Santa Liberata

Santa Liberata

14 de julio 2009 , 12:00 a.m.

El colegio de Santa Librada de Cali fue fundado por el general Francisco de Paula Santander, presidente por entonces de la Gran Colombia, en los predios de un antiguo convento agustiniano. Eligió ese nombre en homenaje a Santa Liberata, mártir portuguesa, cuya fecha se celebra el 20 de julio, la misma de nuestra independencia de la dominación española.

La leyenda de Santa Librada es tal vez la más bella del santoral de la cristiandad, tanto que se dice que es una santa inexistente. Y "no hay nada tan bello como lo que no existe", afirmó sin tapujos Paul Valéry.

Una de las versiones iniciales la hace la hija del gobernador romano de Galicia y Lusitania, Lucio Castelio Severo, hace mil novecientos años. Mientras este andaba poniendo orden en sus dominios, su embarazada esposa, Calsia, dio a luz a 9 niñas en un solo parto, algo nunca visto. ¿Qué podría pensar el gobernador cuando regresara? ¿Que habría sido embarazada por otros tantos hombres? ¿Que era una cosa de hechicerías? Para no correr el riesgo de ser repudiada o incluso ejecutada, encomendó a una fiel sierva que llevara a las criaturas a ahogar al río Miñor. Pero esta, que era una conversa cristiana, las repartió compasiva entre familias de la misma devoción, quienes las hicieron bautizar y bendecir del obispo San Ovidio. Así fueron creciendo entregadas a la fe en Jesucristo, a quienes se consagraron. Pero son descubiertas por el inocultable resplandor de sus virtudes, y conducidas a su padre, quien las invita a compartir todos los fastos paganos propios de su origen, a condición de que abjuren de Cristo. Se niegan. Las encarcela. Escapan y se dispersan por la península. Las nueve terminarán en el martirologio cristiano. Entre ellas, Liberata y Mariana serían crucificadas.

Hay otra versión aún más hermosa, que data del siglo VIII. Liberata sería una de las hijas nonellizas del rey pagano de Portugal, y en secreto había consagrado su virginidad y fidelidad a Jesucristo nuestro Señor. El rey lusitano había prometido su hija desde muy niña al rey moro de Sicilia, quien cuando calculó que la doncella estaba en edad de merecer, 12 años, acudió por ella. ¿Qué hacer? ¿Cómo tolerar ser penetrada por un infiel? ¿Cómo fallarle al esposo perfecto? Dejó de comer y beber. Se entregó a la oración pidiendo auxilio para que su castidad fuera respetada, incluso implorando el ser convertida en un ser que inspirara repulsión al varón que la contemplara. El rey moro acudió con toda su corte y un gran ejército. Se hicieron las fiestas de celebración antes de la boda, mientras se suponía que la doncella se preparaba en su torre donde hacía tiempo no entraba nadie. En vista de su demora, fueron por ella, con toda la ceremonia y boato. Al abrir la puerta a empellones, la encontraron de pie y desnuda, con una barba que le cubría los senos y el cuerpo entero cubierto de pelo. Y quién sabe qué habría debajo del pelo. Horrorizado, y sintiéndose objeto de burla, el moro declaró la guerra al portugués, quien, igualmente ofendido cuando su hija le confesó su fe en Jesucristo y que su transformación obedecía a un milagro de su divina gracia, para evitar la guerra y pagar la ofensa ordenó que su hija fuera crucificada a la vista de moros, de romanos y de cristianos.

Esta santa barbuda nunca fue canonizada oficialmente por falta de pruebas de su existencia y milagros, pero por todo Portugal y España hay muchas imágenes de ella que se veneran, con un hermoso vestido largo de fiesta sobre la cruz. Es la patrona de los matrimonios mal avenidos y los prófugos de la justicia.

En el claustro consagrado a una santa tan nadaísta fue matriculado el suscrito para adelantar su secundaria, pero resultó un mártir del pénsum y no logró el grado en el año 59 por andar tras los pasos paganos del profeta Gonzalo Arango. Escribió el poema Santa Librada College en 1960 y Santa Librada College Two en 1980. Años después recibiría el grado de bachiller honoris causa. El próximo sábado se celebrarán los 50 años de su promoción frustrada y milagrosamente recuperada.
Datos tomados de Wikipedia.
jmarioster@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.