Noemí y Andres Felipe son, oficialmente, precandidatos azules

Noemí y Andres Felipe son, oficialmente, precandidatos azules

Dos visiones completamente opuestas de lo que debe ser el futuro político del Partido Conservador se disputan la candidatura presidencial de la colectividad: Noemí Sanín y Andrés Felipe Arias.

24 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

Y es que mientras que Arias le envió un mensaje al presidente Álvaro Uribe en torno a que el conservatismo "jamás" lo va a enfrentar, Noemí reiteró su voluntad de ser "la presidenta de Colombia de 2010 a 2014", sin descartar que eventualmente tenga que medirse con el mandatario en las urnas.

El duelo, que se definirá en las elecciones del 14 de marzo de 2010, y en el que también serán protagonistas los precandidatos Marta Lucía Ramírez, José Galat, Fernando Araújo y Álvaro Leyva, estará condicionado por la suerte que corra el referendo que busca permitir una segunda reelección del presidente Uribe.

La primera alusión al tema de la reelección vino por cuenta de Arias, quien se inscribió nuevamente como precandidato. El ex ministro de Agricultura había renunciado la semana pasada como parte del acuerdo al que llegó con los demás precandidatos de la colectividad y el jefe del conservatismo, Efraín Cepeda, para realizar la consulta en 2010 y no el próximo domingo, como estaba programado originalmente.

Tras reiterarle Uribe que el conservatismo "nunca lo va a enfrentar" y que impulsará el referendo reeleccionista, Arias le dijo a Uribe, a través de las cámaras, que si una segunda reelección no es posible, "puede tener la tranquilidad de que aquí estoy yo para ser el Presidente de los colombianos".

El acto de inscripción de Arias fue corto. Tras unas breves palabras de Cepeda, quien exaltó a Arias como "un hombre que ha venido trabajando muy fuertemente por el agro colombiano, por la seguridad democrática, por los programas sociales, y por supuesto, haciendo Partido Conservador en cada una de sus actuaciones", la ceremonia terminó.

Mientras tanto, el primer piso de la sede conservadora se llenaba de pantallas LCD, parlantes, luces, mesas y sillas, durante el montaje que se preparaba para acoger a los cerca de 300 invitados que hora y media después recibieron a Noemí Sanín de regreso al conservatismo.

La ex embajadora ingresó a la casa conservadora en medio de aplausos y abrazos de los asistentes. "El Partido se llena de orgullo porque recibe a una gran colombiana y a una gran mujer", le dijo Cepeda a Noemí momentos antes de darle la palabra.

Visiblemente emocionada, rodeada en la tarima por más de una veintena de personas, levantando sus brazos y haciendo con sus dedos la 'V' de la victoria, uno de sus sellos de campaña, Noemí se refirió a su regreso al conservatismo como un tema objeto de "profunda reflexión", y fruto de "la convicción de que para tener una democracia moderna es necesario tener partidos fuertes".

La intervención de Noemí estuvo marcada por un llamado al conservatismo a no ser objeto de "una muerte anunciada" al dejarse "reducir" a "ser un partido de funcionarios y no de líderes y gobernantes". Sin embargo, no guardó elogios para el presidente Uribe, de quien dijo "merece la gratitud y la admiración, como la tiene, de todos los colombianos".

"Nosotros defenderemos la política de seguridad democrática como política de Estado y avanzaremos con total decisión para que con la misma fuerza y firmeza que se ha defendido la seguridad democrática, tengamos una política social que permita que todos los colombianos puedan progresar y tengan acceso a las oportunidades", aseguró.

Noemí, quien aseguró que el presidente Uribe "conoce perfectamente" su decisión de ser candidata presidencial, prefirió no hablar de un mensaje contra la reelección, y se refirió más bien a "un llamado a tener el poder, a tener un candidato de Partido".

Preguntada sobre si su aspiración estaría supeditada a la suerte del referendo, Noemí prefirió decir que la misma "está supeditada a que los colombianos me den su confianza, voten por mí, y con entusiasmo continuemos levantando tanto las banderas de la seguridad democrática".

Pasados los discursos y las firmas que la acreditan como conservadora y precandidata presidencial, Noemí fue recibida en la presidencia del Partido. Allí se reunió con amigos y simpatizantes. Mientras tanto, en el primer piso de la sede conservadora, un conjunto vallenato amenizaba la reunión. Antes de retirarse, e interrogada sobre si anticipaba la suerte del referendo reeleccionista, dijo: "Anticipo que voy a ganar".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.