El caso Chauvin, uno de los más grandes escándalos políticos del Ecuador contemporáneo

El caso Chauvin, uno de los más grandes escándalos políticos del Ecuador contemporáneo

Lo es por las implicaciones que se derivan de las supuestas conexiones de ex miembros del gobierno del presidente Rafael Correa, con las Farc y el narcotráfico.

28 de febrero 2009 , 12:00 a.m.

La multinacional Jooamy EMA, usada como fachada de una extensa red de narcotráfico vinculada con las Farc y en la que fue involucrado el ex subsecretario de coordinación Política del Gobierno de Ecuador, José Ignacio Chauvin, saltó a la escena pública por primera vez en un caso judicial por estafa, al parecer conectado con el asesinato del odontólogo de la selección ecuatoriana de Fútbol, Luis Eduardo Ayala Alarcón, con 14 tiros, el 10 de abril de 2008.


El 85 por ciento del paquete de acciones de esta multinacional correspondía a Jefferson Ostaiza Amay y el 15 por ciento, al colombiano Álvaro de Jesús Franco López. Su actividad económica principal era "compra, venta, alquiler y explotación de bienes inmuebles propios y alquilados", pero su primer trabajo fue la organización del concierto Salsa con amor, el 14 de febrero de ese año.


Jooamy se asoció con otra empresa, en una reunión que contaba con la presencia de Jefferson Ostaiza, Rosa Noboa Pomatoca y Yuri Zavala, los tres involucrados en la red de narcotráfico que habría estado negociando droga de las Farc.


El concierto fue un fracaso, porque no hubo la utilidad esperada y Ayala puso la demanda por estafa en contra de los productores.
Todos fueron detenidos, pero el caso nunca llegó a sentencia, porque el 10 de abril, Luis y Martín Ayala fueron víctimas de un atentado fuera de su casa. El primero murió con 14 tiros y el segundo quedó paralítico y retiró la demanda ocho días más tarde.


Para entonces, la Unidad de Lavado de Activos, de la Dirección Antinarcóticos, ya tenía puesta su mirada en Ostaiza, un hombre al que le gustaba correr a altas velocidades por las calles de Quito, fanático de las motos BMW y de los autos Porsche.


El seguimiento a Jooamy, sin embargo, comenzó oficialmente el 3 de abril de 2008. Por esa fecha la empresa movía todos sus contactos en Colombia, Argentina, México y los Estados Unidos con el fin de organizar un concierto de Maná que nunca se concretó, pese a que desembolsó cerca de 500.000 dólares, lo que se desprende del cruce de correos de la multinacional.


Quien estaba adelante de la negociación fue el colombiano Edinson Alvis, de una empresa llamada Macroproducciones, quien días después fue encontrado muerto.


Antinarcóticos llegó hasta esa empresa siguiendo las pistas que se abrieron en el operativo Huracán Verde, que permitió la incautación de 3,7 toneladas de clorhidrato de cocaína, el 20 de octubre de 2007. En esa ocasión fueron detenidas siete personas, entre ellas Ángel Adolfo Riascos Enríquez, cuñado de Jefferson Ostaiza Amay.


El seguimiento a los implicados en Huracán Verde fue clave para montar el operativo Huracán de la Frontera, en el que estuvo a punto de caer Oliver Solarte, mencionado como el hombre que negocia directamente con los carteles mexicanos la droga de las Farc, en la frontera colombo ecuatoriana.


La indagación para hacer un seguimiento más sostenido fue solicitada por la Dirección Antinarcóticos a la Fiscalía el 3 de abril de 2008. La vigilancia se concentró en Jooamy EMA, que ya era investigada por lavado de dinero.


Fue así como la Policía llegó a José Ignacio Chauvin, que había conocido a Edison Ostaiza en 2006 en plena campaña electoral. En ese entonces era jefe de acción política de Alianza País en Pichincha.


Ya con la instalación del nuevo Gobierno de Correa, el 15 de enero de 2007, Chauvin aseguró que los Ostaiza se alejaron; es decir, mantuvieron el contacto hasta la conformación de Jooamy. Luego, en mayo de 2007, dejó el Ministerio de Gobierno para ser jefe de campaña en Pichincha de Alianza País con miras a la elección de asambleístas.


Entre marzo y abril de 2008, justo por la época del ataque del ejército colombiano a una base guerrillera de las Farc en territorio ecuatoriano, donde muere 'Raúl Reyes', Chauvin comenzó a frecuentar nuevamente a Édison Ostaiza.


"Frecuentábamos restaurantes como Friday¿s y Tony Romas, en unas dos o tres veces fui al departamento de él y unas cinco o seis veces a la oficina; en este lapso Édison me dice que Jefferson quiere conversar conmigo y nos reunimos (...) unas tres o cuatro veces", aseguró Chauvin en esa ocasión.


La amistad con los Ostaiza, al parecer, fue tan estrecha que Chauvin le consiguió un trabajo en Jooamy a su amigo, al que había nombrado comisario cuando fue subsecretario del Ministerio de Gobierno, Diego Bénitez O, abogado de la Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos (Aldhu), con un sueldo de 2.500 dólares al mes, para asesorar solo por algunas horas (llegaba a la empresa a las 16:00) en negocios petroleros que nunca se concretaron.


La primera semana de junio de 2008 "me llamó Nacho (como conocen a Chauvin); (...); debo indicar que el día que llegué a esa reunión me esperó en esa oficina mi amigo Ignacio Chauvin, quien me presentó al señor Édison Ostaiza", aseguro Benítez en su declaración voluntaria.


Según Benítez, que había visto a Chauvin dos o tres veces más en las oficinas de Jooamy, en donde todas las conversaciones eran grabadas por orden de los mismos Ostaiza, en una de sus tantas reuniones con Edison él le había preguntado qué podía hacer sobre una indagación por narcotráfico que le habían abierto a su hermano Jefferson.


Benítez insistió ante el fiscal que le había recomendado entregarse, pero Édison le había dicho que no se preocupara porque tenía buenos amigos en la Policía, que le podían ayudar a conseguir información. Uno de ellos sería Pablo Córdova, oficial del GAO, (Grupo de Apoyo Operacional) que está sindicado por haber ordenado dar protección policial a Jefferson Ostaiza. Y el otro sería el capitán Carlos Jefferson Navarro A., de la Unidad de Lavado de Activos, sospechoso de haber filtrado información de las investigaciones a los Ostaiza.


Córdova aseguró que Jefferson Ostaiza se jactaba de tener muy buenas relaciones con gente del Gobierno y de la Policía. "Entre los cuales escuchaba (...) el comandante general en ese tiempo, mi general Bolívar Cisneros; decía que hablaba con el ministro de Gobierno (Gustavo) Larrea y los asesores del señor presidente", según consta en su declaración voluntaria en la Fiscalía.


Chauvin, sin embargo, entró recién en el expediente de las investigaciones de la red del narcotráfico el 24 de junio de 2008. Ese día, los agentes antinarcóticos que seguían a Jefferson Ostaiza y Luis Ferrín R., su conductor y guardaespaldas, los vieron detenerse en su Ford Ranger roja con placas PIQ-566 en el parque La Concepción, al norte de Quito, para recoger a una persona desconocida hasta ese momento, con la que avanzaron hasta la calle de Los Motilones y Pasaje A.


Ferrín, según el informe, se había bajado de la camioneta para darles seguridad, mientras Jefferson Ostaiza se quedó solo con esa persona en la camioneta desde las 16:35 hasta las 16:55. A esa hora lo llevaron al aeropuerto en donde los agentes verificaron que el desconocido abordó un vuelo a Manta y que su nombre era José Ignacio Chauvin.


Eso habría sido informado al presidente Correa, que en su intervención sabatina del 23 de febrero reconoció haber conocido en julio de 2008, las investigaciones que involucraban a Chauvin.
"El mayor (Manuel) Silva informa a mi asesor de seguridad, capitán Rony Vallejo: vea estamos tras esta red de narcotraficantes y parece que este tipo Chauvin, dirigente del Movimiento (Alianza) País está involucrado. ¿Y qué digo yo?: Vayan y averigüen todo lo que tengan que averiguar".


El seguimiento a la red se intensificó en agosto, sobre todo a Jefferson Ostaiza y a Doris Riascos Enríquez, que pasó a ser la propietaria del 85 por ciento de Jooamy Ema, y se extendió por todo el país hasta el 15 de septiembre de 2008 cuando en un operativo combinado la Policía detuvo a los principales involucrados y se incautaron 4,7 toneladas de clorhidrato de cocaína escondidos en paquetes con los logotipos Apache y Nike, distintivos de dos bloques de las Farc, en Campanita, Esmeraldas.


La investigación determinó que dos informantes del GAO de la Policía estaban dando seguridad en la casa de Julio Solarte R., padre de Oliver Solarte C., el nexo directo de las Farc con los grandes carteles de la droga mexicanos.


Según la declaración de Rodolfo Amburgo Coloma, del 16 de septiembre de 2008, fue Jefferson el que lo llamó para enviarlo a Campanita, donde lo esperaba un colombiano llamado Juan Carlos, que le dejó a cargo de cuidar la droga de las Farc. Había trabajado con Ostaiza dos años, de chofer y mensajero. Su labor consistía básicamente en ir a entregar la llave de un camión a alguien que no conocía en el sector de Camarones, en la provincia de Esmeraldas, en una camioneta Mitsubishi roja.


El 20 de enero de 2009, Amburgo cambió su versión y dijo que Juan Carlos, a quien conocía solo por ese nombre, le había contratado directamente para cuidar la droga de las Farc, con cuyo secretariado Chauvin declaró tener relaciones de amistad, en la carta enviada el pasado 12 de febrero, desde la Penitenciaria del Litoral en Guayaquil. "Me declaro culpable de ser revolucionario, amigo de revolucionarios, como de algunos miembros del Secretariado de las Farc", apuntó.


Silva y los agentes que investigaron el caso de narcotráfico fueron separados de la unidad élite de la Policía, la UIES, que siguió a los Ostaiza y Chauvin, y han denunciado que temen por sus vidas.

*Juan Tibanlombo, es editor general de Diario HOY en Ecuador. Ha publicado algunas investigaciones sobre el ataque del ejército colombiano a la base de las Farc en Angostura.

JUAN TIBANLOMBO*
Para EL TIEMPO
QUITO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.