Ventas a Venezuela cerró 2008 con histórico de US$6.091 millones, más de US$500 millones de facturación al mes

Ventas a Venezuela cerró 2008 con histórico de US$6.091 millones, más de US$500 millones de facturación al mes

Era casi imposible imaginar hace apenas un año, en la cresta de la ola exportadora de Colombia a Venezuela, que la relación comercial bilateral llegaría al grado de postración en que se encuentra hoy.

17 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

A ese tope se llegó a pesar de que el gobierno del presidente Hugo Chávez había limitado a 15.000 las unidades vehiculares colombianas que podían ingresar a su país (en el 2007 se habían vendido 45.000), a que ya existían millonarias deudas en mora con exportadores colombianos, a que el Cadivi demoraba la aprobación de divisas y a las mayores restricciones para importar determinados productos terminados.

No obstante lo anterior, el optimismo del empresariado colombiano en el mercado venezolano se mantenía firme, alimentado por el abrazo del reencuentro de los presidentes Álvaro Uribe y Chávez en la última semana de enero pasado en Cartagena y el anuncio de incrementar el intercambio comercial; previamente se había producido el nombramiento de embajadores en Bogotá y Caracas.

Enero terminó con despachos ligeramente inferiores a los de un año atrás (igual sucedió en febrero), lo cual se atribuyó a la crisis económica internacional.

Sin embargo, a las pocas semanas de la cumbre en Cartagena la administración Chávez suspendía el ingreso de carne de pollo y huevos colombianos, que el año anterior habían facturado 30 millones de dólares.

Fue un mal presagio de lo que vendría más adelante y que en su momento no despertó mayores temores, no obstante que para esta fecha no había definición alguna sobre el cupo que regiría en el 2009 para la importación de vehículos.

Venezuela es el primer comprador de productos industriales colombianos, cuyo peso en las llamadas no tradicionales es enorme lo mismo que en la generación de empleo calificado.

En esto radica la importancia del mercado vecino, cuya sustitución por otros destinos no está a la vuelta de la esquina y le genera al Gobierno colombiano problemas significativos en el mercado laboral, reflejados en aumento del desempleo y la informalidad.

El 14 de abril, con nuevos abrazos presidenciales en Caracas y sin solucionar la deuda morosa, Chávez le dice a Uribe que autorizará la importación de 10.000 vehículos, menos que en el 2008.

Ir a la OMC para dejar constancia

Las quejas por el bloqueo a las importaciones desde Colombia, que la administración Uribe considera que viola las reglas del comercio internacionales, ya llegaron a la Organización Mundial de Comercio (OMC), que eventualmente aceptaría que hay razón en ellas, pero esto no resarcirá ni al país ni a los exportadores.

Mientras tanto, las ventas al vecino país siguen en caída libre y al parecer sin que nada las detenga, por lo menos por ahora. En octubre, los despachos ni siquiera alcanzaron los 200 millones de dólares; la caída respecto a un año atrás fue de 70,4 por ciento (12,7 veces más que el promedio para todos los destinos).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.