El debate sobre la seguridad urbana

El debate sobre la seguridad urbana

15 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

El informe de Arco Iris abrió el debate sobre la violencia urbana. ¿Qué tanto creció en el 2009? ¿A qué se debe el aumento del homicidio? ¿Cómo llamar a las organizaciones criminales que lideran la escalada de violencia? ¿Cómo enfrentar la situación? Son las preguntas que han saltado a la discusión y las respuestas han enfrentado a los funcionarios del Gobierno y a los analistas oficiosos con los investigadores independientes.

Las cifras de Medicina Legal son alarmantes y señalan que en este año, con respecto al 2008, en Medellín hay un aumento del 133 por ciento en homicidios; en Sincelejo, uno de 61,7; en Cartagena, uno de 40; en Cali, uno de 38,4; en Santa Marta, uno de 34,4; en Bogotá, uno de 29,4, y en Barranquilla, uno de 25, para citar los casos más notorios. Aun así, no ha faltado quien minimice la situación y la trate como un crecimiento normal o esperado después de la desmovilización de los paramilitares.

Pero las diferencias entre quienes han participado en el debate no están en los datos. Excepto algún charlatán que, sin citar fuentes, lanza cifras y recurre al truco de comparar las de ahora con las del 2002 para concluir que estamos en la apoteosis del éxito de la seguridad democrática, los demás analistas aceptan que el fenómeno es preocupante.

El debate duro está en las causas de la situación, en la caracterización de los grupos delictivos y en las estrategias para enfrentarlos.

El Gobierno y sus defensores de oficio le achacan la situación al auge del microtráfico, caracterizan a las bandas como simples delincuentes comunes y señalan que la solución está en el aumento del pie de fuerza.

En cambio, buena parte de los analistas independientes ensayan interpretaciones más complejas de la situación, quieren una denominación que refleje la naturaleza del fenómeno y buscan una estrategia integral que impida que la situación se desborde y se prolongue angustiosamente.

En Arco Iris decimos que una de las causas determinantes de la nueva ola de violencia es la reactivación de las estructuras paramilitares que no se desmovilizaron en la negociación que se realizó en Santa Fe de Ralito. Quiero poner el ejemplo de Medellín.

El presidente Uribe y Luis Carlos Restrepo negociaron con Diego Murillo Bejarano, alias 'don Berna', la desmovilización de los bloques 'Cacique Nutibara' y 'Héroes de Granada', pero no tocaron la llamada 'oficina de Envigado', el verdadero corazón de toda la estructura paramilitar de la ciudad. Ahora, alias 'Valenciano' y alias 'Sebastián', que estaban en la tercera línea de mando del grupo, lideran las bandas que asedian a la ciudad.

Estos grupos de Medellín y los que actúan en otros 292 municipios del país tienen en el microtráfico una fuente de ingresos y se disputan este negocio, pero están metidos en actividades similares a las de sus predecesores: han asesinado a 59 dirigentes sociales, entre los cuales se encuentran algunos líderes de organizaciones de víctimas; amenazan a organizaciones políticas, controlan una compleja red de negocios: cooperativas de seguridad, juegos de azar, casas de prostitución, grandes centros de mercado, tierras, organizaciones deportivas. Mantienen nexos con políticos, miembros de la fuerza pública, operadores de la justicia y empresarios que siguen utilizando sus servicios.
Les decimos neoparamilitares para reflejar su relación con los anteriores grupos y mostrar que hacen cosas similares a las realizadas por ellos.

Eso no nos inhibe para describir que en algunas partes y en algunos momentos se asocian con un reducto guerrillero para delinquir y enfrentan a la fuerza pública. Nuestro compromiso es la objetividad.

Señalamos que la primera tarea de una estrategia integral es romper los nexos de agentes del Estado y élites regionales con estas fuerzas. Ahí reside la principal diferencia.
lvalencia@nuevoarcoiris.org.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.