Un 'Indio Pijao' se convirtió en Diputado departamental

Un 'Indio Pijao' se convirtió en Diputado departamental

César Augusto Loaiza Martínez, el 'Indio Pijao', diputado del Tolima, tiene 41 años y desde que se conoce solo ha tenido corazón para el amor de su vida: el Deportes Tolima.

03 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Con el atuendo que lo caracteriza de la raza Pijao que usa en cada choque futbolero, ha celebrado en los momentos de victoria y ha llorado en los momentos difíciles cuando su equipo se ha llevado goleadas o queda por fuera de finales. Pero en cualquier circunstancia, como los momentos difíciles que vive actualmente, él siempre está ahí.

En Ibagué todos saben que es uno de los hinchas más fieles. Por eso muchos temen que ahora que se volvió diputado del Tolima su pasión no sea por el fútbol sino por el mundo de la política e incluso cambie las graderías y el estadio por las cómodas oficinas de la Asamblea.

Loaiza afirma que quienes piensan de esa manera están equivocados pues en su corazón no cabe todo el amor que siente por el equipo. "La política quita mucho tiempo, pero jamás me va a arrancar mi pasión por el Deportes Tolima pase lo que pase, ese equipo significa todo en mi vida", señala.

Recuerda que ahora en las graderías del estadio Manuel Murillo Toro dejaron de llamarlo cariñosamente 'Indio Pijao' y le dicen 'señor diputado', otros hasta lo nombran Doctor. Eso lo entristece porque algunos dan por seguro que el Tolima perdió a su mejor hincha.

"Yo soy hincha del Tolima de por vida y me gusta que me digan Indio Pijao tanto en las graderías como en el recinto de la Asamblea", afirma.

En la jugada

Ni siquiera los debates ni la aprobación del presupuesto departamental de 2010 lo han hecho olvidar que debe estar en la jugada. "Desde que asumí la curul no me he perdido un partido, yo sigo siendo el mismo Indio Pijao, el hombre que llora en las derrotas, que celebra cada gol, que anima a la hinchada y está al lado de los jugadores", dice.

Dejar atrás el personaje del Indio no será fácil y está convencido que esa tradición será de por vida. Esa imagen de indio llegó a las graderías en marzo de 1989 en un partido Tolima- Nacional que por fortuna ganó el onceno local.

"Ese día fue maravilloso porque ganamos, mi atuendo le dio buena suerte al Tolima, y por eso muchos pidieron conservar la tradición", señala César Loaiza.

Esa promesa la ha cumplido y desde hace 20 años, con el patrocinio de empresas locales, acompaña a los jugadores en todas las canchas colombianas. Incluso ha estado en partidos internacionales.

Lo entristece que el deporte haya sido por años la cenicienta de los presupuestos. Por eso ahora que participa de los debates en la Asamblea del Tolima no desaprovecha oportunidad para incluir partidas en el presupuesto con destino a canchas e implementos deportivos. "Tolima necesita escuelas de formación deportiva en cada municipio, el deporte es la mejor arma contra la drogadicción", asegura.  

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.