Una prueba crucial para la banca de EE.UU.

Una prueba crucial para la banca de EE.UU.

El gobierno se dispone a cerrar un plan que garantiza la deuda de los bancos. ¿Pueden sobrevivir sin la ayuda estatal?

10 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

La Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC), la entidad que garantiza los depósitos en el sistema bancario de Estados Unidos y que se encarga de asumir el control temporal de las entidades que quiebran, se prepara para poner fin a un programa de asistencia lanzado el año pasado. La decisión podría convertirse en una prueba crucial de la capacidad de la banca estadounidense para sobrevivir sin la ayuda del gobierno.

Se cree que el programa de la FDIC, que garantiza la deuda emitida por los bancos, contribuyó a estabilizar el sistema financiero durante la tormenta del año pasado. La agencia informó que evaluaba la posibilidad de dejar que el programa expire el 31 de octubre o que se extienda por otros seis meses para fines de "emergencia". Estos casos deben ser aprobados por la presidenta de la FDIC, Sheila Bair, y los bancos que recurran al programa deben pagar una alta comisión.

"A medida que los mercados de crédito y liquidez domésticos parecen normalizarse y disminuye la cantidad de entidades que utilizan el Programa de Garantía de Deuda, ahora es un momento importante para dejar en claro nuestra intención de finalizar el programa", dijo Bair.

Las garantías de la deuda de los bancos es parte del Programa de Garantía de Liquidez Temporal que Bair acordó implementar a regañadientes ante la presión del entonces secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke. Muchos creen que el programa ha contribuido a resucitar a la industria ya que le ha permitido a los bancos, tras previo pago de una comisión, emitir deuda con el respaldo del gobierno, lo que protege a los inversionistas en caso de un colapso.

Los bancos no han dejado pasar la oportunidad. Hasta el 4 de septiembre, la deuda respaldada por la FDIC en circulación rondaba los US$304.140 millones. Para implementar el programa, la FDIC tuvo que aludir a "un riesgo sistémico" a la economía de EE.UU.

Los bancos tienen que emitir deuda para financiar sus operaciones. Cuando los mercados de crédito se congelaron el año pasado, el costo de emitir deuda se disparó ante las preocupaciones de que las entidades pudieran entrar en bancarrota. Muchos en el gobierno y la propia banca creen que el programa de la FDIC le permitió a los bancos acceder a financiamiento en un momento en el no había otras alternativas.

Ahora que se han aliviado las preocupaciones sobre la estabilidad del sistema bancario, muchas firmas financieras han conseguido emitir deuda a tasas relativamente convenientes sin una garantía del gobierno.

Las negociaciones al interior de la FDIC constituyen un prematuro ejemplo de cómo la industria bancaria y el gobierno central tratan de poner fin a estas relaciones interconectadas. La próxima semana, también expira una garantía del gobierno que protege a los inversionistas contra pérdidas de fondos de inversión en el mercado monetario. Sin embargo, los programas del gobierno serán más difíciles de descontinuarse en otras áreas, como el mercado inmobiliario.

Los mayores usuarios del programa de garantía de deuda han sido General Electric Co. y Citigroup Inc. La vocera de GE, Anne Eisele, dice que la empresa ha emitido US$18.000 millones en deuda sin garantía estatal y ya ha anunciado que dejará de usar el programa.

La FDIC ha propuesto dos alternativas para cancelar el programa.
Una es dejar que expire el 31 de octubre. Los bancos ya no podrían emitir más deuda con una garantía estatal después de esa fecha.

Una segunda opción es acabar con el programa para la mayoría de los bancos el 31 de octubre, pero usar la garantía en casos de emergencia hasta el 30 de abril. Algunos funcionarios del gobierno opinan que la FDIC podría inclinarse por la segunda alternativa porque le otorga más flexibilidad al gobierno en caso de que los mercados de crédito se vuelvan a paralizar.

La propuesta de la FDIC postula que cualquier empresa que participe en esta instancia de "emergencia" tendría que pagar una comisión anualizada equivalente a 300 puntos base, es decir 3%, del monto de deuda emitida, significativamente más que los 75 puntos base que cobraba originalmente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.