Gadafi instaló tienda beduina para alojarse en Nueva York; autoridades le dijeron 'no'

Gadafi instaló tienda beduina para alojarse en Nueva York; autoridades le dijeron 'no'

Para hacerlo, el presidente libio escogió una propiedad de la firma Trump, en Bedford.

23 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

El ayuntamiento de este exclusivo municipio de las afueras de la ciudad de Nueva York ha enviado inspectores al terreno para comprobar si los responsables de la propiedad han violado alguna normativa local al permitir la instalación de la tradicional "jaima" libia. 

"Vamos a inspeccionar el lugar y, si se incumple el código (municipal), acudiremos a los tribunales", dijeron fuentes del municipio, ubicado unos 60 kilómetros al norte de la "Gran Manzana". 

Esas mismas fuentes señalaron que las autoridades locales podrían emitir una orden de paralización de la instalación de la "jaima" y solicitar a un juez que asegure su cumplimiento.

La presencia de Muammar Gadafi en Estados Unidos, donde prevé permanecer hasta mañana o el viernes, ha sido objeto de controversia desde que se anunció que asistiría hoy a la apertura del 64 período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, que preside el ex ministro libio de Exteriores Ali Treki.

El mandatario intervino ante el pleno del órgano legislativo de Naciones Unidas y el jueves tiene previsto asistir a una reunión de alto nivel del Consejo de Seguridad sobre desarme nuclear encabezada por el presidente estadounidense, Barack Omaba. 

Los requisitos que Gadafi y su séquito planteaban para alojarse han molestado a las autoridades estadounidenses, ya que se trata de un jefe de Estado que asiste a una reunión de Naciones Unidas. Trípoli quiso en principio plantar en el famoso Central Park de Nueva York la tienda que suele acompañar a Gadafi en sus desplazamientos al exterior. 

Tras recibir una respuesta negativa de las autoridades neoyorquinas, el Gobierno libio trasladó su atención a una propiedad que posee en una localidad del vecino estado de Nueva Jersey. 

Pero de nuevo la oposición de las autoridades locales impidió los planes de la diplomacia libia, que se vio obligada a buscar un hotel para Gadafi y su séquito. 

No obstante, parece que finalmente, tras su llegada el martes a Nueva York, el líder libio se alojó en la residencia de su embajador ante la ONU, situada cerca del complejo del organismo mundial en Manhattan. 

La Misión de Libia ante Naciones Unidas declinó dar detalles sobre los pormenores de la visita del mandatario, que nunca antes había pisado el suelo de Estados Unidos, país que durante años lo consideró un "promotor del terrorismo". 

Los libios tampoco han explicado cuál sería la función de la "jaima" que pretenden plantar en Bedford. La comparecencia de Gadafi en la ONU se produce semanas después del excarcelamiento del terrorista libio Abdelbaset Ali Mohamed al Megrahi, condenado por el atentado contra un avión de Pan Am, que explotó en el aire sobre la localidad escocesa de Lockerbie en diciembre de 1988 con un saldo de 270 muertos, la mayoría estadounidenses. 

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, instó a principios de septiembre a Gadafi a cuidar su comportamiento durante su visita a Nueva York, si no quería exacerbar el rechazo causado en este país por la recepción triunfal que dispensó a Megrahi. 

EFE 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.