Atentado contra avión de Avianca podría considerarse como crimen de lesa humanidad

Atentado contra avión de Avianca podría considerarse como crimen de lesa humanidad

La Fiscalía aplicará esta tesis para evitar su prescripción, al cumplirse 20 años.

14 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

Se trata del avión que el 27 de noviembre de 1989 fue derribado por la mafia.

En el atentado muieron 106 personas que viajaban en la aeronave y uno de los sicarios del cartel de Medellín.

Entre las víctimas estaban dos ciudadanos de E.U.: Carlos Andrés Escabí y Astrid del Pilar Gómez.

El vuelo debía cubrir la ruta Bogotá-Cali, y minutos después de despegar en el aeropuerto Eldorado explotó en una zona montañosa en Soacha (Cundinamarca), al sur de Bogotá.

El caso

En la última semana, un par de investigadores estadounidenses ha preguntado por el estado, en Colombia, del proceso que se abrió a raíz del atentado al avión de Avianca, el 27 de noviembre de 1989.

La indagación parecía inocua, más aún si se tiene en cuenta que en 76 días prescribe el proceso en Colombia. Pero los investigadores hallaron testimonios coincidentes sobre el supuesto desvío de la investigación para esconder a tres presuntos financiadores del ataque, hoy vivos y con etiqueta de empresarios.

Parte de la historia está en Nueva York y el resto quedó consignada en un documento secreto que va rumbo a E.U., firmado hace cuatro días por Jhon Jairo Velásquez, 'Popeye', sicario del narcotraficante Pablo Escobar.

"En E.U. la caída de un avión no prescribe y menos cuando hay dos ciudadanos nuestros entre las víctimas. Por ahora, nos llama la atención las coincidencias entre los testimonios", asegura uno de los investigadores.

EL TIEMPO tuvo acceso al escrito de 'Popeye' y a lo largo de 46 páginas asegura que un hombre identificado como Eugenio León García Jaramillo, 'el Taxista', es uno de los financiadores del atentado y que incluso prestó una bodegas para armar la bomba.

García es un adinerado empresario paisa, con propiedades en México, que hizo parte de los doce narcos que negociaron su libertad con la Fiscalía de Gustavo de Greiff (en 1993) a cambio de dar información sobre Pablo Escobar.

En su momento, le reveló a la justicia dónde estuvo secuestrado el senador Federico Estrada; luego obtuvo un salvoconducto por colaboración y no se volvió a saber de él.

Pero información y publicaciones mexicanas señalan a García como la conexión entre los carteles de Tijuana y El Golfo, y un gran capo de Valle. 'Arete', el eslabón 'Popeye' dice que este hombre aparecía inicialmente en el expediente del avión.

Pero que su nombre fue excluido tras el pago de un soborno de mil millones de pesos. Según 'Popeye', quien lo mencionó y luego 'borró' fue Carlos Mario Alzate, alias 'Arete', familiar y sicario de Escobar: "García ordenó matar a familiares del 'Arete' (en 1995) por el señalamiento. Pero luego arreglaron".

De 'Arete' se sabe que, tras quedar libre, viajó a España con otra identidad.

Y aunque García no tiene deudas con la justicia colombiana, en E.U. verifican si es el mismo que se sometió a la justicia gringa: "Si es él, no ha mencionado su participación en el caso", dice un investigador.

El caso Freydell y Ochoa El ex narco Jorge Luis Ochoa y el empresario colombiano John Freydell, conocido como 'Martín', también aparecen en las nuevas versiones como supuestos aportantes de la narcocolecta para ejecutar este y otros atentados.

Freydell ya fue mencionado en E.U. (en el 2003) en el juicio contra Fabio Ochoa. Un testigo, Santiago Uribe, lo involucró con el tráfico de narcóticos.

EL TIEMPO intentó contactar a Freydell pero al cierre de esta edición no se había obtenido respuesta. Ochoa, por su parte, insistió este jueves en que 'Popeye' intenta extorsionarlo amenazando con involucrarlo en varios casos: "Ya lo denuncié, soy mi propio abogado", dijo. Por ahora, los investigadores evalúan y cruzan testimonios, e intentan ubicar a los señalados para aclarar si hubo o no desviación de la investigación y si es cierto que algunos de los responsables del atentado siguen libres. Es más, no se descarta que le pidan al ex fiscal De Greiff y al ex capo Gilberto Rodríguez (preso en E.U.) que digan lo que saben sobre este oscuro caso que enlutó a más de un centenar de familias de inocentes. Mientras tanto, Dandenys Muñoz, alias 'la Quica' -uno de los más sanguinarios sicarios de Escobar-, está pagando cadena perpetua por este atentado. Pero en ninguno de los nuevos testimonios aparece su nombre. u.investigativa@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.