Secciones
Síguenos en:
Un Británico de ensueño (Opinión)

Un Británico de ensueño (Opinión)

Un Abierto Británico, donde se vivieron momentos que serán imborrables para los millones de aficionados que tuvimos el privilegio de seguir las incidencias de este maravilloso torneo, terminó este domingo en el campo de Turnberry, con la victoria del estadounidense Stewart Cink en un desempate a cuatro hoyos con una leyenda viviente del golf: Tom Watson.

La vuelta final, que se presagiaba con cambios permanentes en la primera posición, resultó ser así de principio a fin; los jugadores que eran protagonistas se cedían la punta en la medida que iban transcurriendo los hoyos. Watson, el líder, abrió con bogey en el uno y el inglés Ross Fisher con birdie tomó la punta y repitió lo mismo en el 2, para tomar 2 de ventaja sobre Watson y el tasmanio Goggin.

El combate era fiero y hasta el 5 Fisher se mantuvo y fue allí donde se rompió todo para él, un 8 en ese difícil par 4 del hoyo 5 no solo lo sacó de la punta sino de aspirar al torneo.

Más adelante fue otro inglés el que hizo el relevo, Lee  Westwood y la parroquia volvía a vibrar con sus nacionales. Mientras tanto el hombre de 59 años, Tom Watson,  sacaba a relucir toda su experiencia y no cedía terreno y otro estadounidense, Stewart Cink, mostraba las garras que había dejado regadas en Turnberry el 'Tigre' que se había ido.

Cumplida la primera vuelta, el único que había desertado de la lucha por la Jarra era Fisher, pero lo reemplazaba otro inglés que, con solo 21 años, quería ser protagonista: Chris Wood.

En la segunda vuelta, todo fue emoción, nadie podía predecir nada, el campo continuaba severo y Eolo apenas se asomaba. Así las cosas, Watson, como un roble, se batía como un león, con jugadores que, cuando el había ganado en Turnberry, no habían nacido y otros con por lo menos 23 años menos que él.

Watson, mostrándose como los vinos añejos de cava buena, nos recreaba y a muchos nos hizo sentir jóvenes y a los nuevos los recogió maravillados por su hazaña. Después de tomar el liderato con su birdie del hoyo 17, el mundo del golf  era de Watson y solo esperábamos un par para que levantara por sexta vez la bella vinera. No fue así y sentimos una tristeza inmensa, pero nos quedaban las esperanzas en el desempate.

Del desempate mejor no hablar, simplemente decir que Stewart Cink fue un ciclón y jugó como todo un campeón, tenía que ser así, porque al frente tenía a una gloria del deporte del golf y a los genios hay que vencerlos pero dejando huella, así fue.

Enhorabuena Stewart, lo mereciste, tienes la Jarra y nadie quedó con dudas.

El colombiano, Camilo Villegas, bien, serio, responsable y poniéndolo todo, dejando en claro que, es figura, en Turnberry y en cualquier parte. Su puesto 13, respetable y valioso para su palmarés.     


GERMÁN CALLE
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.