El hijo desconocido de Pablo Escobar quiere crear su propio cartel, pero musical

El hijo desconocido de Pablo Escobar quiere crear su propio cartel, pero musical

Muy pocos saben que participó el año pasado en un capítulo de la serie 'El cartel', en un culebrón llamado 'El rostro de Analía' e irónicamente encarnó a un mafioso en dos películas gringas.

18 de mayo 2009 , 12:00 a.m.

No estamos hablando de un actor cualquiera, se trata del supuesto primogénito del extinto capo Pablo Escobar Gaviria y que hasta hace poco tiempo decidió utilizar el nombre con el que fue bautizado y el que su madre le cambió por cuestiones de seguridad cuando tenía apenas unos meses de nacido.

Se podría llegar a pensar que con esa cara de pocos amigos, Pablo Escobar Jr. jamás daría una entrevista y menos a un medio colombiano. Su pinta agresiva, su particular acento, que obliga a prestar mucha atención para entenderle, y su charla pausada intimidan un poco.

Mucho más el hecho de saber que es el hijo del fallecido narcotraficante, el más buscado del mundo en su tiempo. Pablo Escobar Jr, según dice, es el primogénito, con 35 años y fruto de una relación anterior. Sería mayor que los dos hijos que el capo tuvo con María Victoria Henao, Juan Pablo (32) y Manuela (24), quienes viven en Argentina y ahora tienen nuevas identidades.

Pablo nos contestó el teléfono en Nueva York y tras la charla introductoria habló sin parar. Sin tapujos reconoció que no se avergüenza de su padre, asegura, además, que nunca quiso ni necesitó la fortuna de él; que por sus propios medios ha salido adelante gracias a la crianza y los principios de su mamá, de quien no quiso revelar su nombre y quien escapó del sórdido mundo que envolvía al narco cuando él estaba apenas de brazos.

Pablo Escobar Jr. quiere crear su propio cartel, su propio imperio, tanto que ya lo llama el 'Escobar Empire'. Pero no es que esté siguiendo los pasos de su padre, él quiere armar un "cartel de la música", una de sus grandes pasiones. Afirma que por sus venas corre el gusto por la composición, el canto y la actuación, en la que está haciendo sus pinitos.

¿Dónde vive?
En Miami, pero también me la paso entre Nueva York y California por razones de negocios.

¿Una productora?
Se llama 'Escobar Productions' y es como un sello disquero. Vamos a sacar artistas de diferentes géneros musicales y también estamos envueltos en la actuación. La idea surgió hace como tres años y medio.

Sabemos que va a hacer un documental sobre la vida de su padre, Pablo Escobar Gaviria, ¿cómo va eso?
Muy bien, está en proceso de edición. Estuve en Colombia a principios de este año, me fui con una revista estadounidense.

¿Qué revista?
'Asis magazíne', estuvimos en Medellín, en El Poblado. La intención es sacar a la luz muchas cosas que la gente no sabe. Estuvimos con mi tío Roberto Escobar Gaviria, con mi primo Nicolás (hijo de Roberto), entrevistamos al 'Mocho', que es uno de los líderes del barrio de donde era mi papá, con el abogado de toda la vida de mi padre y con el periodista de 'Noticias RCN' Juan Carlos Giraldo y otras personas más.

¿Para qué otro documental?
Mucha gente sabe de la exhumación que se le hizo al cuerpo de mí papá en el 2006 allá en Colombia, pero no los detalles. Eso tuvo varios propósitos, uno fue que había mucha especulación sobre sí se trataba del cuerpo de mi padre, otro era confirmar nuestra teoría, que él se había suicidado y que no fue el Gobierno ni la Policía, que fue él quien se pegó el balazo, y además para realizar una prueba de ADN, así confirmaría que yo era el primogénito de Pablo Escobar Gaviria.

¿Sigue creyendo que él se suicidó?
Sí, queda confirmado que él se mató. Él mismo lo decía: que prefería una tumba en Colombia a una cárcel en Estados Unidos.

¿Por qué la gente no sabe de usted?
Nunca me interesó salir a la luz pública. Yo vivía una vida muy tranquila con mi mamá en el extranjero.

¿Quién tomó la decisión de hacer esa prueba de ADN?
Fue entre mi tío Roberto (Roberto Escobar Gaviria). Él, desde que nací (1975, en Medellín) había cogido pruebas mías de ADN y en la exhumación, públicamente, en frente de varias personas, las sacó para comprobar que yo era el primogénito de mi papá, que mi padre tuvo a Juan Pablo y a Manuela por otro lado. Mucha gente no sabía que yo existía. Sinceramente a mí nunca me interesó. (Juan Pablo y Manuela son hijos de María Victoria Henao. Ahora se llama María Isabel Santos Caballero, Juan Pablo se cambió el nombre por Juan Sebastián Marroquín Santos y Manuela se llama Juana).

¿Cómo se conocieron sus padres?
Mi madre lo conoció en un viaje ciclístico que hizo mi tío Roberto a principios de los años 70. Ellos viajaban mucho a Panamá, mi madre se encontraba allí de vacaciones y se conocieron. Después mi papá la invitó a un evento ciclístico nuevamente en Panamá, él tenía 24 años y mi mamá tenía 23, de ahí mi mamá viajó con él a Colombia y quedó embarazada.

¿Cómo se enteró su mamá de quién era Pablo Escobar?
Lo conoció como un negociante; pero como no es bruta, se dio cuenta en lo que él estaba metido. Ella viene de una familia de principios, muy humilde, de una familia muy trabajadora. Ella empezó a darse cuenta y prefirió no estar envuelta en eso. Nací en Colombia, pero cuando tenía 9 meses, por motivos de seguridad, me cambiaron la identidad y mi mamá me llevó para Costa Rica. Mi padre estuvo de acuerdo. A principios del 85 nos vinimos para los Estados Unidos, a Queens.

¿Qué nombre le pusieron?
Yo que vivo tan tranquilo (risas)... Luego le digo... (Luego, pese a la insistencia, no quiso revelar ese nombre).

¿Tiene más familia?
Mi mamá tuvo otros hijos con el que fue su primer esposo en Costa Rica; ellos ni se dieron cuenta de quién era mi papá, solo hasta hace cuatro años.

¿Cuándo fue la última vez que su madre vio a Pablo Escobar?
En 1984, en Nicaragua.

¿Cuántos encuentros tuvo con su papá?
Nos vimos varias veces.

¿Algún encuentro en especial?
A los 15, que fue la despedida, y a los 7 años.

¿Qué le decía su padre en esos encuentros?
Que me quería mucho. En una ocasión me dijo que lo perdonara, esa fue la última vez que lo vi. Me decía que mucha gente no lo entendía: "No sé por qué me persiguen, si yo solo quiero ayudar al país". Me decía que siguiera mi corazón y que cuando pudiera les ayudara a los que no tienen nada.

¿Cuándo fue ese último encuentro?
En 1990, tenía 15 años, nos vimos en Colombia. Él murió cuando yo tenía 18 años.

¿Qué sentía al saber que su padre era el capo más buscado del mundo?
Mi inquietud siempre fue por qué lo buscaba tanta gente, tanta policía. Pero también sabía que él ayudaba a mucha gente. Mi mamá sí vivía atemorizada. Cuando veía las noticias, que perseguían a la familia, se deprimía mucho, incluso después de la muerte de mi padre.

¿Y al saber de su muerte?
Después de la última conversación que tuve con él; sabía que eso era inevitable. El país se ha dado cuenta de que después de la muerte de mi papá no se paró el narcotráfico, murió y más bien se empeoró. Si lo hubieran dejado y él estuviera vivo, el país hubiera estado en mejores condiciones, hubiera podido terminar las obras que quería.

¿En ese tiempo nunca le dio miedo que la gente se enterara de su identidad?
Nunca sentí miedo, yo era un niño que tenía un papá que era negociante. Ahí sí puedo entender lo que vivió Juan Pablo, no supe qué era estar en un edificio y que explotara una bomba.

¿Tiene algún tipo de relación con sus dos hermanos?
No, para nada. Una vez traté de comunicarme con él (con Juan Pablo) pero no quiso aceptar. Cree que es imposible que yo sea su hermano.

¿Por qué ahora sí decidió hablar?
La gente tiene que entender que uno no tiene la culpa de lo que haga un familiar, sea papá o hermano.

¿Le quedó algo de la fortuna de su papá?
Nunca quise recibir nada. Mi papá tuvo su propio imperio y yo quiero tener lo mío, pero para ayudar a recoger fondos para la fundación 'Vivir sin Sida', y para mis propios negocios. Los edificios a los que les pusieron la bomba, La Catedral (la cárcel donde su padre estuvo preso), ver cómo quedó eso, la Hacienda Nápoles... Todo eso se lo llevó el viento.

¿Causa molestia el apellido Escobar en Estados Unidos?
No. Ando mucho con el hijo de Griselda Blanco (la llamada 'Dama de la Mafia', también conocida como la 'Viuda Negra'). El único que sobrevivió se llama Michael Corleone Blanco. Nosotros sabemos en lo que estuvieron envueltos nuestros papás y a él le ha costado un poco, pero hoy en día nos sentimos más seguros en Estados Unidos.

¿No lo han rechazado?
De pronto hay malas caras cuando estamos en eventos, gente avergonzada que dice: '¡Ah, para qué traen a este man!'.

¿Tiene familia?
Soy casado, tengo una hija y viven en Miami. Actualmente estoy dedicado a la música y muy pronto lanzaré mi primer disco.

Pero también actúa...
Con Michael estuve en una escena de 'El cartel', nadie sabía quiénes éramos, después los productores se enteraron y quedaron impresionados.

¿En qué capítulo?
Fue de los finales, salgo cuando Martín (Manolo Cardona) se hace pasar por un cubano en una fiesta y la DEA llega y nos coge a todos.

¿Ha actuado en más producciones?
En la novela 'El rostro de Analía', en la película 'Bloodline' y 'Gangsters Nightmare', donde hice mi primer protagónico.

¿Qué más hace?
Tengo una fundación que se llama Broken Wings Foundation (Fundación Alas Rotas), ayuda a niños que son sexualmente abusados, 'traficados' y prostituidos.

¿Cuándo decidió que utilizaría su nombre original?
Hace dos años y medio. Quiero hacer historia con mi trabajo y limpiar el nombre de mi familia.

Por Gloria Franco

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.