¿Podemos decir que usted es el primer gran paparazzi que tuvo Colombia?

¿Podemos decir que usted es el primer gran paparazzi que tuvo Colombia?

El maestro de la fotografía Hernán Díaz, con María Isabel Rueda.

30 de agosto 2009 , 12:00 a.m.

¿Qué lee, maestro?

Leo mi marca de fábrica. "Fabricamos arcoíris, planetarios y carruseles. Cajas de música y maquinitas de monedas. Horóscopos, ruletas y bolas de cristal. Arcadas de peniques y varitas mágicas. Equipos para predecir la buena suerte, y equipos del silencio. Cajas de la fortuna y las mejores fotografías para las familias desde 1959".

Pero sobre todo los mejores retratos. Usted ha trabajado en distintos campos del arte, como la pintura y el cine, e incluso en la crónica periodística. Pero en esencia usted es un retratista.

Pues la verdadera razón de mi oficio es la persona privada. Cuando una persona viene y me dice: quiero que me tome unas fotos con mi marido y mis hijos, sé que esas fotos van a estar en algún lugar dentro de 200 años. Pero a mí no me gustan las mujeres. No me gustan los hombres. No me gustan los bebés. Yo amo es al ser humano. No me importa de qué color, tamaño o religión. Amo al ser humano y amo a mi perro. Eso me describe.

Espero que no se ofenda si digo que usted fue el primer gran paparazzi que tuvo Colombia.

Puede decirlo. La diferencia es que "paparazzi" fue una palabra que se inventó Fellini en la Dolce Vita, en la época en la que las celebridades salían por la vía Venetto a que las fotografiaran. Pero al paparazzi le interesa añadirle sal y pimienta a la foto. Le interesa que la persona esté en una situación comprometida. A mi no me interesa dejar a nadie horroroso en una foto. Y me conmueve cuando una persona llega a mí como si fuera su confesor y me pide que lo retrate.

Usted tiene fama, además de ser el excelente fotógrafo que logra captar el alma a las personas, de ser una persona muy necia.

Sí, es cierto. Y en el campo de ser necio yo no resisto ningún atentado contra la razón del buen gusto.

Hablemos de su trabajo. ¿Cuáles han sido las fotografías más difíciles que ha tomado?

Pues las más difíciles han sido las de noticias, cuando uno no tiene el poder de poner al personaje a posar, que fue como yo empecé a trabajar en Colombia para la revista Life en los años sesenta. Yo era un hombre de viáticos, de 125 dólares diarios y tenía que moverme en México, Venezuela, Ecuador, Colombia y Argentina. Me encargó la revista un reportaje sobre cuatro hermanos toreros que estaban muy de moda, de apellido Girón. Pues me pareció muy periodístico centrar el reportaje en la mamá, a quien yo me imaginaba rezándole a la Virgen de la Macarena pues en cualquier temporada podían matarle a uno o a todos los hijos. Cuando finalmente localicé a doña Soraya en Caracas descubrí que cuando veía torear a alguno de sus hijos le gritaba: ¡Arrímese, marica! Ella era la que los había llevado a escoger ese oficio en el que lidiaban con la muerte, y no había ni virgen de la Macarena ni bendiciones para ellos.

¿Se ha encontrado con gente a la que definitivamente no puede captar con la cámara?

Sí. Hay gente que no nació para ser fotografiada. Es gente "dermatológica". Usted levanta la piel y debajo hay más piel, y más piel, y ninguna emoción presente. Le menciono dos ejemplos: el presidente Julio César Turbay. De su imagen física no se sacaba nada. Y el fiscal Alfonso Valdivieso. Aquí me lo trajeron cuando quiso ser Presidente de Colombia y le tomé por lo menos tres mil fotos. No sirvió ninguna. Cada cuanto yo miro mi archivo. En el momento en que me pregunto: ¿Y este quién es? rompo la fotografía. No hay carisma.

Ah! ¿Y como cuáles ha roto?

La de Elkin Patarroyo. Es que no me gusta que me engañen. También rompí recientemente una de Belisario Betancur.

Pero este es un magnífico retrato de Belisario Betancur... (ver foto)

Ah. Porque esta se la tomé mucho antes de que fuera Presidente. Era la época en la que nos prestábamos plata. Tenía un almacén de discos Long play en la 22 en un zaguán con Bernardo Ramirez, y me fiaban. Me cayó en gracia que a él le gustara tomar aguardiente y cantar tangos. Su mujer sabía hacer unos deliciosos fríjoles con arepa.

SI no me dice que el de esta fotografía es Virgilio Barco, no lo reconozco. (ver foto)

A Virgilio lo quise mucho. Un personaje también muy difícil de fotografiar, pero curiosamente esta es una de las mejores fotos de mi colección. Lo conocí porque le caminaba a mi hermana, pero a ella no le gustaba porque le parecía muy cachetón. Era de pocas palabras pero de una inteligencia verraca. Me había puesto un telegrama en el que me decía: Me acaban de nombrar Ministro de Obras. Voy a hacer un ferrocarril en Colombia más largo que cualquiera en Inglaterra. Véngase a trabajar conmigo. Me hizo venir de E.U. y por eso estoy aquí.

Para poner un estándar de belleza y elegancia femenina, ¿quién fue su Jacqueline Kennedy? ¿Gloria Zea? Tiene muy buenas fotografías suyas. (ver foto)

Hice la imagen de Gloria Zea, la supe captar cuando era una mujer muy linda. En esa época éramos pobres, estaba casada con Botero en sus inicios como pintor y tomábamos onces con agua de panela. La he querido toda la vida. Pero mi Jacqueline fue Leonor Reyes. No fue solo una reina de belleza sino la muchacha más linda de Colombia en el siglo XX. No quiso volver a dejarse ver de una cámara jamás.

Estas fotografías de las hermanas Dávila, Beatrice, esposa de Julio Mario Santodomingo y Josefina su cuñada, esposa de Carlos Pérez Norzagaray son muy bellas.... ¿Cuál de las dos es más bonita para su gusto? (ver foto)

Josefina. Pero ambas son el prototipo de la mujer con clase.

¿Y esta foto de García Marquez? Estaba muy joven. Tuvo que ser tomada mucho antes de ser famoso. (ver foto)

Es la época en la que trabajaba para Prensa Latina. Toda la foto es una chiripa. La máquina, el cigarrillo, no posó para nada.

En esta otra Alfonso López Michelsen todavía no era Presidente. (ver foto)

La revista Time me comisionó para tomar esta foto. Era un joven rebelde que acababa de fundar el MRL. Eso hizo noticia y les causó curiosidad.

Aquí aparece Esmeralda Arboleda, la primera mujer ministra del país. (ver foto)

¿Y por qué la quiero yo tanto? Porque una vez un guache, algún anapista de la época, la insultó. Y ella le devolvió el insulto sencillamente poniéndose un guante blanco.

Hábleme de esta foto de Gonzalo Arango. Retratar a un poeta nadaista no debió ser nada fácil... (ver foto)

Era vecino mío. Corrían los años sesenta en los que todo el mundo quería cambiar algo. Este era un "paisita" ahí, que vivía fumando marihuana. Escribía tan lindo y decía cosas tan bonitas, que yo lo adopté. Hicimos con todos los vecinos de la época, con Grau, con Gretel Werner, con mi propio apartamento, caminos por los tejados y por ellos nos visitábamos.

Para la muestra, este retrato del maestro Ramírez Villamizar. (ver foto)

Entre todos los vecinos reuníamos 16 gatos, que se la pasaban de apartamento en apartamento.

Aquí está el famoso arquitecto, el "Chuli" Martínez... (ver foto)

El hombre mejor informado. Te hablaba con la mayor autoridad de arquitectura, de arte, de literatura. Divino amigo, de un gusto infinito, pero pésimo arquitecto.

¡Cómo va a decir eso, si incluso hoy sus casas son las más cotizadas!

Él no fue importante por su arquitectura sino por su alma. Sus casas son horrorosas.

Y esta extraña foto de Fernando Botero? (ver foto)

Como casi todas las que hemos comentado, se la tomé antes de que fuera famoso. Yo le arrimé la mesa para que pareciera hablando con la mujer del cuadro, que era del señor Buchholz. En esa época Fernando era el pintor. Ya no es. Ahora es un fabricante de ceniceros y souvenirs.

Camilo Torres se ve muy enigmático en esta imagen. (ver foto)

Era pariente lejano mío. La universidad de la época le daba cuerda a todo lo que fuera revolución. Y él tomó de cuartel general mi casa, porque ahí funcionaba mi estudio y vivía lleno de chinas bonitas y de gringas de los Cuerpos de Paz, y Camilo tenía unas manos muy rapiditas.

Cuéntele a la juventud de ahora quién fue Feliza Bursztyn. Su famosa escultura de la calle 100, que se llama 'Ghandi', fue acusada en su momento de ser un montón de chatarra vieja... (ver foto)

Era el molde de la mujer moderna en los años sesenta. Vivía en una herrería en el centro y usaba medias negras. Un día me fui dando cuenta de que la nariz era divina y de que el cuerpo era divino, hasta que descubrí que era mucho más bella por dentro que por fuera. Fue la primera mujer a la que le di un beso y yo el primer hombre al que ella casi le tumba los dientes de una bofetada.

Y aquí tenemos al famoso librero Buchholz, acompañado de su hijo. (ver foto)

Personaje importantísimo. Él enseñó todo un estilo de vida con unas cositas poquitas que dijo. Evoco en esta fotografía una cosa alemana muy linda, con las ventanas que tienen media cortina, los libros que están por todos lados, el olor a canela, el gusto por el dibujo, por la cerámica pequeña. Podía leerte el párrafo apropiado o mirarte a la cara y decirte cuáles eran tus inseguridades. A él corresponde una de las series de fotos más bellas que hice.

Entiendo que el maestro Obregón fue uno de sus grandes amigos... (ver foto)

Esta fue la mejor foto que le hice a Alejandro. Tenía 37 años. Nos insultamos toda la vida. Nos amamos toda la vida.

Aquí está la familia del general Rojas Pinilla.... (ver foto)

Esta fotografía me gusta mucho porque los muestra de pura verdad. Es una familia de ventajosos.

No lo dejo seguir para que no se meta en líos. ¿Y el ex presidente Pastrana? (ver foto)

Lo quise por elegante, por tranquilote, pero no dejó de ser un godo pendejo.

En esta foto Fanny Mickey se ve bellísima. (ver foto)

Estaba personificando a una prostituta para ilustrar un libro de poemas de Arturo Camacho.

Tanto se identificó con esta serie de fotografías que cambió de manera de vestir, la forma como se movía, y nos pasamos a vivir a un cafetín.

Cuénteme de esta foto de Carlos Lleras. (ver foto)

Su casa quedaba al frente de mi estudio. Había momentos en que lo abordaban tanto, que venía a esconderse y me pedía prestada la máquina de escribir, porque sabía que ahí no lo molestaba nadie. Nos hicimos muy amigos.

Esta divertida fotografía es uno de sus grandes clásicos. (ver foto)

Se las tomé a Julio Mario y a Hernando Santos el día del matrimonio del primero.

Aquí está la mamá del actual vicepresidente de Colombia, Francisco Santos. (ver foto)

Esta es Helena Calderón. Eran dos hermanos Santos, Hernando y Enrique, casados con dos hermanas Calderón. Por las Calderón es por lo que los Santos no son una parranda de lobos.

Y el ex canciller Augusto Ramírez Ocampo... (ver foto)

Esta foto está muy vigente. Desde ese entonces parecía ya aterrado con lo que dice Chávez.

Nadie puede negar que Noemí Sanin ha sido una mujer muy bella toda la vida.... (ver foto)

Una mujer dentro de ese cascarón puede hacer mucho. Puede llegar a ser la "papisa Juana". Es inteligente pero tiene un problema gravísimo: que se impresiona mucho con lo que ve. Políticamente hubiera podido ir muy lejos si no consultara tanto sus decisiones.

La foto del afiche para la campaña presidencial de Carlos Pizarro... (ver foto)

Pero no alcanzó a servir para nada porque lo mataron. Yo lo tuve escondido en mi casa cuando lo buscaba la Policía y le tomaba fotos.

Paremos aquí su galería de fotografía y respóndame esta pregunta: ¿cómo quiere que los colombianos recuerden a Hernán Díaz?

¿Soy tan importante como para que me recuerden?

Sí.

No quiero que me recuerden como en un bolero, pero sí como una persona que vivió muy contenta con su vida. No conocí tragedias, no conocí pobreza, no conocí escándalos. Y la otra cosa que agradezco tremendamente a la vida fue haber alcanzado a vivir en este siglo. Nunca la gente ha sido tan bella, la ropa ha sido tan linda, las cosas han sido tan francas. Todo, todo es para uno frotarse las manos. Tuvimos la suerte de vivir un espacio de la humanidad absolutamente glorioso.

¿Le tiene miedo a la muerte?

No. Puedo ver el momento de mi muerte, acompañado de un amigo. A lo que le tengo miedo es a ese momentico, al paso. Le tengo pánico. He estado evitando hablar de mi muerte en este reportaje por eso: porque tengo miedo de morir. Uno nace sin darse cuenta. Debería morirse sin darse cuenta. Y si me pregunta cuál ha sido el día más feliz de mi vida le respondo que este, hoy. Hay sol, voy a cobrar un cheque y después voy a desayunar con un amigo.

MARÍA ISABEL RUEDA
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.