Secciones
Síguenos en:
Una 'triste alegría' para la familia de Luis Mendieta quien ascendió a mayor general en la selva

Una 'triste alegría' para la familia de Luis Mendieta quien ascendió a mayor general en la selva

Con algo de resignación y una inmensa tristeza, Maria Teresa y Jenny recibieron de manos del Presidente las estrellas que acreditan a su esposo y padre, como nuevo general de la República.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de mayo 2009 , 12:00 a. m.
Junto a estas dos mujeres, que tienen los ojos secos de llorar, José Luis, el hijo mayor del general Mendieta recibió la caja verde que contenía las insignias de su padre, al que vio por última última vez cuando era teniente coronel y él apenas un jovencito que empezaba el bachillerato.

La familia de Luis Herlindo Mendieta Ovalle, secuestrado por las Farc el primero de noviembre de 1998, en la toma a la estación de Policía de Mitú (Vaupés), apretó los dientes y el alma cuando lo nombraron. Ya habían pasado por algo similar cuando fue  ascendido a coronel efectivo.

Jenny Mendieta Paredes, la hija que terminó el bachillerato, entró a la universidad y ahora es médica veterinaria, lo resume en una frase: "es la segunda vez con una triste alegría".

Para ella, la insignia entregada a su mamá, doña María Teresa Paredes, es el reconocimiento del honor de su padre, pero en el fondo sigue siendo la reedición del drama en el que están todos los secuestrados y sus familias.

Ellos aseguran que en medio de ceremonias, marchas, con o sin Piedad Córdoba, con o sin la iglesia, los cautivos se siguen muriendo en la selva. Precisamente, en medio del acto, el presidente Álvaro Uribe señaló que el gobierno no va a obstaculizar una mediación de la Iglesia o la Cruz Roja (ver nota relacionada).

Para José Luis esta es una alegría a medias: "Nosotros recibimos esa insignia de mi papá y él estuvo acá. Solo que él recibió esta estrella sin ver este sol, tapado con los árboles y me lo imagino con una cadena en el cuello".

Según José Luis, cuya voz e imagen es la menos conocida de la familia Mendieta Ovalle, su silencio y discreción están detrás de la fuerza y temperamento de su mamá y su hermana Jenny. Señala que está orgulloso de que hayan luchado por conseguir ese nuevo ascenso del general Mendieta, pero confiesa que quisiera que su papá fuera un agente. "Seguramente habría salido hace siete años del cautiverio".

Para él, el grado de su padre es lo que lo ha convertido en un prisionero de guerra y ahora, con este ascenso, un "supuesto trofeo" de mayor valor para la guerrilla.

El presidente, dice José Luis, les dijo lo que ya habían escuchado en el último ascenso. Que el general Mendieta va a regresar.

"Esto no tiene razón de ser. Recuperarle el honor militar cuando está despojado de todos los demás derechos, no es suficiente".

 "Las insignias y el bastón son solo accesorios", dijo José Luis sobre la ceremonia, donde también hubo ascensos y condecoraciones a oficiales y suboficiales por las operaciones contra las Farc y el narcotráfico.

El presidente Uribe y el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, condecoraron al general Gilberto Ramírez Calle, nuevo director de la Dijín, por la operación que permitió frustrar el atentado contra la familia Santos. Además, a otros seis oficiales y suboficiales, entre ellos a los coroneles César Augusto Pinzón y Germán Eduardo Jaimes por la operación que terminó con la captura de alias 'don Mario', en Necoclí.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.