalmados en un extremo, asesinando a mansalva, y en el otro unos consumidores sanos y lúcidos en su mayoría, alimentando el negocio. En medio queda una ciudadanía que padece las consecuencias nefastas de todo ello y que suele lavarse las manos como si no fuese asunto suyo.

Si bien es necesario seguir con la política de erradicación porque si no estaría cultivando las matas en el Parque Lleras y en el de la 93, sería bueno que los consumidores reflexionen sobre las consecuencias de sus actos. La responsabilidad compartida que exigimos a los de afuera debería empezar por nosotros mismos.

¿A qué holandés, checo o gringo vamos a convencer de los horrores que provoca en Colombia el que ellos metan cocaína si a los de acá no les importa? Si no conmueven a los consumidores colombianos las miles de víctimas en nuestras calles y campos, ¿por qué les va a quitar el sueño a quienes desconocen nuestros dramas y ni nos sitúan en el mapa?

Uno podría pensar que más responsables son quienes más meten -USA, España y Holanda-. Pero tendríamos que debatir si no es más grave nuestro pecado porque las víctimas son cercanas, compartimos su sufrimiento y encima devastamos la propia casa.

Todos acá tenemos parte de culpa, pero quienes desarrollan libremente su personalidad consumiendo cocaína están a tiempo de meditar si no estarán contribuyendo más que nadie al desastre.

NOTA. Vergonzosa la manipulación de la información sobre el tercer canal de RCN y Caracol Televisión, que se juegan una millonada si logran alargar unos meses su duopolio. Llegan al extremo de presentar a sus abogados como "juristas" independientes. Viví algo similar en España hace años y fue igual de vomitivo. Los medios son neutrales mientras no les toquen el bolsillo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.