Boenig 727 que voló para Avianca ahora es habitación de lujo en hotel de San José, Costa Rica

Boenig 727 que voló para Avianca ahora es habitación de lujo en hotel de San José, Costa Rica

Por 400 dólares, hasta cinco personas pueden alojarse en esta cómoda suite, que tiene dos dormitorios, dos baños, sala comedor y dos balcones, uno de ellos con vista al océano Pacífico.

02 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

Llegar al Hotel Costa Verde y pasar la noche en el fuselaje de un avión, pintado con los colores rojo y blanco de Avianca, es una opción turística que se ha puesto de moda recientemente en Costa Rica.

La idea les surgió a los dueños del Hotel Costa Verde, ubicado tres horas al sur de San José, hace nueve años, cuando leyeron un artículo en la revista estadounidense 'Forbes'.

En él se detallaba el proyecto de un hombre que soñaba con construir casas a prueba de huracanes.

Se trataba de montar un Boeing 727 sobre un eje con un engranaje especial, que hiciera que la aeronave se bamboleara como un velero, pero que no fuera destruida por vientos de hasta 200 kilómetros por hora.

Ese mismo año los dueños de Costa Verde se toparon en el aeropuerto internacional Juan Santamaría con un avión carguero, que en la década de los años 80 había pertenecido a la CIA. Lo compraron por 3.000 dólares y lo acondicionaron como restaurante.

Hasta lo incendiaban

Por esa misma época los empresarios vieron el avión rojo de Avianca, un Boeing 727-100 construido en 1965, que había volado para la compañía Southafrican Airways y que en 1990 había llegado a San José como carguero.

Sin embargo, el aparato había aterrizado en Costa Rica con las alas oxidadas, así que fue desguazado y abandonado en ese mismo aeropuerto.

Incluso, los bomberos lo incendiaban por dentro y se servían de él para hacer simulacros de un accidente aéreo con el fin de entrenarse en apagar el fuego.

Luego de algunos años, los empresarios del hotel por fin encontraron al propietario del avión, quien se lo regaló a finales del 2005. Les tomó tres semanas, pero finalmente desarmaron el fuselaje en seis partes, además de las alas y el resto de la nave.

"Tuvimos que sacar los remaches de todos los pedazos y lo cargamos todo en cinco camiones de 18 ruedas, de los que se usan para transportar troncos de árboles recién cortados", asegura una fuente del Hotel Costa Verde.

Hace ocho meses se inauguró la habitación, que en la página de Internet del hotel (en inglés) se ofrece como executive suite 727. Está elevada sobre tres pilares junto a una ladera, y desde allí se observan las playas del parque nacional Manuel Antonio, a las que se llega a pie en ocho minutos. Una vista magnífica, desde las ventanas de un avión. El avión también voló para Southafrican Airways.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.