Seguridad y alternación

Seguridad y alternación

10 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

"Hace seis años solo nos tienen hablando de reelección", dijo recientemente el precandidato liberal Alfonso Gómez Méndez. Algo exagerado; pero no le falta razón. Me encuentro entre quienes, en los últimos meses del debate de opinión, dedicaron atención predominante al proyecto de referendo. Era lo indicado. Por la envergadura de la reforma y su profundo impacto en nuestra vida constitucional.

Aprobada la ley del referendo, sin embargo, y frente a la proximidad de las elecciones del 2010, estoy de acuerdo con el mensaje de Gómez Méndez: es necesario, por el momento, pasar la página del referendo. Hay que insistir en la urgencia de escuchar las voces de la alternación. Y hay que comenzar por escucharlas sobre el tema que mantiene entronizado al presidente Uribe en el poder: la seguridad.

La seguridad sigue siendo el principal problema. Muy lejos de ser resuelto, a pesar de los avances de la administración Uribe. Basta mirar las horrendas estadísticas de homicidio. Si bien el balance del primer semestre del 2009 respecto del año anterior arroja leves mejorías -como muestra un informe de la Fundación Seguridad y Democracia-, los altos números de homicidios están en cifras similares desde hace cinco años. En los últimos seis meses, sus niveles han aumentado notablemente en Antioquia, y también en Nariño, Córdoba, Sucre o Bolívar.

El Gobierno, con el Presidente a la cabeza, ha querido vender la idea de que la alternación sería una "hecatombe" para la seguridad de los colombianos -que solo la continuidad de sus políticas (y, ahora es bien claro, solo bajo su prolongado mandato) garantizaría la resolución del problema-. Esta es una idea falsa.
Ante todo, importa reconocer que Uribe logró establecer el tema de la seguridad en un lugar prioritario de la agenda nacional. Y allí está para quedarse.

Las voces de la alternación ofrecen un menú variado de políticas frente al problema. Ya se trate de las "veinte propuestas" de Rafael Pardo en el liberalismo, o de las "doce" de Carlos Gaviria en el Polo Democrático, o de los programas expuestos por Sergio Fajardo o Germán Vargas, todos se ocupan de la seguridad. Muchos reconocen aciertos de la "seguridad democrática" -hasta opositores como Gustavo Petro-, pero también con críticas a sus errores y vacíos. Que todos se ocupen de la seguridad no es suficiente, claro. Hay sustanciales diferencias en contenidos y prioridades.

"La seguridad garantiza los demás derechos", dice uno de los seis principios de la 'Política de seguridad y convivencia' con que Sergio Fajardo, simbólicamente, lanzó su programa de gobierno el mes pasado. La seguridad adquiere allí una definición que se pierde en el concepto difuso de "seguridad integral" de los precandidatos del Polo, y gana una prioridad explícita que está ausente en la enumeración de las "veinte propuestas" de Pardo. Pero a la política de seguridad de Fajardo parecerían faltarle desarrollos concretos -la versión de su puño y letra disponible en su portal electrónico es ingeniosa, mas la encuentro algo enredada y sin muchos dientes-. Contrástesele, por ejemplo, con las propuestas más específicas de reformas de la Policía que plantea Vargas Lleras.

No es mi interés aquí adscribir a unas u otras. Tan solo he querido llamar la atención sobre diversas propuestas de seguridad, planteadas por distintas voces de la alternación. Uribe sentó algunas bases para enfrentar los problemas de seguridad. Pero se necesitan nuevas perspectivas -una razón para la alternación-. Sin cambios, su continuidad prolongada en el poder representaría el estancamiento de sus logros significativos.

Que el debate público se congele o no en el tema del referendo no es responsabilidad exclusiva de quienes han promovido la reelección presidencial. Corresponde a los medios de comunicación y a los analistas de la política abrir más espacios para que se escuchen, y discutan, las voces de la alternación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.