Foro del lector

Foro del lector

03 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

  Señor Director:
Acerca de su editorial 'Obama va a la guerra' (03-12-09), Estados Unidos tiene una papa caliente en Afganistán. Esa guerra ya larga, efectivamente, se le puede convertir en un Vietnam. Por ahora está boxeando con un muñeco de cera, del que no se puede despegar. No le quedaba otra que reforzar sus tropas. Pero el año y medio pasa pronto y será difícil acabar con los talibanes. Allá, como aquí, la lucha debe ser contra la droga. Mientras los violentos tengan plata, tienen poder y hasta pueblo. Qué paradoja que un hombre de paz lance hombres, jóvenes con futuro, a la guerra. Qué mundo tan triste este.
Ángel María Aguilar
* * * *
Señor Director:
Ya era hora de que Barack Obama dijera algo. Sus soldados llevaban más de seis meses con la petición por refuerzos porque los están arrasando. Aquí no hubo sorpresas. Él sabía que se metía a gobernar un país con dos guerras y sin presupuesto. Terminó haciendo lo mismo que Bush. No podía decirles a sus soldados: "Devuélvanse, que la guerra acabó". Eso no es tan fácil. No podía dejar a los que los han apoyado en Afganistán colgados de la brocha y sembrar más odio contra los estadounidenses. Fue una decisión a medias y sin mucho compromiso, pero ojalá sea suficiente por el bien mundial.
María Clara Caicedo
* * * *
Señor Director:
Todo un rompecabezas el que tenía Obama: ordenar la retirada de las tropas de E.U. de Afganistán y dejar que ese país se hundiera en una guerra interminable, o mantener los mismos 68.000 hombres, lo que los mantendría en un conflicto de no acabar. Al final, la solución fue un poco de las dos opciones.
Arriesgada apuesta la del Nobel de Paz: aniquilar a los extremistas talibanes, restablecer la democracia y dar por terminada la guerra. Si gana, Obama jugó a lograr la paz haciendo la guerra, lo que también lo haría merecedor del premio; si pierde, lo haría recordar como el Nobel de Paz que extendió el conflicto a toda la región.
Antonio José Guerrero Quintero

Accidentalidad vial
Señor Director:
Leyendo el artículo de primera página sobre prevención de accidentalidad vial, le queda a uno el sabor de que tal campaña es mucho ruido y pocas nueces. Desde julio de este año está aprobada la ley que aumenta los límites de velocidad, y no se ha implementado la señalización de acuerdo con los nuevos límites. En muchas partes no hay límites de velocidad establecidos. ¿Con base en qué van a poner multas por esta infracción? Es solo una muestra de que no existe en Colombia una política bien estructurada de prevención de accidentes. La señalización vial es deficiente y esta deficiencia es causal de muchos accidentes, o mal estado e la vía.
Juan Carlos Oberndorfer

Dos visiones opuestas
Señor Director:
EL TIEMPO trajo, este miércoles, dos visiones opuestas sobre la situación de orden público. Una desde 'La otra orilla', que utiliza un lenguaje respetuoso y unas evidencias que demuestran que se está deteriorando la seguridad en el país, pero que presenta las cosas más graves de lo que son. Y en 'Zona franca', que se limita al sofisma, al ataque personal y a negar los hechos más evidentes. Esta última niega que haya "rudeza con la oposición" y soslaya que "en Colombia matan a la izquierda", pues es imposible esconder el exterminio de la Unión Patriótica o el asesinato del profesor Correa de Andreis. Ya quisiéramos ver a los detestables guerrilleros reinsertados y elaborando estudios como el del señor León Valencia.
Nadia Santaella

Diciembre sin armas
Señor Director:
El vicepresidente Francisco Santos propone el desarme de civiles en Colombia. Este mes, en el que tantos irresponsables alicorados ocasionan irreversibles tragedias por utilizar un arma, muchas veces con salvoconducto, los alcaldes les deben hacer ese regalo a los colombianos.
Deben prohibir el porte de armas de fuego y de las mal llamadas "blancas" por tiempo indefinido. Esto servirá como "laboratorio" para comparar las estadísticas de homicidios.
Jorge Arbeláez Manrique
Cali

Con el ojo 'green'
Señor Director:
Emulando a Poncho Rentería, se podría decir que a Tiger Woods le quedó la cara green, además de un birdie negro en un ojo y tremendo par de arañazos. Finalmente, le tocó huir en su lujoso carro averiado con una madera esgrimida por su esposa y tras un sonoro put de ella.
Pedro Pablo Parrado Uñate
Bogotá

La joya de la corona
Señor Director:
Su editorial 'Llamado a la sensatez' (30-11-09) no fue tajante. Debemos descartar del todo la venta de parte de Ecopetrol para financiar infraestructura. El cuello de botella del atraso de infraestructura en Colombia no tiene que ver con falta de recursos, sino con la ausencia de institucionalidad. Otros sectores con reglas de juego claras para los inversionistas que están inundados de recursos. ¿Qué sentido tiene vender la joya de la corona para financiar en donde otros están dispuestos a invertir? Los fondos de pensiones locales y los fondos de inversión internacionales están ávidos de comprar carreteras. Tiene más sentido vender Ecopetrol para construir colegios y universidades.
Alberto Villegas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.