Secciones
Síguenos en:
La izquierda está secuestrada

La izquierda está secuestrada

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de marzo 2009 , 12:00 a. m.

Desde su estimulante surgimiento con la candidatura de Lucho Garzón en el 2002, siempre he creído que la consolidación del Polo Democrático es una necesidad del sistema político colombiano. Que se le hayan abierto las puertas a una opción de izquierda política y no militar es, a la vez, un proceso enriquecedor para la democracia y un gran desmentido a quienes, con las manos manchadas de sangre, siguen en el monte -o en cómodos refugios en los países vecinos- promoviendo la lucha armada. Ninguna democracia está completa si no incluye en su abanico de opciones a una izquierda política activa y con posibilidades reales de poder.

El Polo siguió en alza cuando Garzón alcanzó la Alcaldía de Bogotá en el 2003, y subió aún más en las presidenciales del 2006, cuando su candidato, Carlos Gaviria, consiguió 2,6 millones de votos y se ubicó de segundo, detrás de Álvaro Uribe. Hace tres años, parecía claro que el Polo había llegado para quedarse. Pero, ahora, los vientos están cambiando. Durante los dos años recientes, la dirigencia del Polo no ha hecho más que equivocarse. El mayor de todos los errores ha sido su lenguaje blandengue frente a los crímenes de las Farc. Cuando esa guerrilla asesinó a sangre fría a once diputados del Valle del Cauca y quiso disfrazar su crimen atroz con un enfrentamiento con el Ejército, el jefe del Polo, Carlos Gaviria, sacó un tímido comunicado en el que le daba más palo al Gobierno que a las Farc. Llovieron las críticas, pero nada cambió. Hace pocas semanas, cuando los hombres de 'Alfonso Cano' y de 'Jojoy' masacraron a un grupo de indígenas awás, el Polo condenó el hecho, pero no condenó directamente a las Farc, como si la matanza hubiese sido obra de fantasmas.

Lo peor vino durante el reciente congreso del partido. Llegó una carta de las Farc y a nadie en la mesa directiva del evento le pareció que hubiera que rechazarla. Resultaba inaceptable que un grupo que mataba indígenas inermes pudiera cartearse con un partido político legal y democrático. El senador Gustavo Petro, polista rebelde que viene poniendo el dedo en la llaga de estos temas hace rato, insistió una y otra vez en que el congreso del partido rechazara la carta. No le hicieron caso.

A este panorama se suman las denuncias sobre corrupción, amiguismo y clientelismo, en especial en Bogotá, el pivote político del Polo, pues allí gobierna desde hace más de cinco años. Cuando quedó en evidencia que la secretaria de Gobierno, Clara López, llenó de contratos a los amigos de su marido, el ex concejal del Polo Carlos Romero, la respuesta de este y de otros dirigentes del partido fue cínica y típica de los caciques regionales más corruptos: uno gobierna con sus amigos. Como si gobernar con los amigos implicara entregarles una mina de contratos, sin importar si los enganchados tienen aptitudes para las funciones que se les asignan. Al barato clientelismo se le agregó el descaro.

Para rematar, ahora resulta que el Personero de Bogotá, el dirigente indígena y polista Francisco Rojas Birry, recibió financiación de la pirámide DMG, cuyas principales cabezas están siendo procesadas por captación ilegal de dineros y lavado de activos. Congresistas del Polo cuestionaron duramente al gobierno de Uribe por supuestos contactos de funcionarios suyos con David Murcia y sus allegados. No han hecho lo mismo con Rojas Birry, a excepción, de nuevo, de Gustavo Petro, quien se niega a hacer parte del pacto de taparse todos con la misma cobija que está haciendo carrera en el Polo. A juzgar por la más reciente encuesta de Gallup, que ubica a Carlos Gaviria como candidato presidencial con una cuarta parte de la intención de voto que alcanzó en el 2006, la opinión les está pasando la cuenta de cobro a él y a su combo, que tienen secuestrada a su colectividad y la llevan al desastre.

mvargaslina@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.