Jennifer Trujillo nadó en el Antártico

Jennifer Trujillo nadó en el Antártico

Esta caleña, de 27 años, estuvo en la expedición por el Tratado Internacional de la Antártica con estudiantes, profesores y empresarios de varios países como Estados Unidos y Japón.

18 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Antes de saltar a las aguas más frías del mundo, Jennifer Trujillo sólo pensó en echarse la bendición. La instrucción era simple: "ni una sola gota de agua puede entrar en la garganta porque te ahogas".

La experiencia más extrema en la vida de esta ingeniera mecatrónica caleña fue posible gracias a la expedición por el Tratado Internacional de la Antártica en esta alejada región del mundo, donde además fue la única sudamericana presente.

"Una vez adentro, la emoción de estar rodeado de hielo y apreciar la magnitud de la naturaleza, es indescriptible", dijo la joven, de 27 años, al referirse a la inmersión en el océano Antártico realizada durante la travesía en la que compartió con un grupo de 47 líderes, estudiantes, profesores y empresarios de varios países como Estados Unidos, Turquía, Australia y Japón.

"Soy alumna de Aiesec y a través de esta organización estudiantil de líderes en el mundo me di cuenta de la convocatoria abierta para jóvenes. Decidí aplicar y empecé a tocar puertas en diferentes empresas para adquirir el patrocinio, pues el equipo y los tiquetes representaban un gasto bastante alto. Gracias a Dios todo salió bien y pude participar en la experiencia", afirmó a egresada de la Universidad Autónoma.

La expedición, que partió de Ushuaia (Argentina), tuvo dos objetivo principales. Convocar a la celebración de los 50 años del Tratado Internacional por la Antártica y analizar cómo este modelo puede aplicarse en otros territorios en conflicto. Además de conocer las acciones concretas ejecutadas por los líderes y la comunidad para reducir las emisiones de CO2. Las conclusiones de los jóvenes asistentes a la travesía, fueron expuestas por Robert Swan, el creador de la expedición, en la cumbre de Copenhague.

"Este viaje, además de darme la posibilidad de conocer uno de los territorios más bellos y puros del mundo, pues la mano del hombre aún no ha hecho estragos allí, me hizo reflexionar sobre el rol que están desempeñando los latinos en la conservación del planeta.
Nos falta mucho por aprender y mucha conciencia ambiental por desarrollar, especialmente a las empresas", aseguró la expedicionaria.

Por esta razón, su tarea y la de quienes asistieron a la aventura por la Antártica es multiplicar el mensaje aprendido y empezar desde su propia casa y empresa a cambiar los hábitos que tanto daño le hacen a la Tierra. El reciclaje, el empleo de bombillos ahorradores y decisiones más conscientes en términos de utilización de energía, son algunas de las opciones que la ingeniera plantea para aportar un granito de arena desde el mismo hogar.

El llamado para las empresas y las familias es que tomen decisiones más conscientes en términos de utilización de energía y reciclen.

Jennifer dice que las hidroeléctricas, la explotación desmesurada de los recursos minerales y la utilización de combustibles fósiles ocasionan daños irreparables en los bosques, las montañas y la atmósfera.

"Si no se toma conciencia a tiempo, de aquí a 50 años habrá tan pocos recursos que el mundo entero pondrá sus ojos en la Antártica como una opción. Esta es una región demasiado importante, pues ayuda a equilibrar la temperatura del planeta y alterar su ecosistema se traduce en graves consecuencias para la Tierra", concluyó.

MARCELA MARÍA CARDOZO
Especial de EL TIEMPO
CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.