Tránsfugas quemados

Tránsfugas quemados

Eliminar el voto preferente es muy difícil, porque la mayoría de los congresistas no van a querer aprobar una reforma que vaya en contra de sus intereses particulares.

21 de septiembre 2009 , 12:00 a. m.

'Fueron por lana y salieron trasquilados'. Eso es lo que parece que les va a suceder a los congresistas tránsfugas de la coalición uribista, que para asegurar su propia reelección aprobaron una vergonzosa reforma política que les permitía poder ser 'voltiarepas' y trastearse de partido político sin ningún castigo. Pero se equivocaron en la redacción de la norma (dicen que el ministro de 'in-justicia' pidió la asesoría gramatical de Luis Guillermo Giraldo para tener la misma claridad de la pregunta del referendo reeleccionista), y se metieron un espectacular autogol, pues se prohibieron ellos mismos volver a ser candidatos para las próximas elecciones parlamentarias.

La increíble pifia la reveló el ex ministro Néstor Humberto Martínez en una discusión en el programa Hora 20 de Caracol. Allí el campeón de los tránsfugas, el congresista Roy Barreras, comentaba los buenos resultados que habían obtenido con la reforma, ya que junto con él se habían volteado al Partido de la U otros 20 congresistas, incluyendo a los que no les pagaron los millones de pesos que pedían para no hacerlo. A los hermanos godos también les fue bien, porque recibieron 10 honorables 'voltiarepas', mientras que Cambio Radical pagó caro la osadía de oponerse al plebiscito uribista y perdió 11 congresistas. El Partido Liberal sólo perdió 1 representante y recibió 3.

Pero Martínez les dañó la fiesta, cuando les leyó este parágrafo del Artículo 107 de la Constitución: "quien siendo miembro de una corporación pública decida presentarse a la siguiente elección, por un partido distinto, deberá renunciar a la curul al menos doce (12) meses antes del primer día de inscripciones". Es decir, que los congresistas tránsfugas, que de manera oportunista quisieron arrimarse a la sombra de la popularidad del Presidente para hacerse reelegir, quedaron inhabilitados para presentarse como candidatos en las elecciones de marzo del año entrante. Lo que resulta casi inverosímil es que esta prohibición no existía en la Constitución, sino que fue introducida en la misma reforma política que autorizó las volteadas.

Por supuesto, Barreras trató de defender la posibilidad de los tránsfugas de ser reelegidos al Congreso, y como buen médico diagnosticó que el intento de aplicarles a ellos este parágrafo era una interpretación 'delirante y paranóica', y que no tenía ningún fundamento. Sin embargo, el abogado Martínez respondió que las inhabilidades son de rango constitucional y se mantienen si no se exceptúan de manera clara y específica en la misma Constitución.

El debate quedó planteado, pero me parece que es más probable que sean ciertos los argumentos jurídicos que los médicos.
El problema de fondo que da origen a los 'voltiarepas' y permite que los partidos sean una colcha de retazos sin identidad ideológica ni programática, es un vicio funesto del esquema electoral en Colombia que se llama el voto preferente. Con esa figura cada político se sabe dueño del caudal de votos de su feudo y puede trastearse con ellos al partido y a la lista que le ofrezca mejores posibilidades de ser elegido, sin ninguna consideración de lealtades, ni ideas ni programas.

Eliminar el voto preferente es muy difícil, porque la mayoría de los congresistas no van a querer aprobar una reforma que vaya en contra de sus intereses particulares. Para hacerlo se requiere un presidente con una gran popularidad que pueda imponerse sobre el Congreso, como lo hubiera podido hacer Uribe, pero él prefirió usar su enorme capital político para consolidar su caudillismo y hacerse reelegir en lugar de fortalecer los partidos y las instituciones.

* * * * *
Ante el gravísimo escándalo de las 'chuzadas' del DAS, que ha merecido la crítica inclusive de Estados Unidos y la Organización de las Naciones Unidas, el Presidente decide vender el sofá y liquidar la institución, lo que no garantiza que ahora éstas no se hagan en las entidades que reemplacen las funciones del DAS.

macabrera99@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.