Un almuerzo con el Estado en una antigua casa de las Farc

Un almuerzo con el Estado en una antigua casa de las Farc

13 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Un sancocho de gallina, que desbordaba los platos como todo banquete campesino que se respete, humeaba delante de dos embajadoras, un viceministro, un alto consejero del presidente Álvaro Uribe y funcionarios de la embajada de Estados Unidos bajo el cielo de Caño Amarillo, en lo profundo de La Macarena.

Ellos, militares y ex cocaleros trinchando gallina y yuca en la misma mesa, en esta antigua casa de las Farc, le parecían a Víctor Mancilla "una visión". "¡Esto no se lo imaginaba nadie!", decía el campesino alucinado por la imagen.

En este corregimiento de Vista Hermosa, él y los demás, aunque a la fuerza, le tuvieron la vida endosada a esa guerrilla durante 20 años. Y al lado de ella habían aprendido a renegar del Estado ausente. Los asustó hace cinco años, cuando lo vieron llegar vestido de militar, en lo que afuera se conocía como el Plan Patriota. Pero hace tres, cuando lo vieron entrar también a la fuerza para arrancar las matas de coca, agradecieron en silencio desde los corredores y las cocinas, mientras pensaban en las ánimas que habían tenido que rezar por años.

"Arranquen, arranquen, ojalá hubieran venido más rápido", se repetía uno de los ex cocaleros que lleva 35 años en la zona. Tras esta confesión pide que no lo cite. Aún tiene miedo de que el Ejército se vaya. "Las Farc me tuvieron encerrado muchos años en la finca, porque un día le vendí la coca a otra gente. ¡Estaba de-sesperado!".

La apuesta por la legalidad

Todos sabían que sin las matas de coca podía atropellar el hambre, pero lo preferían temporalmente si por la Sierra no iban a vagar más almas en pena, y si la ayuda para reemplazar los cultivos no iba a ser ilusión.

"¡La coca nos trajo muchos muertos! La guerrilla mataba al que no le vendía y los otros (narcos) también. Hoy estamos sobreviviendo pobremente, pero tranquilos". El relato es de Rosa Amado, que está en la caseta donde el viceministro de Defensa, Sergio Jaramillo, y el director de Acción Social, Diego Molano, al lado de las embajadoras de Canadá y Holanda, paladean las pechugas y los muslos bajo un techo de zinc que arde.

El almuerzo, para el que los ex cocaleros de Caño Amarillo desplumaron varias "gallinas ponedoras", era un acto de fe en esos funcionarios que por dos horas los escucharon.

Las gallinas se estaban convirtiendo en el mejor negocio de los que el Gobierno estaba ofreciendo en medio del Plan Consolidación. "Tenemos 1.100. Estamos sacando 1.000 huevos diarios y tenemos una demanda de 8.500", les había contado una de las 25 campesinas del negocio.

Pero los huevos, y también los plátanos y las yucas estaban llegando reventados a Vista Hermosa porque no aguantaban los vaivenes del camino. Y peor, muchos de los frutos que ahora crecen en los antiguos arados de la coca se estaban pudriendo porque era más caro arriesgarlos en caminos azarosos. "¡No nos dejen solos¡", suplicaron.

El mismo ruego esperaba a los funcionarios a 40 minutos de vuelo en helicóptero, en la plaza de Puerto Rico, a donde llegaron caída la tarde, cuando los perros callejeros todavía se sacudían el agua de un torrencial aguacero.

Se repitieron las gracias al Gobierno por haber llegado a la zona, pero también la historia de la economía que podía morir sin vías, sin puentes...

Los agradecimientos y las súplicas, lo sabían el Viceministro de Defensa y el Director de Acción Social, significaban el mayor desafío del Plan Consolidación: no decepcionar a la gente que vivió refugiada en las Farc y que después de décadas se sentaba a comer sancocho de gallina con el Estado.

CAÑO AMARILLO Y PUERTO RICO (META).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.