El Éxito de Carlos Vives

El Éxito de Carlos Vives

04 de octubre 2009 , 12:00 a.m.

El lanzamiento de Clásicos de la provincia II confirma que Carlos Vives es un artista que rompe esquemas. Con esta nueva producción, el cantante samario regresa después de quince años al estilo de fusionar vallenatos clásicos con sonidos más modernos. Los primeros Clásicos no sólo despegaron la carrera musical de Vives, sino que también sirvieron de plataforma para proyectar el ritmo costeño hacia el exterior. La voz de Carlos Vives ha sido, para muchos extranjeros, su primer contacto con el rico folclor nacional. Ahora, los segundos Clásicos también rinden homenaje a artistas tradicionales como Carlos Huertas o Luis Enrique Martínez, al recuperar verdaderas "joyas" de la música popular colombiana.

Pero más allá de los valiosos aportes musicales y de la internacionalización de la tradición nacional, Clásicos de la provincia II inaugura un novedoso sistema de mercadeo y distribución de música. Vives se alió con el Grupo Éxito para vender su nuevo disco en los distintos almacenes y tiendas de supermercado de esta cadena. A un precio accesible -aproximadamente la mitad del valor de un CD en el mercado-, los Clásicos rompieron récords de venta el día de su lanzamiento, la semana pasada. Las más de 42.000 copias son equivalentes a un disco legal comprado cada segundo por espacio de doce horas. En tiempos donde los consumidores adquieren su música por Internet y los artistas centran sus ganancias en los conciertos y no en los discos, las ventas de Carlos Vives son tanto un récord como una muestra de confianza en el mercado legal.

Asimismo, es una evidencia tangible de que se puede luchar contra la piratería con estrategias creativas y de que la muerte del disco compacto puede ser prematura. El mundo de la música debe analizar con cuidado la alianza entre Vives y Éxito, para sacar de esta experiencia lecciones que intenten resolver los profundos desafíos que hoy enfrenta no sólo ese negocio, sino todos en los que la propiedad intelectual está de por medio.

Obviamente, muy pocos artistas cuentan con el reconocimiento y el poder de venta requeridos para reproducir el experimento de Clásicos de la provincia II. Sin embargo, tanto cantantes como empresarios de la música pueden explorar ahora alternativas de mercadeo y distribución de sus trabajos, donde los precios al público sean competitivos y la propiedad intelectual se respete. Lo más importante es que estos ejercicios desvirtúan lo que para muchos se había convertido en dogma de fe: que había que rendirse a un mundo donde los productos creativos serían gratis.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.