A más de 7.000 empleados despidieron las tres ensambladoras de vehículos de Colombia desde el 2008

A más de 7.000 empleados despidieron las tres ensambladoras de vehículos de Colombia desde el 2008

La consecuente caída en la producción cercana al 20 por ciento interanual contribuyó en un 0,3 por ciento al descenso anual de la producción manufacturera.

07 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

La crisis de la industria automotriz mundial no se limita a cuestiones financieras, tecnológicas o ecológicas. Tiene también aspectos psíquicos, sociales y culturales de por medio. Se calcula que actualmente hay alrededor de 600 millones de vehículos que circulan en el mundo, y se espera que en el año 2050 haya más de 2.900 millones de automóviles, es decir, casi cinco veces más de los que ruedan actualmente por calles, avenidas y carreteras del mundo.

El sector es clave para la economía de los países, pues genera puestos de trabajo y dinamiza diversas áreas, desde la industria del caucho hasta la financiera que otorga créditos.

Así, la caída en las ventas internas y la restricción impuesta por Venezuela generan un desajuste grave en una importante pieza de la economía colombiana.

En agosto de este año, el presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció la anulación de una orden de importación de 10.000 vehículos colombianos debido a los roces diplomáticos generados por un acuerdo militar entre Colombia y Estados Unidos. Esto se sumó a las restricciones ya impuestas el año anterior.

Como es de esperarse, la peor parte la llevan los trabajadores. Las tres ensambladoras de vehículos de Colombia despidieron a más de 7000 empleados desde 2008.

La consecuente caída en la producción cercana al 20 por ciento interanual contribuyó en un 0,3 por ciento a la caída anual de la producción manufacturera. El empleo en el sector ha registrado una caída del 19 por ciento contribuyendo al alza del desempleo, que en octubre pasado fue de 11,5 por ciento.

Además, el sector se ve afectado por fenómenos distintos a la caída en las ventas. Los valores de ventas son menores debido al menor precio de una de las líneas de vehículos más demandadas.

A raíz de los problemas con Venezuela, las ensambladoras quedaron con un stock muy alto teniendo que recurrir a la disminución de precios, lo que baja los ingresos del sector.

En un claro intento por paliar esta situación, imitando políticas realizadas en Estados Unidos y Argentina (aunque sin éxito en este último país) en Marzo de este año el presidente Álvaro Uribe anunció un plan de estímulo económico, destinando 194,3 millones de dólares a la compra de automóviles y electrodomésticos.

El resultado de la aplicación de estos fondos aún no se ha determinado, aunque los especialistas del Ofin estiman que las ventas de septiembre y octubre se vieron influenciadas por ese plan.

Esperanzador repunte

Como señal de una incipiente recuperación de la economía, en octubre de 2009 las ventas de autos nuevos subieron con respecto al mes anterior.

Las de automóviles, vehículos comerciales livianos, autobuses y camiones nuevos mostraron su segundo mes consecutivo de crecimiento el país, sumando casi 150.000 unidades vendidas de enero a octubre.

Sin embargo, en la comparación interanual, Colombia ha vendido alrededor de 40.000 unidades menos que en los primeros 10 meses del 2008. Esto significa una caída superior al 20 por ciento.

Por grandes segmentos, en octubre se registró una leve variación en la participación de cada categoría, siendo un poco mayor la de los vehículos que normalmente son de uso familiar o personal, tales como los automóviles particulares y los vehículos utilitarios 4x4.

Estas dos categorías acumularon el 73,3 por ciento de las ventas del mes frente al 69,8 por ciento que habían tenido durante el primer semestre del año.

Aún es pronto para asegurar que ese cambio en la participación por segmento sea estructural, por lo que deberán esperarse los resultados de los próximos meses para explicar el cambio de llegar a mantenerse.

Aumento en Estados Unidos

En Estados Unidos, tras dos meses de finalizado el estímulo estatal de más de 3000 millones de dólares denominado "chatarra por efectivo", las ventas de automóviles impulsaron las ventas minoristas del país.

El popular programa de incentivos gubernamental para el recambio de los autos viejos en agosto impulsó las ventas de vehículos en más del 10,6 por ciento en agosto.

Tras el fin del programa, las ventas no pudieron sostenerse y descendieron un 14 por ciento en septiembre. Sin embargo, en octubre, las ventas de autos dieron un nuevo salto cercano al 7,4 por ciento lo que impulsó a las ventas minoristas en un 1,4 por ciento.  

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.