Tesis laureada sobre la carranga se convertirá en libro de consulta

Tesis laureada sobre la carranga se convertirá en libro de consulta

En un texto de 150 páginas la socióloga santandereana Claudia Isabel Serrano describe como la carranga se convirtió desde el campo en un fenómeno musical que se extendió a las ciudades.

06 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

 

Mientras la mayoría de los nacidos en la década de los 80's aseguran ser fans del rock la socióloga Claudia Isabel Serrano, natural de Zapatoca (Santander), se declaró discípula de 'la generación La Cucharita' (en alusión a la canción de Jorge Velosa) después de estudiar al género musical conocido como la carranga.

La seguidora de más de 400 artistas que interpretan esta música basó su tesis de grado 'imaginando con musiquita el país' en un análisis que fue laureado y será publicado en un libro de 150 páginas gracias a un convenio entre el Fondo Mixto de Cultura de Boyacá y la Universidad Cooperativa de Colombia, en Bogotá, donde terminó sus estudios.

Para asegurar en su libro que la carranga es una visión e interpretación de la realidad campesina de la región Andina la inquieta estudiante de 29 años, menor de cinco hermanos, recorrió en los últimos tres años poblaciones de Boyacá, Santander y Cundinamarca para indagar sobre la  penetración del género que cumplió 30 años.

"Me apoyé en los impactos que está música tiene en las emisoras comunitarias y las fiestas en las veredas y pueblos para descubrir, entre otros aspectos, que sin ser panfletaria la carranga la puso ritmo a los pensamientos campesinos y se compromete con la problemática social, el medio ambiente y el amor", dice la socióloga.

La mujer, que decidió realizar el estudio después de que escuchó al sicólogo argentino pablo Alabarcés decir que "Latinoamérica está en deuda de hacer sociología sobre sus músicas populares", dividió su libro en dos partes.

En la primera sección relata el contexto teórico e histórico de la carranga narrando como a finales de los 70's el grupo Jorge Velosa y Los Carrangueros de Ráquira coordinan en Chiquinquirá (Boyacá) un programa radial en el que a través de cartas reciben narraciones de historias cotidianas de los campesinos y de esas historias surgen canciones como Julia Julia, Rosa Mentirosa y La Cucharita. 

En el libro Claudia precisa que cada pueblo, a través de la música, tiene su propia forma de sentir, asume sus congojas, imagina su realidad y cuenta rítmicamente sus historias.

"Cada canto, verso, trova, refranero, compás popular, compás son o rumba son una articulación de identidades y a su vez el espacio de expresión de prácticas sociales. La carranga es una 'ruana' que abriga los saberes campesinos", dice la siocóloga.

Letra con sentido

A diferencia de algunos ritmos modernos que se preocupan más por los efectos y la digitalización electrónica de la música, la analista, en la segunda parte de su libro, cuenta que en las letras de la carranga se habla de la familia, el desplazamiento, la tragedia del campesino, la idea del progreso, la migración a la ciudad, entre muchos temas.

 En orden cronológico Claudia llega a la parte en la que menciona que el ritmo popular, que tradicionalmente se toca con tiple, requinto, guitarra y guacharaca (o armónica), llegó a todas la regiones del país pues en Bogotá algunos grupos le introdujeron ritmos modernos como la skaaa-ranga (charanga con ska) y los indígenas guambianos del Cauca le agregaron zampoñas (instrumentos de viento) y flautas urbanas.

Melquíades Guarín, director administrativo y encargado de la Escuela de Música de la Universidad Cooperativa de Colombia, destacó del estudio la sensibilidad con la que la autora abordó un tema lleno de subjetividades.

"Claudia propone la idea de como desde la cultura se puede transformar el pensamiento crítico de un pueblo", dice Guarín.

El famoso cantante Jorge Velosa, director de la agrupación Jorge Velosa y Los Carrangueros, precisa que trabajos como el de Claudia "nos acercan a otros campos donde a punta de mera carranga es difícil llegar y contribuye al reconocimiento, análisis, fortalecimiento y difusión de nuestras manifestaciones populares", concluye Velosa.


Por Félix Leonardo Quintero
Corresponsal EL TIEMPO

BUCARAMANGA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.