Reinaldo Rueda dedicó paso de Honduras al Mundial a la paz de ese país

Reinaldo Rueda dedicó paso de Honduras al Mundial a la paz de ese país

"Esto es para toda la gente que nos dio su afecto y le demostró su amor a la Selección", dijo Rueda, que fue expulsado a los 34 minutos por reclamarle al juez.

14 de octubre 2009 , 12:00 a.m.

El equipo ganó 1-0 en su visita a El Salvador y es su segundo mundial desde España 1982. Para esa época, eran dirigidos por José de la Cruz 'Chelato' Ucles.

Suráfrica-2010 será la escala del equipo de Rueda, que celebró luego de que, en el otro juego que importaba en esta zona premundialista, Estados Unidos le empató 2-2 a Costa Rica, en el último minuto, para dejar a los 'catrachos' clasificados gracias a una mejor diferencia de gol en la tabla.

El entrenador colombiano, que llegó a dirigir al país centroamericano después de ser despedido de la dirección técnica de la Selección Colombia, luego de no clasificar al Mundial de Alemania-2006, no ocultó su felicidad al hacer historia en un fútbol en el que ir a un Mundial se había convertido en una causa nacional.

"Que Dios bendiga esta tierra que nos ha permitido alcanzar esta alegría y obtener esta clasificación. Le mandó un abrazo a toda Colombia: gracias a todo lo que aprendimos allá pudimos pasarle todo este conocimiento al fútbol hondureño", concluyó, feliz, el técnico vallecaucano.

Esta vez, Rueda y el resto del cuerpo técnico colombiano, completado por el preparador físico Eduardo Velasco, el asistente técnico Alexis Mendoza y el preparador de arqueros Pedro Antonio Zape (curiosamente, el mismo cuerpo técnico que fue dejado de lado por la Federación Colombiana hace tres años) se ganaron un lugar destacado en la historia del fútbol hondureño.

En un partido muy enredado, en el que Honduras intentó por todos los medios posibles irse arriba en el marcador, el arquero local Miguel Montes se convirtió en la gran figura de la noche para los salvadoreños, al salvar su portería en varias pelotas de peligro que generaron los atacantes visitantes.

Sin embargo, Cristian Castillo, a los 17 minutos de juego, tuvo en sus pies la opción más clara para El Salvador, al sacar un potente remate de media distancia que por poco termina en gol.

El gol que abrió la esperanza de los hondureños llegó a los 19 minutos del segundo tiempo, con un remate de un veterano del equipo, Carlos Pavón.

Los jugadores vivieron los últimos segundos de angustia en la cancha, esperando información, porque el juego en San Salvador terminó primero. Por su parte, unos 6.000 hinchas hondureños coreaban: "No hay otro pueblo más macho que el pueblo catracho del cual vengo yo...". Hasta que llegó el milagro en Washington, con el gol de Jonathan Bornstein. La fiesta era total en Honduras: después de 28 años regresaban a un Mundial.

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.