El dulce momento de Julio César Falcioni, campeón como DT de Banfield

El dulce momento de Julio César Falcioni, campeón como DT de Banfield

El 13 de diciembre del 2009, después de 113 años, el 'Taladro', como se conoce al equipo argentino, gritó campeón de la mano del estratega que llegó al club un 13 de junio del 2008.

14 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Y pensar que en el mundo de la pelota algunos evitan el 13 porque aseguran que es el número que trae malos augurios... 

Está claro que para el técnico del flamante dueño de la corona del fútbol argentino, que fue figura en el balompié colombiano cuando era el arquero de América de Cali y es considerado el mejor portero extranjero que ha llegado al país, esas son cuestiones para dejar a un lado. Si hasta el título cambió ese semblante adusto por una buena cantidad de sonrisas. Aunque cueste creerlo, Falcioni pudo despegarse de esa postura desafiante y hasta gruñona, para mostrar su costado más emotivo. 

"Estoy muy contento. Mis jugadores dejaron todo en el día a día para conseguir un objetivo que parecía imposible. Se lo dedico a mi mujer, a mis hijas, a mi hermana, a mi vieja y a mi viejo, que desde arriba me marca el camino siempre", afirmó. 

Se le vio distinto, disfrutando aquello por lo que tanto luchó. Por todo lo que vivió en sus primeros pasos en Vélez, su camino en Olimpo, Independiente, Colón y Gimnasia y Esgrima La Plata. Paladeando el sabor de la revancha, en este segundo episodio en Banfield. "Es difícil salir campeón. Pero fuimos el mejor equipo. Después de mucho luchar, es importante para mí", comentó el hombre que, según dicen algunos hinchas de Banfield, tendrá una estatua en el estadio Florencio Sola. 

En la cancha estalló cuando terminó el partido en Rosario y su Banfield se consagró. Falcioni levantó los brazos hacia el cielo y se le aflojaron los músculos. Incluso, cuando terminó su partido, el de la derrota en la Bombonera, se animó a festejar con sus muchachos y se sumó a una enorme ronda saltando y gritando, como un niño. Ahí no había dureza en su rostro, estaba sonriente, distinto. Julio César vive su momento de gloria.

DIARIO LA NACIÓN
BUENOS AIRES
GDA 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.