Tres goles del brasileño Grafite le dieron el triunfo al Wolfsburgo sobre el CSKA

Tres goles del brasileño Grafite le dieron el triunfo al Wolfsburgo sobre el CSKA

El campeón alemán amargó el debut europeo del técnico español Juande Ramos con el conjunto ruso.

15 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

El partido empezó con dos equipos que parecían tomar excesivas precauciones y cuya principal preocupación parecía ser no correr demasiados riesgos, con lo que las acciones ofensivas eran poco frecuentes. 

Tanto el Wolfsburgo como el CSKA se mostraban disciplinados tácticamente y de uno y otro lado se logró achicar el campo de manera que el partido llegó a jugarse por momentos en una franja de unos 25 metros en el centro del campo. 

Wolfsburgo hacía un poco más por el ataque y tuvo una ocasión clara en los pies de Christian Gentner en el minuto 6 pero, en último término, era claro que se estaba ante uno de esos partidos en los que los dos equipos están al acecho esperando un error del contrario. 

El CSKA fue el que cometió el error cuando una mala entrega del defensa Vasili Beretzusky generó una pérdida de balón en el centro del campo de que el Wolfburgo sacó provecho. Josué recuperó la pelota y se la dejó al bosnio Misimovic que le metió un pase en profundidad a Grafite que le ganó la espalda a la defensa contraria y al entrar al área batió sin problemas a  Igor Akinfeev, en el minuto 36. 

Con el gol, el Wolfsburgo pareció ganar confianza y la parte final del segundo tiempo empezó a atacar más y, en una jugada curiosa, se vio favorecido por un penalti claro cuando Semberas derribó innecesariamente a Grafite dentro del área. El propio brasileño cobró la pena máxima e hizo el segundo con el que el Wolfsburgo se pudo ir con cierta tranquilidad al descanso. 

En la segunda parte, el CSKA se prodigó más ofensivamente desde el comienzo y, pasada la hora de juego, Wolfsburgo bajó inexplicablemente el ritmo y la concentración y empezó a darle ventajas al contrario. 

Los rusos, que habían mostrado poco ofensivamente, empezaron a llegar poco a poco. En el 68, Krasic soltó un buen centro desde la derecha que no encontró destinatario. En el 72, un cabezazo de Dzagoev pasó cerca de la portería de Diego Benaglio. Y en el 77 el mismo Dzagoev logró el descuento. 

En ese momento empezaron los mejores 15 minutos del partido. El CSKA empezó a mostrar, por primera vez a lo largo del compromiso, que podía poner en dificultades al Wolfsburgo y el campeón alemán entendió que la seguridad del triunfo sólo la podía traer el tercer gol y no una disposición defensiva. 

Al final, apareció otra vez Grafite para sentenciar en  una jugada de área, típica de un goleador, con un giro en el momento preciso y un remate por el único callejón que le dejaba abierta la defensa rusa. El tercero de Grafite fue la sentencia aunque en los minutos finales hubo todavía algunas ocasiones de parte y parte.

Con Efe 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.