Germán Samper, constructor de la Luis Ángel Arango, el Museo del Oro y el edificio de Avianca

Germán Samper, constructor de la Luis Ángel Arango, el Museo del Oro y el edificio de Avianca

Estas edificaciones son referente diario de estudiantes, profesionales y extranjeros que las recorren y la muestra más clara de modernidad en Bogotá.

03 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Germán Samper nació en Bogotá el 18 de abril de 1924. Realizó estudios de arquitectura en la Universidad Nacional, de donde se graduó en 1947.

Años después, perteneció al selecto grupo de profesionales que trabajaron de la mano del arquitecto francés Le Corbusier en distintos proyectos urbanísticos en el centro de Bogotá, entre ellos el edificio de la Corte de Justicia y el plano urbanístico de Chandigarh.

Samper entendió que la ciudad necesitaba salir de su atraso y que tenía que estar a la altura México y Buenos Aires, que en los años 50 y 60 ya contaban con construcciones de vanguardia.

En esa medida, a este pensador de la ciudad se le debe valorar el esfuerzo que hizo desde la firma Esguerra Sáenz y Samper Ltda., para desarrollar proyectos valiosos en cuanto al diseño y al uso del espacio.

Ejemplo de lo anterior, es el edificio de Avianca, en la Séptima con calle 16, que el mismo autor define en su portal en Internet: "Fue concebido como un volumen de una gran pureza geométrica independiente de las edificaciones vecinas. La intención estética es la simplicidad y la búsqueda de una silueta urbana sencilla. Los materiales exteriores son el concreto a la vista de sus columnas y el aluminio y vidrio de la fachada flotante". En 1970, otro 'hijo' suyo, el Museo del Oro, recibió el Premio Nacional de Arquitectura. De nuevo Samper hace una reflexión que sorprende sobre este proyecto:

"Es un estuche, que no puede ser más rico que los tesoros que encierra. Un cubo blanco, puro, austero, de lenguaje Corbusiano, en su época purista. Esto condujo a una fachada exterior de gran austeridad, pero procurando crear un marco adecuado a la plaza que conforma".

Samper dejó en su obra grandes hitos para la arquitectura venidera, como el edifico del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), en la avenida Caracas con calle 13, que fue el primero que se construyó totalmente en concreto a la vista. Uno de sus últimos diseños fue la iglesia Nuestra Señora de la Reconciliación, en Ciudadela Colsubsido. Esta obra constituye un esfuerzo de la comunidad y del cura párroco para que la misa ya no fuera en un pequeño kiosco sino en un espacio de grandes dimensiones. Otras obras de este pensador de la ciudad: Sede de Laboratorios Abbott (1961), edificio de EL TIEMPO (1979) y Banco de Occidente (1985), entre otras.

Proponga un Pensador de la ciudad al correo: albfor@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.