'No es delito ser amigo de las Farc': afirma Rafael Correa, presidente de Ecuador

'No es delito ser amigo de las Farc': afirma Rafael Correa, presidente de Ecuador

Las afirmaciones las hizo en una entrevista con el diario El Comercio de Ecuador, cuyo texto reproduce EL TIEMPO.

08 de marzo 2009 , 12:00 a.m.

EL COMERCIO: Señor Presidente, ¿en qué términos le entregaron en junio del 2008 la información sobre los nexos de Ignacio Chauvín con los hermanos Ostaiza, acusados de narcotráfico?

Es increíble todo el escándalo que se está haciendo. La prensa no se va a calmar hasta que escuche del Presidente: sí, yo soy miembro de las Farc y estamos vinculados al narcotráfico. Se ponen fijaciones y elucubran. Se les ha metido en la cabeza que hay narcopolítica.

En junio fui informado por el capitán Rommy Vallejo que había un señor Chauvín que probablemente estaba vinculado a un caso de narcotráfico. Me trajeron una foto de él reunido con estos señores. Les pedí que investiguen todo. Es raro que las cosas que se probaron hace ocho meses se usaron en enero para detenerlo. Él ya no era del Gobierno, sino de Aldhu.

Pero Chauvín salió del Ministerio de Gobierno y pasó al Plan Ecuador, ejecutado por el Régimen, a colaborar dirigiendo las brigadas en Sucumbíos.

Él salió del Ministerio de Gobierno el 7 de mayo del 2007, estuvo tres meses. De ahí como brigadista ¿qué nivel tiene?, yo no conozco. Hay cientos de brigadistas. De repente, si mañana alguno está vinculado al narcotráfico dicen que hay narcopolítica.

¿No era una obligación del ex ministro Gustavo Larrea alertarle de todos los contactos que tenía Chauvín, por ejemplo con Fredy Castillo, miliciano de las Farc, que también era de Aldhu? ¿O por lo menos advertirle que tenga cuidado?

Es indudable que este es un gravísimo error de Gustavo, que le ha costado muy caro, él tuvo que renunciar a su candidatura a asambleísta por este problema; es decir que está pagando su error. Pero una cosa es que uno cometa un error, que confíe en un colaborador que lo traiciona. Otra que exista mala fe.

¿Usted pidió que indaguen los supuestos nexos de Larrea con las Farc?

Se está investigando todo eso, para ver si ha sido algo más que un error. No obstante, hasta el momento lo único que hay es que Chauvín era amigo de unos narcotraficantes. Aún no hay prueba de que recibió algo concreto de ellos o peor para financiar la campaña. Esto apareció en enero en un informe sin firma. Las ramificaciones con las Farc recién las supimos en enero y se están investigando.

Ese reporte señala que Larrea se reunió en Angostura con 'Raúl Reyes', ¿por eso usted pidió que se investigue?

Ese informe dice que Gustavo estuvo el 7 de febrero en Sucumbíos, pero no es cierto. Le pedí al Comandante policial que verifique. Recién ahí nace el vínculo Ostaiza- Farc, antes de enero era un caso de narcotráfico.

Luego del bombardeo del 1 de marzo, el ex ministro Larrea declaró que se había reunido con 'Raúl Reyes', con su autorización. Últimamente, se conoce que Chauvín también visitó a 'Reyes' siete veces por delegación oficial. Es decir, han aparecido varias contradicciones.

No hay contradicción. Si Chauvín se reunió con 'Reyes' cuando no era parte del Ministerio, qué responsabilidad tenemos nosotros. La reunión de Gustavo con 'Reyes' la hicimos pública.

¿Y las reuniones de Ignacio Chauvín?

Él dice que se reunió siete veces desde diciembre del 2007; dejó de ser Subsecretario en mayo, ocho meses después empieza a reunirse con 'Reyes'. ¿Cuál es la responsabilidad del Gobierno?

Hay un antecedente. Luego del bombardeo usted declara que no sabía quién era 'Reyes'. Pero, según Larrea, usted estaba al tanto de que conversaría con él.

Gustavo nunca me dijo que fue con 'Raúl Reyes' con quien se reunió. Sostuvo que tendría contactos con las Farc. Cuando sucedió lo de Angostura él me dijo que mataron a 'Raúl Reyes', con quien había dialogado.

Después de que se revelan los nexos de Chauvín también se denunció el trabajo polémico de Aldhu en la frontera, donde había trabajado tres años antes Larrea.

Sobre Aldhu sí creemos que hubo graves errores en su conducción en la frontera.

¿Usted ha recibido información de que otros funcionarios han tenido contactos con las Farc?

Tenemos miles de funcionarios, cómo voy a garantizar que alguno no sea amigo de las Farc, pero gracias a Dios eso no es delito en Ecuador. Eso no implica un involucramiento del Ecuador con las Farc, que tengamos alguna relación. Otra cosa es que sabiendo que hay un campamento de las Farc en Ecuador no se haya denunciado, eso es atentar contra la seguridad del Estado. No hay narcopolítica, ya paren eso, que no solo afecta al Gobierno, sino al país.

Las Fuerzas Armadas identifican a las Farc como una de las principales amenazas para la seguridad del país. Es decir, las ven como un enemigo, pero de pronto usted dice que tener amistad o simpatía con ese enemigo no es un problema.

No es ilegal tener amistad, pero como Gobierno es una barbaridad decir que tenemos algún contacto con las Farc. No le puedo garantizar que alguno de los miles de funcionarios no tenga simpatía con las Farc, lo cual no es un delito; pero pregúntele a cualquier jefe militar cuándo hemos dicho no repeler con todo a cualquier fuerza regular o irregular que entre al país.

ARTURO TORRES
EL COMERCIO (ECUADOR)
QUITO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.