Cristian Bonilla, el guardián de Colombia

Cristian Bonilla, el guardián de Colombia

A tres días del inicio del mundial de Nigeria, el arquero nacional se confiesa.

23 de octubre 2009 , 12:00 a.m.

Lo suyo es el frío: nació en Manizales el 2 de junio de 1993, pasó por la escuela de formación del Once Caldas y juega en Tunja, con el Boyacá Chicó, desde hace dos años. Con su 1,87 m de estatura y una voz de mando que se oye sin pausa durante los entrenamientos, Cristian Harson Bonilla Garzón se siente orgulloso de ser el arquero de la selección Colombia que ayer llegó a Nigeria para participar en el Mundial Sub 17 de fútbol que se inaugura el sábado.

"De chico sí pensé en ser delantero pero luego me gustó el arco y ese fue mi camino. Mi papá jugó en el Once y el América y mi primo Víctor Bonilla, pues es muy conocido. Eso lo lleva uno en la sangre", asegura al explicar cómo terminó en una cancha.

Bonilla, titular en la Sub 15 y referente durante el Suramericano de Chile Sub 17 en el que se obtuvo la clasificación a Nigeria, responde fuerte y claro incluso cuando no está jugando fútbol...

La posición
El puesto de arquero es muy duro, tienes que estar concentrado 90 minutos y más. Un pestañeo y te la meten y se borra todo tu trabajo. Pero también tienes la posibilidad de salvar a tus compañeros y a tu selección.

La titular
Acá nadie tiene ganado el puesto, ni siquiera los que jugamos el Suramericano. Esto es una lucha diaria, constante. Si uno quiere algo tiene que creérselo y yo que creo que soy titular, pero eso tengo que demostrarlo día a día en la selección.

La espera por Nigeria
Con la experiencia del Suramericano Sub 15 y el Sub 17 uno está más tranquilo. Hay que pensar en los rivales y en lo que vamos a hacer en Nigeria, pero estamos tranquilos, pensando en rendir al máximo.

La meta en el Mundial
Este es un equipo de trazarse metas. Cuando fuimos al Suramericano le prometimos al país la clasificación al mundial y lo cumplimos, aunque pudimos hacer mucho más y llegar a la final del Suramericano, pero no se dio. Ahora nuestra meta en Nigeria es pasar la segunda ronda y conseguir el campeonato mundial. Pero paso a paso: pasamos la primera fase y luego pensamos en ser campeones del mundo.

Los rivales
Sabemos que Holanda tiene jugadores jodidos, que son altos, fuertes, lo mismo que Gambia. Esos videos hemos visto. Si somos inteligentes en el terreno de juego y aplicamos lo que nos ha enseñado el profe, podemos sacar ventaja de nuestro juego.

Su fortaleza
Salir a cortar centros, estar vivo, despierto. Soy líbero, juego un poco adelantado y soy un líder en el terreno de juego, hablo mucho e intento tener despiertos a los compañeros.

Su debilidad
Es que un arquero no está hecho. Ni el mismo (Óscar) Córdoba o Agustín (Julio) con su experiencia porque cometen errores. Es ir corrigiendo las falencias día a día y potenciar las virtudes que uno tiene.

La casa
Uno se va acostumbrando, ya en el Suramericano estuvimos fuera tres meses y ahora con el mundial es un mes y medio. Extraño a mi madre, que es incondicional, a mi papá. Pero uno sabe que si quiere algo tiene que asumir sacrificios. Ellos me acompañan, me llaman todos los días. Así me vea grande y ya tenga la experiencia sigo siendo niño...

Un sueño
Me veo en Europa, mi sueño es darle un futuro a mi familia y para mí es una linda oportunidad este mundial. No por eso voy a venderme sino a trabajar colectivamente porque así las cosas se van a dar solas.


JENNY GÁMEZ
Deportes-ADN
jengam@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.