Rafael Pardo tendrá que escoger entre Germán Vargas y Gustavo Petro

Rafael Pardo tendrá que escoger entre Germán Vargas y Gustavo Petro

El candidato del liberalismo busca aliados antireelección, tendrá que escoger entre Germán Vargas y Gustavo Petro.

30 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

En principio, el libreto estratégico que diseñó César Gaviria para el Partido Liberal se está cumpliendo al pie de la letra. La consulta interna eligió un candidato indiscutible -Rafael Pardo, su ex ministro de Defensa en el gobierno del 'revolcón'- y el paso que sigue es sumar otras fuerzas para fortalecer una opción antirreeleccionista. Pardo ya se reunió con el jefe de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras, y dejó la sensación inequívoca de que adoptarán alguna fórmula de unidad. Al liberalismo, de capa caída durante largos años de predominio del uribismo, se le abre una ventana que había estado cerrada durante mucho tiempo.

Al plan de Gaviria, sin embargo, le han salido muchas sorpresas e inconvenientes. La baja votación en la consulta del domingo, apenas por encima del millón de votos y la enorme distancia de las expectativas creadas de dos millones de votos, desató un debate interno. Entre los precandidatos derrotados hay críticas por el papel de Gaviria en la dirección de la consulta: por no haber sido neutral y por no haber hecho una campaña más intensa para motivar una mayor participación.

Las voces de inconformidad no solo fueron de algunos precandidatos, también de congresistas como Yolanda Pinto y Piedad Córdoba, y del ex presidente Ernesto Samper, quien aseguró que con la votación liberal le fue mal a la democracia: "El resultado fue desastroso y quedamos como si para la gente no hubiera otra opción que el presidente Uribe", dijo. Y para corroborar las profundas diferencias entre las vertientes de los ex presidentes Gaviria y Samper, con las cuales Pardo tendrá que lidiar, el senador Juan Manuel Galán respondió que "como Samper está por fuera del Partido Liberal, tiene una mirada negativa y en contra de ese millón y medio de colombianos que se expresaron y que siguen creyendo en los principios liberales". Todas estas expresiones anticipan un duro debate en el congreso del Partido en diciembre sobre la continuidad o reemplazo de Gaviria como jefe único.

El futuro

La consulta definió una dura disputa por la candidatura a favor de Pardo, pero dejó a la deriva otras decisiones pendientes sobre la dirección de la colectividad. Para el candidato, lo ideal sería contar con un jefe que se encargue de la mecánica del Partido y le evite el desgaste de decisiones difíciles como la elaboración de las listas de candidatos para las elecciones parlamentarias. Un director que aglutine y amarre lo que queda de la maquinaria roja y le deje al candidato el espacio para moverse en la campaña proselitista. César Gaviria, que se ha ganado el apoyo de la mayor parte de la clase política liberal, tiene para Pardo Rueda la ventaja de una larga cercanía personal y política.

Pero el ex presidente también tiene fuertes resistencias. Los precandidatos derrotados buscarán un relevo. "Pardo ganó la candidatura pero no el manejo del Partido", le dijo a CAMBIO uno de ellos, lo cual significa que aspira a tener una voz en las decisiones sobre el rumbo programático, ideológico y estratégico de la colectividad. Sectores como el que lidera la senadora Córdoba buscarán un cambio que signifique al menos una fórmula colectiva que abra espacio para defender sus opiniones. En otras oportunidades, los liberales han optado por direcciones plurales o por una dirección alterna colegiada. Es probable que la dupla Pardo-Gaviria no simpatice con esa receta, pero no es seguro que sin ella puedan consolidar la unidad.

Los temas pendientes de definición son dos, relacionados entre sí. De una parte, la orientación: hacia la izquierda o al centro. De otra, con quién hacer las alianzas para construir una candidatura competitiva frente al uribismo. Pardo y Gaviria se localizan en el centro, pero Samper, Córdoba y la mayoría de los precandidatos derrotados prefieren una izquierda claramente enmarcada dentro de la socialdemocracia. En forma consecuente, el Director y el Candidato se inclinan por un acercamiento con Cambio Radical, mientras que Samper y compañía preferirían un acuerdo con el Polo de Gustavo Petro. Sin embargo, primero tendrán que establecer las reglas del juego. "El Partido tiene que concentrarse en definir sus reglas de juego con miras a un posible acuerdo con otras fuerzas políticas que no están a favor de la reelección -dice el senador Galán-. Ese diálogo lo va a liderar Rafael Pardo como candidato único".

El Partido Liberal tiene claro que si Uribe compite en las elecciones de 2010, sería un candidato muy difícil de derrotar y que, incluso, podría ganar en la primera vuelta. Si algo demostró la consulta del domingo pasado, que el Partido Liberal intentó en vano convertir en un plebiscito contra la reelección, es que el Presidente es muy fuerte y que el argumento de que la perpetuación en el poder atenta contra la democracia solo pega entre pequeñas élites urbanas.

Por lo pronto, Rafael Pardo ya recibió el apoyo de los demás precandidatos en la reunión que sostuvieron a instancias del ex presidente Gaviria después de la consulta del domingo, y comenzó a definir las pautas de la posible consulta interpartidista con Vargas Lleras. Pardo no perdió tiempo y asumió de inmediato la tarea de hacer contactos, calmar a quienes fueron sus rivales y plantear una agenda hacia adelante. Pero el arranque fue duro porque las heridas de la campaña aún están abiertas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.