Al menos cinco víctimas fatales deja tormenta de nieve en la costa este de Estados Unidos

Al menos cinco víctimas fatales deja tormenta de nieve en la costa este de Estados Unidos

Transporte y comercio están paralizados en un mal momento por ser víspera de navidad.

19 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Aunque la tormenta soltó carretadas de nieve desde Carolina del Norte y del Sur hasta Nueva Inglaterra, fue en Washington y su área metropolitana donde se sitió con más rigor.

En algunas áreas, como Bethesda y Arlington, fueron casi 60 centímetros de precipitación los que cayeron entre el viernes en la noche y el domingo en la madrugada.

De acuerdo con el Centro Meteorológico, el "blizzard" como se le dice a una tormenta que además de nieve produce vientos superiores a los 55 kilómetros por hora, es la peor que se registra desde 1922 y batió todos los récord de precipitación para el mes de diciembre en el área de la capital estadounidense.

Durante el sábado, las autoridades en Virginia, Maryland y el Distrito tuvieron que cancelar todos el transporte público, incluido metro y bus, al igual que los tres aeropuertos (dos de ellos internacionales) que prestan servicio al área y los trenes.

Aunque los equipos de limpieza trabajaban arduamente para remover la nieve de autopistas y calles, se estima que la zona estará a "media marcha" por lo menos hasta el miércoles.

A la largo de toda el área, las imágenes fueron las mismas: carros atascados o patinando, accidentes de tránsito y gente tratando de movilizarse entre las montañas de nieve que hay en los andenes.

En Virginia, donde se declaró el estado de emergencia, el gobernador despachó a mil hombres de la Guardia Nacional para que ayudaran a rescatar a los varados y en las labores de limpieza.

El intenso frío que se registra, entre 0 y menos 8 grados centígrados, ha complicado las cosas pues la nieve no se derrite.

Varias zonas también registraban cortes en el servicio de energía. En Carolina del Norte, por ejemplo, más de 50.000 hogares estaban sin luz.

Para los comerciantes, que esperaban hacer de este fin de semana su 'agosto', la tormenta cayó en el peor de los momentos pues se trata del fin de semana de mayores ventas en todos el año, si se descuenta el que sigue al día de Acción de Gracias, a finales de noviembre.

Con la economía apenas levantando cabeza, los almacenas estaban moviendo grandes promociones para estos últimos días antes de la Navidad.

Aunque algunos pocos desafiaron la inclemencia del tiempo, los centros comerciales en general, o cerraron sus puertas o lucieron vacíos.

Todavía no hay cifras precisas de las pérdidas, pero se cree que serán considerables.

Y para los que habían escogido este fin de semana como ideal para viajar de vacaciones o reunirse con sus seres queridos, el drama fue igual o peor.

Muchos se quedaron atrapados en los aeropuertos de donde no salió ni un avión desde el sábado en la mañana. Aunque el domingo varias de las pistas fueron habilitadas, la situación fue igualmente caótica dado los vuelos represados del día anterior.

El lado bueno de la tormenta, si es que tuvo alguno, llegó por cuenta de los niños, que sacaron trineos, hicieron guerras con bolas de nieve, construyeron muñecos y el fin de semana se les transformó en 'puente' pues la mayoría de colegios cancelaron las clases del lunes.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.